Menú

Las claves del acuerdo España-Ucrania: de la ayuda militar durante 10 años a la obra civil para reconstruir el país

El Gobierno Sánchez reconoce la integridad territorial de 1991. Se guiará a Ucrania en las reformas necesarias para ingresar en la UE y la OTAN.

El Gobierno Sánchez reconoce la integridad territorial de 1991. Se guiará a Ucrania en las reformas necesarias para ingresar en la UE y la OTAN.

España y Ucrania han firmado este lunes un acuerdo de cooperación en materia de seguridad por un periodo de 10 años. Un tratado que no es una novedad en las relaciones del Gobierno de Kiev con los países occidentales que le están prestando apoyo desde el inicio de la segunda agresión armada rusa en febrero de 2022. Es más, ya ha firmado textos similares con Francia, Alemania, Reino Unido, Canadá, Dinamarca, Finlandia y, en próximas fechas, con Portugal.

Uno de los puntos llamativos del documento es que se ponen cifras a la cuantía económica de la ayuda militar de España, pero sólo para el primer año de vigencia del acuerdo. El montante económico será de 1.000 millones de euros, aunque la cifra real será ligeramente superior, pues ya se conoce que se trata de los 1.129 millones sobre los que el Ministerio de Defensa no quiso dar explicaciones y que se aprobaron en el Consejo de Ministros del 16 de abril.

Ese paquete inicial incluirá 19 carros de combate Leopardo 2A4 más, nuevos misiles antiaéreos Patriot, así como munición de diferentes tipos, especialmente para piezas de artillería de 155mm. También se enviará sistemas antidrones, sistemas optrónicos destinados a la vigilancia y seguimiento de posibles objetivos e, incluso, torretas de armas de control remoto. Datos que ya hizo públicos hace unos días la ministra de Defensa, Margarita Robles.

La gran mayoría de este nuevo material no se encuentra en stock actualmente en los arsenales de las Fuerzas Armadas españolas, sino que será encargada a la industria española de Defensa, para lo que se han ido cerrando acuerdos con empresas como Indra, Escribano M&E, URO, Expal, Instalaza o TRC. Algunos de estos sistemas de armas, de alta complejidad, podrían tardar hasta dos años en ser entregados al Gobierno ucraniano por el tiempo.

La cooperación entre la industria de Defensa de ambos países es precisamente un punto clave del acuerdo. "España trabajará con Ucrania para reducir las actuales barreras a la cooperación y para fomentar el impulso de la producción de la industria de defensa de Ucrania cuando sea necesario, así como la asociación con empresas ucranianas (…) estudiando oportunidades de producción conjunta", dice el documento.

Como se ha reseñado anteriormente, no se aporta cifras económicas sobre el apoyo militar que se debe prestar durante el resto de los años, aunque sí que "España se compromete a dar continuidad a su apoyo multifacético a Ucrania durante la vigencia del presente acuerdo" y que habrá una reunión anual sobre apoyo militar y seguridad todos los años para ir concretando la ayuda necesaria.

Eso sí, también se dice cómo deben actuar los ucranianos con esta ayuda militar española, lo que parece un gesto del Gobierno de Pedro Sánchez para tratar de quitarse problemas con los partidos de extrema izquierda –algunos abiertamente prorrusos– que le sustentan. "Ucrania conviene en que el apoyo militar prestado por España solo se utilizará en cumplimiento de la Carta de las Naciones Unidas", recoge el texto.

Más allá del acuerdo mutuo, en el texto se recuerde que España está contribuyendo como miembro de la UE a los paquetes de ayuda económica que el organismo supranacional está prestando a Ucrania. "Además de su apoyo militar bilateral, España contribuye sustancialmente a la financiación de la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz que, hasta ahora, y desde la invasión a gran escala de Ucrania, ha comprometido 11.100 millones de euros en apoyo de las fuerzas de seguridad y defensa de Ucrania, así como otros 5.000 millones de euros para el periodo 2024-2027 a través del Fondo de Asistencia a Ucrania, que forma parte del Fondo Europeo de Apoyo a la Paz", recoge el texto del tratado.

La asistencia y apoyo de España a Ucrania no se circunscribe únicamente a la aportación de sistemas de armas. Queda reflejado que las Fuerzas Armadas españolas seguirán dando adiestramiento a los militares ucranianos –como se lleva haciendo desde hace casi dos años a través del Toledo Training Coordination Centre (TTCC)–, además de recibir asistencia sanitaria para militares heridos, asistencia humanitaria y apoyo en materia policial –como el convenio firmado hace unas semanas por Fernando Grande-Marlaska con su homólogo ucraniano–.

En esta línea, España se compromete a dar apoyo a Ucrania todo el tiempo que sea necesario para que se pueda defender de la agresión militar de Rusia y hasta "restaurar su integridad territorial en los límites de sus fronteras internacionalmente reconocidas desde 1991", es decir, hasta recuperar la integridad territorial de Ucrania antes de la anexión unilateral rusa de Crimea en el año 2014.

El documento también incluye datos sobre el apoyo político de España a dos de las mayores aspiraciones geoestratégicas de Ucrania en estos momentos. "Los participantes apoyarán la estabilidad económica, la reconstrucción, la resiliencia y el programa de reformas de Ucrania, y facilitarán la integración de Ucrania en la comunidad euroatlántica, en particular, en la Unión Europea y en la OTAN".

Específicamente, dice que España se compromete a ayudar al Gobierno ucraniano en los cambios estructurales que debe dar el país eslavo para cumplir con "las recomendaciones de adhesión formuladas por la Comisión Europea el 8 de noviembre de 2023". Es decir, en dejar sus estructuras de Estado con los estándares marcados por el organismo supranacional europeo para poder acometer su adhesión a la UE.

En cuanto a la reconstrucción de Ucrania, el acuerdo internacional alcanzado deja claro que "España se compromete a participar activamente en la recuperación y reconstrucción de Ucrania" y, por su parte, Ucrania considera que "España y las empresas españolas son socios fundamentales para la reconstrucción del país". Es decir, que las empresas españolas se llevarán una parte del pastel económico de la reconstrucción.

Exactamente, el documento cita que la participación de esas empresas españolas será de relevancia "en los sectores de las infraestructuras, la ingeniería, la construcción, la energía, el transporte, los bienes de equipo, la sanidad y el sector digital". Una reconstrucción que se hará bajo el principio de "reconstruir mejor" y "persiguiendo el objetivo específico de reducir la dependencia y la vulnerabilidad energéticas del país e impulsar su transición verde".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro