Menú

Junqueras comunica a los militantes de ERC que sigue al frente del partido tras fulminar a Aragonès

El presidente de la formación republicana alega que se siente con fuerzas y se desentiende del estrepitoso fracaso electoral.

El presidente de la formación republicana alega que se siente con fuerzas y se desentiende del estrepitoso fracaso electoral.
El presidente de ERC, Oriol Junqueras. | Europa Press

Oriol Junqueras ha utilizado a Pere Aragonès como un peón para evitar tener que asumir responsabilidades por el estruendoso fracaso electoral de su partido. 24 horas después del anuncio de Aragonès de que no asumirá el acta de diputado, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, se ha dirigido por carta a la militancia para anunciar su voluntad de continuar mandando. La asunción de responsabilidades empieza y acaba en Pere Aragonès, a fin de cuentas el segundo de Junqueras.

En la misiva, el indultado Junqueras afirma que se ve "con corazón y fuerza para seguir trabajando desde el lugar que determine la militancia de ERC" y saca pecho de los supuestos logros del gobierno de la Generalidad bajo el mandato de ERC. En concreto cita las cifras de empleo o la contratación de más policías, profesores y sanitarios. Sin embargo, reconoce que "la ciudanía no ha confiado en nosotros, en nuestras propuestas o en nuestra forma de hacer y explicarnos". También asegura que ha recibido y entendido el mensaje de las urnas y que ERC será "oposición al servicio del país" y que "nos erigimos como la alternativa firme y exigente contra quienes quieren que Cataluña sea la decimoséptima comunidad autónoma a la que se le dice lo que tiene que hacer".

Al igual que Aragonès, Junqueras no aclara si facilitará un gobierno de Salvador Illa o de Carles Puigdemont. Lo único que se infiere de las palabras ayer del todavía presidente de la Generalidad y este martes de Junqueras es que la intención inicial de ERC es la de no formar parte de ninguna coalición.

Junqueras da un paso al frente tras la renuncia de Aragonès y cuando la amnistía está en la recta final de su aprobación y entrada en vigor. En caso de que se repitieran las elecciones, Junqueras podría casi con toda seguridad presentarse, pues la inhabilitación que todavía pesa sobre él quedaría sin efecto. Aunque no lo explicite, Junqueras da a entender que está dispuesto a ser el próximo candidato de ERC en unas elecciones autonómicas. Se enfrentaría de esta manera a Carles Puigdemont en un duelo electoral inédito y cargado de significados, toda vez que Puigdemont y Junqueras no se hablan y se dispensan una inquina pública y notoria.

Con su carta, Junqueras trata de frenar el debate en ERC sobre un nuevo liderazgo. Junqueras lleva al frente del partido desde 2011. Asumió la presidencia al tiempo que la fugada Marta Rovira la secretaría general. Sucedió tras las elecciones autonómicas de 2010, en las que ERC sólo obtuvo diez escaños, uno menos que en los comicios precedentes. Aquellas autonómicas de 2010 fueron ganadas por CiU, que presentaba a Artur Mas como candidato por tercera vez, con 62 escaños. El PSC de Montilla fue segunda fuerza con 28 escaños y el PP de Sánchez Camacho (ahora en la Asamblea de Madrid) tercera con 18 diputados, tres más que los conseguidos por Alejandro Fernández el pasado domingo. En aquel noviembre de hace catorce años, Laporta entraba en el Parlament con cuatro escaños.

Anuncio de candidatura

Junqueras y Rovira fueron ratificados en el último congreso de ERC, a comienzos del año pasado y gracias a una modificación de los estatutos del partido para ampliar el plazo máximo de mandato en caso de que este no se haya podido llevar a cabo en plenitud por causas de fuerza mayor como una condena penal. Un presidente de ERC no puede serlo doce años seguidos, pero la excepción beneficia a Junqueras, que podría permanecer en su cargo hasta 2026. La carta se interpreta como el anuncio de Junqueras de que optará a la reelección en el próximo congreso, sea en unas semanas o cuando toque, el año que viene.

Temas

En España

    0
    comentarios