Menú

Funcionarios de prisiones en Cataluña piden dimisiones tras el asesinato de una cocinera a manos de un preso

Desde CSIF aseguran que la muerte de la mujer, trabajadora del Centro de Inserción y Reinserción de Mas d'Enric (Tarragona), se podía haber evitado.

Desde CSIF aseguran que la muerte de la mujer, trabajadora del Centro de Inserción y Reinserción de Mas d'Enric (Tarragona), se podía haber evitado.
Pancarta durante la protesta ante el Departamento de Justicia por el asesinato de la cocinera. | EFE

El clima de tensión que soportan los funcionarios de prisiones de las cárceles de Cataluña es insostenible, dado el aumento de las agresiones que reciben por parte de los reclusos y la absoluta inoperancia del Gobierno catalán en este campo. La situación está descontrolada. Prueba de ello es el altercado que se registraba este miércoles en Quatre Camins de La Roca del Vallès (Barcelona), en el que cinco trabajadores resultaban heridos. Un interno reincidente les atacó a golpes y mordiscos.

Pero el crimen de la cocinera del Centro de Iniciativas para la Reinserción (CIRE) de Mas d'Enric en Tarragona perpetrado con un cuchillo por un preso rumano condenado a 11 años de cárcel por el asesinato de otra mujer, precisamente con arma blanca, ha sido la gota que ha colmado el vaso. "Esto es la crónica de una muerte anunciada. LLevamos muchísimo tiempo advirtiendo de que esto podía suceder. Y tristemente así ha sido", lamenta Alberto Gómez -coordinador de CSIF Prisiones de Cataluña- en declaraciones a Libertad Digital.

"Ha habido una escalada de las agresiones en las prisiones catalanas desde el año 2016. Se han triplicado", asegura. Desde la administración catalana, no se ha hecho nada para frenarla. "Y ahora tenemos que hablar de un fallecimiento", añade. "Pedimos la dimisión irrevocable de la consejera de Justicia, Gemma Basart, y del secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima, Amén Calderón, para -a partir de ahí- empezar a cambiar la política penitenciaria en las prisiones catalanas".

Algo que el representante de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios considera imprescindible "porque en los últimos años lo que se está viviendo aquí es una laxitud muy grande en lo que respecta al interno y esto genera un sentimiento de impunidad que les lleva a cometer agresiones muy graves". Y, lo peor, es que va a más. "Nunca habíamos tenido que lamentar el fallecimiento de un compañero", recuerda.

"De este contexto de hostilidad se ven afectados no solo los funcionarios de prisiones de vigilancia, sino también los de tratamiento o rehabilitación, los sanitarios, los docentes, y cualquier persona que entre a trabajar", señala durante la conversación con este periódico. "Cualquier está expuesto a sufrir una agresión", asevera Gómez. Por todo esto, el sindicato ha decidido suspender las negociones con el Departamento de Justicia de la Generalidad catalana para abordar la mejora de las condiciones laborales del personal penitenciario.

El crimen de Nuria, ¿se pudo evitar?

La cocinera asesinada -Nuria- tenía 48 años y trabajaba en del CIRE de Mas d'Enric de Tarragona en el que su verdugo -un preso rumano del módulo 6, en el que son internados los presos con delitos de sangre- colaboraba en las tareas culinarias como parte de su plan de reinserción. Por causas que aún se están investigando, el recluso atacó a la mujer con un cuchillo hacia las cinco de la tarde de este miércoles causándole la muerte.

Se da la circunstancia de que el varón fue condenado en 2020 a 11 años de cárcel por matar con arma blanca a otra mujer. Una prostituta con la que mantenía encuentros sexuales de forma habitual. Según trascendió en su momento, se enamoró de ella e intentó que dejara la calle para vivir con él, pero rechazo su oferta y él decidió acabar con su vida a cuchilladas. De ahí que sorprenda que -con esos antecedentes- se le permitiera estar en la cocina y tener acceso a objetos cortantes.

Más de un centenar de funcionarios de prisiones se han concentrado este jueves ante la sede de la Consejería de Justicia, en la Zona Franca de Barcelona, en una protesta unitaria convocada por los sindicatos UGT, CCOO, CSIF, Intersindical, Acaip y ICA-CATAC tras el asesinato de Nuria en la cárcel de Mas d'Enric de Tarragona. El objetivo: depurar responsabilidades (dimisiones) y exigir medidas que garanticen la seguridad del personal penitenciario.

Temas

En España

    0
    comentarios