Menú

Un juzgado abre diligencias contra Begoña Gómez por tráfico de influencias y corrupción entre particulares

Las diligencias las ha abierto el titular del Juzgado de Instrucción número 41 de Plaza de Castilla.

Las diligencias las ha abierto el titular del Juzgado de Instrucción número 41 de Plaza de Castilla.
Algún alma cándida habrá podido pensar que, dadas las circunstancias que la rodean, Begoña Gómez habría renunciado este año a su papel destacado en el 8M conseguido por ser esposa de quién es. Pues ese alma cándida se equivocaba. | C.Jordá

Un juzgado de Madrid ha abierto diligencias previas contra Begoña Gómez, mujer del presidente del Gobierno, en las que se quiere investigar sus relaciones con varias empresas privadas que acabaron recibiendo fondos y contratos públicos del Ejecutivo que preside su marido. El procedimiento gira en torno a la presunta comisión de delitos de tráfico de influencias y corrupción en el sector privado.

La información de fuentes jurídicas ha sido adelantada por El Confidencial y el caso está en manos del magistrado Juan Carlos Peinado, titular del Juzgado de Instrucción número 41 de Plaza de Castilla.

La extrema incomodidad de Sánchez

Que al Gobierno este asunto le incomoda, le enfada y le pone nervioso se ha vuelto a poner de manifiesto este miércoles en la Sesión de Control en el Congreso, cuando sin aludir directamente al caso, Pedro Sánchez ha dicho solemne: "Insisto, en un día como hoy, a pesar de todo sigo creyendo en la Justicia de mi país, en su autonomía y en la separación de poderes".

Respondiendo a una pregunta de Gabriel Rufián y con un rostro que expresaba su enfado extremo, el presidente ha vuelto a repetir la cantinela que han desmentido ya los casos de Koldo y Tito Berni, que "el día que entramos en la Moncloa salieron todas las corrupciones que avergüenzan a los demócratas".

Negocios y relaciones inaceptables

Durante los últimos meses, las informaciones sobre las actividades empresariales de la mujer de Pedro Sánchez han provocado un enorme revuelo mediático y político. Desde que estalló el caso Koldo y, más concretamente, desde que los medios de comunicación empezaron a publicar informaciones sobre las interrrelaciones del caso, al menos en cuanto a los protagonistas, con el rescate de Air Europa, el caso de las maletas de Delcy y, más aún, las relaciones de Begoña Gómez con Javier Hidalgo, CEO de Globalia (matriz de Air Europa), y Víctor de Aldama, el conocido como comisionista de la trama Koldo, el nerviosismo en el Gobierno ha ido en aumento.

Como ya contamos en Libertad Digital, y sin entrar a valorar si las actividades de Begoña Gómez son o no legales, parece claro que los medios de comunicación están desvelando un patrón de comportamiento que sería más o menos el siguiente: determinados empresarios se acercan a la mujer de Pedro Sánchez de una forma u otra —patrocinando sus actividades en el Africa Center o creándole una cátedra ad hoc en la Universidad Complutense— y consiguen, a cambio, determinados favores del Gobierno presidido por Sánchez.

Existen incluso cartas de recomendación firmadas por Begoña Gómez a favor del empresario Carlos Barrabés, creador del máster de la UCM y el que puso en contacto a Begoña Gómez con Air Europa en 2019.

Como creador de ese máster, Barrabés fue el que diseñó, buscó profesores y llenó de contenido el Máster en Transformación Social Competitiva de la UCM que dirige Begoña Gómez, en el que el propio Barrabés es uno de los docentes más destacados.

Ahora, a raíz de una querella presentada por Manos Limpias, un juzgado de Madrid ha abierto diligencias por tráfico de influencias y corrupción entre particulares, en la que se reclama la citación de Begoña Gómez como investigada.

Entre las peticiones, solicita al juez que recabe las cartas de recomendación de la esposa del presidente del Gobierno a favor de Carlos Barrabés, firmadas de su puño y letra por la propia Gómez.

Temas

En España

    0
    comentarios