Menú

Las frases más crudas de Marta Ferrusola sobre gays, moros y charnegos

El catalanismo despide con honores a la esposa de Pujol y le otorga un papel determinante en la historia política de Cataluña de los últimos 40 años.

El catalanismo despide con honores a la esposa de Pujol y le otorga un papel determinante en la historia política de Cataluña de los últimos 40 años.
Marta Ferrusola | Archivo

El nombre en clave de Marta Ferrusola en los ámbitos financieros era el de "Madre Superiora". Tal era su poder. Con ese alias movía el dinero de la familia. En el lenguaje en clave que utilizaban los bancos y los Pujol, un misal era un millón, el primogénito del matrimonio Pujol Ferrusola, el "capellán", Jordi Pujol era Jordi Pujol y todos los demás, monaguillos.

Una de las teorías que explican el comportamiento familiar de los Pujol Ferrusola era que el padre les había abandonado en favor de Cataluña, que no les había prestado ninguna atención siempre atento a las urgencias de la región, su patria, primero con Banca Catalana y después al frente de una Generalidad que no era nada cuando él y Lluís Prenafeta (amigo de Marta Ferrusola) entraron en lo que hasta entonces había sido la sede de la Diputación de Barcelona en la plaza de San Jaime. Marta Ferrusola ocupó el lugar del padre ausente y dio alas a los negocios de sus hijos hechos en el nombre del padre, un padre que presidía la Generalidad como si fuera un auténtico jefe de Estado.

En ese contexto, el influjo de doña Marta extendió un sistema de hacer negocios que todavía está pendiente de juicio a pesar de que la fase de instrucción se cerró hace ya cuatro años. Sea como fuere, Marta Ferrusola estaba ya fuera de la causa. Un año antes se le había detectado la enfermedad de alzhéimer.

El catalanismo y la gran mayoría de los medios catalanes despiden este martes a doña Marta con grandes elogios y explican que las frases que le dieron fama en su momento pertenecen a otras épocas. En esas épocas, las tres últimas décadas del pasado siglo, Marta Ferrusola decía lo que decía la gente catalana catalana. Por ejemplo, al quejarse de que José Montilla no se cambiase el nombre a Josep al ser investido presidente de la Generalidad.

"Un andaluz que tiene el nombre en castellano se lo debe poner en catalán para ser presidente de la Generalidad y además debe hablar bien el catalán".

La inmigración era una de las grandes preocupaciones de Marta Ferrusola, que gustaba de dejarse entrevistar por Justo Molinero, el inmigrante andaluz que montó Radio Tele-Taxi. Ante los micrófonos de esa emisora llegó a decir lo siguiente:

"Si hay dos mujeres inmigrantes, el médico las atenderá primero a ellas porque ellas gritan y usted no".

En otra entrevista despachó así la cuestión de la inmigración islámica:

"En un bajo una mezquita, en el otro bajo, otra mezquita. Cuando no tengan suficientes bajos pondrán las mezquitas donde sea, en Santa María del Mar si hace falta. Cáritas les da comida y ropa. Claro que les tienen que dar, pero a alguno le deberían dar el billete de vuelta a su casa".

A principios de 2001 en una conferencia pronunciada en una entidad financiera gerundense y cuando su marido todavía era presidente de la Generalidad, aseguró:

"Si los catalanes no nos preocupamos de Cataluña, los otros nos la destruirán. Las ayudas del Gobierno son para esa gente que no sabe ni lo que es Cataluña, tan solo saben decir buenos días y dame algo para comer".

De esa misma conferencia es esta otra frase:

"Los pisos protegidos se los entregan a esa gente inmigrada que hace muy poco que está aquí. Mi marido está cansado de dárselos a los marroquíes".

En cuanto a los gays, corría 1984 cuando la esposa de Pujol dejó caer el siguiente comentario en TV3:

"Es algo que no se puede decir ni tara, ni defecto, ni vicio porque es a veces una cosa conjunta y forma parte de otro mundo".

Ya en 2014, tras la confesión de Pujol sobre la existencia de una herencia oculta en un intento de desviar la atención centrada en sus hijos, Marta Ferrusola fue capaz de decir en una comparecencia en el parlamento catalán que su familia iba "con una mano delante y otra detrás. No tenemos ni cinco".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso