Menú

El hijo pequeño de Pujol compró las sedes del grupo Prisa en 2008

Mientras El País continúa desprestigiando a la Policía por investigar a los Pujol, se descubren las conexiones de la familia con el grupo Prisa.

Libertad Digital
73

Oleguer Pujol Ferrusola compró en 2008 los inmuebles de las sedes del Grupo Prisa en Madrid y Barcelona, por entre 300 y 315 millones de euros, según publica El Mundo. El hijo pequeño del expresidente catalán ejecutó la inversión a través de Drago Capital, un holding de empresas con conexiones en el paraíso fiscal de la Isla de Guernsey, en el Canal de La Mancha.

Pujol Ferruosola -que hizo ganar a Prisa 242 millones de euros con la compra- alquila ahora al grupo editorial ambas sedes, convirtiéndose en su 'casero', ya que controla el patrimonio inmobiliario a través de una sociedad en Luxemburgo. Cabe recordar que el diario del grupo, El País, ha criticado duramente a la Policía por investigar el patrimonio de los Pujol y otros políticos catalanes, protagonizando un acercamiento a CiU en los últimos tiempos.

La empresa Longshore formalizó la inversión, y en 2008 era propiedad al 50% de Oleguer Pujol y de Royal Bank of Scotland. Según El Mundo, desde que los escoceses vendieron su participación a Drago y otros socios, la empresa está controlada mayoritariamente por el hijo pequeño de Jordi Pujol.

El entramado de Oleguer

En 2008, el séptimo hijo de Jordi Pujol y Marta Ferrusola cerró la transacción a través de Longshore, sociedad constituida tres meses antes en Madrid con un capital de 3.010 euros, con una administradora que duró un mes. Oleguer pasó a sustituirla, a la vez que entró como socio único de un conglomerado holandés, Drago Mediterranena Holdings Cooperatief UA, y se trasladaron al madrileño paseo de la Castellana. Dos meses después, el holding cerró la operación con Prisa, a la que se le garantizó el alquiler por 25 años.

Drago (que por entonces controlaba el 50% de Longshore) está vinculada, según El Mundo, a Mare Nostrum Capital Managers, radicada en el paraíso fiscal de Guernsey, cuya titularidad comparten Oleguer y Luis Iglesias.

Los negocios del benjamín

El más pequeño del clan Pujol no es la primera vez que es noticia por sus negocios inmobiliarios. Además, está promoviendo un proyecto para construir en Panamá un rascacielos de 48 plantas, para lo que se incorporó a la Sociedad Desarrolladora Color, radicada en Bahamas.

El objetivo de Pujol Ferrusola y sus acompañantes, de llevarse a cabo, sería la construcción del complejo para venderlo acto seguido llave en mano por una cifra que oscile entre los 40 y los 50 millones de dólares.

Oleguer también tuvo sus dos minutos de fama en 1992, cuando intentó reventar la inauguración de los Juegos Olímpicos con unas pancartas en las que se leía Freedom for Catalonia.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco