Menú

División en los sindicatos policiales por el caso Nacho Cano: de la causa política al apoyo cerrado a la detención

JUPOL censura las filtraciones sobre el operativo. ASP habla de mandos files a Marlaska. SPP y CEP critican las acusaciones del artista.

JUPOL censura las filtraciones sobre el operativo. ASP habla de mandos files a Marlaska. SPP y CEP critican las acusaciones del artista.
Coche de Policía Nacional | Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional detuvieron durante la jornada de ayer martes al conocidísimo promotor musical Nacho Cano. Se le acusaba de contratar inmigrantes en situación irregular. Tuvo que declarar durante varias horas y quedó en libertad con cargos una vez acabó con el trámite policial. Horas después convocó una rueda de prensa para dar su versión de los hechos que habían provocado su detención.

El productor musical explicó que hay ciudadanos mexicanos trabajando como becarios en su obra para darles formación antes de que su musical Malinche se empiece a representar en unos meses en México y que todo es una estrategia para atacarle a él, a Isabel Díaz Ayuso y poner una cortina de humo sobre la imputación de Begoña Gómez, la mujer del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Nacho Cano acusó a la Policía Nacional de llevar a cabo una causa política y señaló de forma clara y directa al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska. Una tesis que también mantienen los becarios mexicanos que se están formando en España y que han anunciado que en las próximas horas van a interponer una querella contra la Policía Nacional por su proceder con ellos en las últimas semanas.

El dedo acusador del conocido promotor musical y el anuncio de querella por parte de los becarios mexicanos ha sido recibido con división en el seno de la Policía Nacional. Hay sindicatos policiales que han dado su apoyo cerrado a los métodos seguidos por el cuerpo policial y no ven en medio de la operación los tentáculos del ministro del Interior, y otros se han unido a la tesis de la utilización política de la institución.

El sindicato Justicia Policial (JUPOL), uno de los mayoritarios en el cuerpo, ha salido a defender "la honorabilidad de la Policía Nacional y la integridad de cada uno de sus miembros ante las inaceptables declaraciones de Nacho Cano" y ha considerado como "desacertado" que el promotor musical llegase a calificar la actuación policial como "criminal": "Vamos a defender la honorabilidad de la Policía como defendemos la presunción de inocencia del señor Cano".

Lo que sí ha censurado el sindicato policial es que la detención de la operación policial fuese filtrada a toda velocidad a varios medios de comunicación de izquierdas. "La Policía Nacional debería ser absolutamente neutral y no instrumentalizada a través de cargos de libre designación. No se puede politizar una institución de todos los españoles a través de filtraciones interesadas", ha mantenido.

El Sindicato Profesional de Policía (SPP), el mayoritario entre las escalas de mandos del cuerpo, ha salido en defensa del jefe de la Comisaría Centro de Madrid, el encargado de dirigir las pesquisas de la denuncia contra Nacho Cano, y ha rechazado "rotundamente" que se pueda calificar como criminal –algo que hizo el promotor musical– las actuaciones llevadas a cabo por los agentes del cuerpo.

El sindicato, que ha puesto sus servicios jurídicos al servicio del comisario criticado, ha exigido una rectificación de "las declaraciones efectuadas contra el jefe de la comisaría centro de Madrid, al que acusan de obrar profesionalmente bajo directrices o supeditación política". "La Policía Nacional no tiene colores políticos, no obedece a consignas políticas, simplemente cumple la ley", han asegurado desde el sindicato.

La Confederación Española de Policía (CEP) ha mantenido que "los policías nacionales no funcionan en su trabajo con consignas políticas porque ni pueden ni deben hacerlo" y, tras señalar que son "el colectivo profesional más fiscalizado de este país", han asegurado que "las amistades políticas de un detenido no constituyen jamás el criterio orientador de una intervención policial".

"Nacho Cano debe dejar de dar el espectáculo con ataques indiscriminados a policías nacionales, a los que ha acusado de cometer delitos sin mayor prueba que su opinión. Esta estrategia de defensa constituye un ejemplo de libro de Ley del embudo, de quien exige para sí respeto a la presunción de inocencia para, a continuación, negarle ese mismo derecho a un grupo de profesionales que no pueden responder a esas acusaciones", han continuado.

Alternativa Sindical de Policía (ASP), que en las pasadas elecciones policiales fue en coalición con JUPOL, ha denunciado su preocupación por la actuación policial: "En este caso, observamos que podría tratarse de una operación de carácter político contra Nacho Cano, orquestada por el Ministerio del Interior y llevada a cabo por mandos policiales sumisos al ministro Marlaska".

"Como organización sindical apolítica, consideramos que es crucial mantener la imparcialidad y la integridad en todas las operaciones policiales para preservar la confianza pública, garantizar la justicia para todos los ciudadanos y no dañar la imagen de miles de policías que trabajan a diario de manera honrosa dando lo mejor de sí a la sociedad", han añadido desde ASP.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso