Menú

Sánchez vuelve a utilizar el Falcon para ir a un mitin, camuflando el viaje con un acto oficial

Inmune a las críticas por el uso indiscriminado de recursos públicos, el presidente del Gobierno ha repetido este sábado la jugada con el Falcon.

Inmune a las críticas por el uso indiscriminado de recursos públicos, el presidente del Gobierno ha repetido este sábado la jugada con el Falcon.
Pedro Sánchez en un mitin en Barcelona con Teresa Ribera, Salvador Illa y Jaume Collboni | Europa Press

Otra vez el mismo patrón, el que ha repetido hasta la saciedad desde que llegó a la Moncloa: el presidente del Gobierno, pero también secretario general del PSOE, utiliza el dinero público para usos particulares, bien personales o de su partido. Un asunto, además, sobre el que el Gobierno mantiene una gran opacidad, negándose a informar cuando ha sido requerido para que lo haga e incumpliendo una y otra vez la transparencia exigible en un régimen democrático.

Para que no sea demasiado obsceno, Sánchez utiliza siempre el mismo truco: se monta un acto oficial como presidente del Gobierno, y "aprovecha" el viaje, ida y vuelta, en el Falcon presidencial para hacer un acto de partido. O más bien al revés: tiene que dar un mitin y, abusando de los recursos públicos, se prepara un acto oficial que justifique el desplazamiento en el Falcon, mucho más cómodo, más rápido y que le ahorra un gasto al PSOE.

Este sábado lo ha vuelto a hacer. No sabemos qué decisión se tomó antes (si el acto oficial o el mitin del PSOE) pero el hecho es que ha ido y vuelto a Barcelona con el Falcon utilizando el truco de siempre: inventarse un acto oficial para que el mitin del partido no le cueste un euro, al menos en cuanto al desplazamiento.

El acto que figura en la agenda de Moncloa es una visita a las 10:45 horas al Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, acto con cobertura oficial y asistencia de la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Para asistir al mismo, se ha desplazado con el Falcon presidencial.

Según los datos de la web Falcon Despega, Pedro Sánchez ha despegado en Madrid a las 9:33 horas y ha aterrizado a las 10:25 de la mañana en Barcelona. El coste del viaje han sido 638 euros, pero para un presidente de un Gobierno que hace gala de estar en cabeza en la lucha contra el cambio climático y a favor de la descarbonización, sólo en el viaje de ida ha emitido 3,08 toneladas de CO2, el equivalente a 2.516 horas circulando en coche.

Tras asistir al acto oficial que le sirve de coartada en el Consorcio de la Zona Franca de Barcelona, Sánchez ha participado en un acto político en Barcelona junto al alcalde de Barcelona, Jaume Collboni; el líder del PSC y vencedor en las elecciones catalanas, Salvador Illa; y la vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, candidata en las próximas elecciones europeas del 9 de junio.

A continuación, y como revela la misma web Falcon Despega, ha emprendido rumbo a Madrid a las 13:50 horas, llegando a las 14:43 horas. Justo a tiempo de comer con su familia en Moncloa. El coste del viaje ha sido similar al de la ida, igual que la emisión de CO2.

En definitiva, un nuevo abuso por parte del presidente del Gobierno de los recursos públicos para un acto de partido algo que, por mucho que Sánchez lo haya convertido en habitual, no deja de ser impropio de un gobernante en un país democrático que debe velar por el buen uso del dinero de todos los contribuyentes. Desde el primer al último euro.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro