Menú

Sanidad recomienda sustituir los antidepresivos por grupos de deporte, asociaciones feministas o sindicatos

"Prescribir grupos de deporte en lugar de rubifén; asociaciones feministas en lugar de sertralina; o un sindicato en lugar de lorazepam".

"Prescribir grupos de deporte en lugar de rubifén; asociaciones feministas en lugar de sertralina; o un sindicato en lugar de lorazepam".
EFE

"Puesto que entendemos la salud de forma bio-psicosocial, también desde esta perspectiva, debemos poder prescribir; de manera que si, por ejemplo, creemos que alguien necesita un acompañamiento domiciliario por soledad no deseada debemos poder prescribirlo de la misma forma que hacemos con las pruebas o los fármacos. Grupos de deporte en lugar de rubifén; asociaciones feministas en lugar de sertralina; o un sindicato en lugar de lorazepam", afirmó este jueves en la comisión de sanidad del Congreso de los Diputados la nueva responsable de salud mental del Ministerio, Belén González.

"Esta prescripción queremos hacer que sea más frecuente y más eficaz", coordinándola con "los agentes sociales, los servicios sociales, los barrios y los ayuntamientos para que se lleve a cabo", añadió la comisionada.

Según González, lo social está en el origen de muchos trastornos; el diagnóstico de esquizofrenia en España es doce veces más prevalente en rentas bajas que en altas, y el uso de antidepresivos es cuatro veces mayor según la clase social. Y con frecuencia, ante esto, se opta por la prescripción de psicofármacos, "que es ya un grave problema en España". "Con frecuencia identificamos que lo que necesita un paciente no es un psicólogo sino un abogado laboralista, un reconocimiento a trabajos invisibilizados, un salario digno o un alquiler asequible. Pero eso no lo tenemos ni los psicólogos, ni los psiquiatras ni las médicas de familia". Y con frecuencia, ante esto, se opta por la prescripción de psicofármacos, "que es ya un grave problema en España", afirmó González.

No es la primera vez que estos mensajes se lanzan desde el Ministerio que dirige Mónica García. El pasado mes de abril, durante la presentación de este nuevo Comisionado y donde participó la ministra, se incidió en esta teoría. "Los tratamientos farmacológicos a largo plazo matan, se sabe que hay una media de 20 años menos de vida de las personas medicadas con diagnóstico psiquíatrico", afirmó Silvia García, una de las participantes en ese acto de presentación.

La ministra, por su parte, también apostó por dejar de lado los fármacos para este tipo de enfermedades porque, según señaló, muchas de ellas se curarían si se solucionaran los problemas que provocan buena parte de ellas, como el acceso a la vivienda o una mejora en las condiciones de vida. Mónica García argumentó que, a menudo, se da a entender que el problema lo tiene la persona por no ser capaz de soportar situaciones sociales insostenibles, como son las jornadas de trabajo extenuantes, incapacidad de emanciparte, incapacidad de conciliar. Y eso, que son problemas sociales, "lo hemos resuelto con soluciones médicas individuales: haz terapia o tómate un Orfidal hasta que seas capaz de aguantar lo inaguantable y a volar otra vez", puso como ejemplo. Para evitar este tipo de situaciones, "el objetivo es trabajar en deprescribir psicofármaco, donde España es uno de los países con más consumo del mundo", adelantó.

Estos mensajes que allí se lanzaron hicieron saltar las alarmas en la Comunidad de Madrid y de expertos como Celso Arango, director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental, jefe del departamento de Psiquiatría Infantil y Adolescente del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y miembro de la Academia Nacional de Medicina de Estados Unidos. "¿Se imaginan a una ministra de Sanidad compartiendo que los fármacos que tiene aprobados su Ministerio matan y si no se toman se vive más, en contra de toda evidencia científica? Y digo en contra porque es exactamente al revés", escribió Arango a través de sus redes sociales a la vez que lamentó que García "promueva datos falsos y contrarios a la evidencia y peor aún, el abandono del tratamiento", algo que "es más que una negligencia".

"Ejemplo claro de la antipsiquiatría"

Este viernes, un día después de la comparecencia de Belén González en el Congreso, la consejera de Sanidad del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha tachado sus palabras de "frivolidad". "Es el ejemplo claro de la antipsiquiatría", ha afirmado Fátima Matute.

"Las personas que saben lo que hay que hacer y cuándo hay que hacerlo son los psiquiatras y, con ese tipo de afirmaciones, estamos poniendo en duda su labor", ha denunciado Matute, que puso como ejemplo otras enfermedades: "Cuando hay que prescribir un fármaco se prescribe, igual que un diabético necesita insulina".

Desde la Comunidad de Madrid, junto a los fármacos cuando son necesarios, también se prescriben terapias, "en eso estamos trabajando". Pero "este tipo de afirmaciones a la ligera, en plan activismo absurdo, no hacen más que perjudicar a los familiares, a los enfermos y a los profesionales que están haciendo una labor magnífica y excelente, como son los psiquiatras, los psicólogos clínicos, los trabajadores sociales que, obviamente, tienen que trabajar en conjunto", ha añadido.

La máxima responsable de la Sanidad madrileña ha pedido que la salud mental "se trate de forma seria". "Todo este tipo de afirmaciones, de que los fármacos matan, de que hay que dar menos fármacos y más prescripción social, puede hacer mucho daño dependiendo de cómo se cuente", ha advertido. "Por favor, no frivolicemos ni utilicemos la psiquiatría para hacer política sino que usen la política para mejorar la salud mental con profesionales y grandes expertos".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro