Menú

Rajoy: "Mi predisposición a la colaboración con el Gobierno catalán es total"

El presidente evitó la confrontación con Artur Mas: "Podemos hablar de muchas cosas", dijo. Se puso como límite la Constitución y las leyes.

116

Mariano Rajoy ya ha dicho que está "preocupado" por la deriva independentista de CiU y ERC, pero también que en calidad de presidente de todos los españoles debe evitar la confrontación e intentar reconducir la delicada situación. Una estrategia que llevó al límite en la sesión de control al Gobierno en el Senado, donde utilizando la bandera de las políticas económicas evitó entrar al fondo de la cuestión por la que era abordado: la consulta ilegal, en primer término, y la secesión como resultado final.

Desde el primer momento, el jefe del Gobierno puso en bandeja de plata su "total predisposición" a la "colaboración y cooperación" con las nuevas instituciones catalanas. Más aún, hizo oídos sordos a las proclamas que hoy llenan las portadas, y que son punto cardinal para la posible alianza de los nacionalistas, para centrarse en "la preocupación de todos los españoles", que a su juicio pasa "por la recuperación económica y la creación de empleo".

"Creo que es cosa de todos y, por supuesto, de todas las administraciones", dijo, sin entrar en ningún momento en otro punto que no fuera el económico. Precisamente, desde las elecciones autonómicas, el Gobierno insiste en que Artur Mas se confunde y está haciendo una lectura errónea de los resultados. Rajoy, sin mentarle, tiró de esta tesis: "La voluntad de colaboración está ahí y ojalá podamos llegar a acuerdos". Esto es, tendrá una actitud "constructiva" con el nuevo gabinete autonómico.

No faltó el recordatorio de que "todas las administraciones son España", y de ahí que el Estado haya ayudado a la Generalidad a reflotar la economía, a través de la líneas ICO o del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Hasta el punto, incidió, de aportar un importe superior a 2.000 millones de euros para el pago de proveedores.

Montilla: "El problema no ha llegado"

Una respuesta que no convenció al socialista José Montilla, que le abordó por la "independencia" catalana a pesar de declararse en contra. "El problema no ha pasado, todavía no ha llegado", le advirtió. "Es un asunto no provocado por una decisión que yo haya tomado", contestó Rajoy, que optó por desviar el tiro y regresar a su libro: "Trabajaré por un proyecto compartido".

El único límite que se puso el presidente en esa mano tendida al diálogo fue el que marcan los cauces de la Constitución y las leyes: "No sé que significa poner la ley siempre por delante" pero "la ley es siempre muy importante", afirmó, en relación a un comentario de Montilla. Y aún remató: "Creo que nos unen otras muchas cosas; la historia, las relaciones en el pasado y en el presente".

Entre los puntos en los que cabe sentarse a negociar, el presidente volvió a mentar el de la financiación autonómica. Si bien rechazó una reforma de la Constitución, al menos en un principio. Y es que, incidió, no se ha planteado "ningún retroceso en el Estado Autonómico, cuyo "nivel de autogobierno es difícil de superar".

Cospedal pide explicaciones por la corrupción

Desde Toledo, en la clausura de la Interparlamentaria con la que el PP cierra el año, María Dolores de Cospedal sí fue más contundente, al remachar que serían "todos los ciudadanos españoles", y no sólo los catalanes, los que votarían en relación a una hipotética independencia. También entró en las tramas corruptas que afectan a los cargos de CiU, para elevar una petición: "Merecen, cuanto menos, explicaciones".

En la Cámara Alta, el presidente tuvo que escuchar también la teoría de que España nos roba por parte del senador de CiU Joan Vilajoana, que denunció que el Ejecutivo está "ahogando" a la Generalidad por la falta de financiación. Pero ni por ello Rajoy se movió de su sitio: "Vaya por delante que valoro es esfuerzo de control de déficit de Cataluña, que mi partido ha apoyado. El déficit es de todos, y a mí me preocupa", fueron sus palabras.

Un problema de "todos" ante el que él, como presidente, mantendrá un espíritu "constructivo" y "ayudaré en todo lo que pueda", afirmó. Y de ahí que elevara al conocimiento público la última gran inversión del Estado en Cataluña: el próximo mes de enero ya circulará la línea de AVE hasta Figueras.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation