Menú

Génova, tomada por la Policía

Situación de excepción en Génova13. El tráfico fue completamente cortado en todas las calles próximas a la sede nacional.

P, M
154
Situación de excepción en Génova13. El tráfico fue completamente cortado en todas las calles próximas a la sede nacional.
La calle Génova, cortada al tráfico | LD

Nunca se había vivido una situación de excepción tal en la sede nacional del Partido Popular. Desde horas antes al arranque del Comité Ejecutivo, los agentes desviaban a los viandantes para que no circularan por la acera que da al cuartel general de los populares. En los aledaños, una veintena de furgones policiales y decenas de agentes custodian todos los accesos, y pedían la identificación. Finalmente, la prohibición se hizo total y el tráfico fue interrumpido tanto en la calle Génova como en vías aledañas.

La orden remitida a los miembros de las Fuerzas de Seguridad fue clara. La principal, "proteger" a los integrantes del órgano interno del PP, entre los que están los presidentes autonómicos de la formación. Y la segunda: cortar completamente la calle Génova así como las vías próximas en caso de que se acerquen manifestantes, extremo que ocurrió una vez avanzó la mañana.

Previniendo esta situación, varios cargos del PP llegaron a la sede incluso una hora antes para evitar los posibles altercados. Sólo unos pocos, como Ignacio González, Esperanza Aguirre o Alicia Sánchez Camacho, decidieron llegar andando. La anécdota la puso Álvaro Nadal, responsable de la Oficina Económica de la Moncloa, que llegó en bicicleta. El resto utilizó el vehículo y entró por el garaje.

Una de las imágenes que más impactó fue la que ofrecía la calle Zurbarán, a la que dan las dos puertas del garaje del edificio popular. Alrededor de las mismas, una nube de cámaras de televisión; muchos periodistas, incluso, subidos a macetas o escaleras. También un cordón impresionante cordón policial, que permitía el acceso de los coches oficiales.

El clima de excepción fue tal que, incluso, se vieron agentes de la Policía dentro de la sede. Cabe recordar que el PP cuenta con su propio equipo de seguridad. Sobrevolando los alrededores, desde primera hora, un helicóptero de la Policía.

Pasadas las tres de la tarde, cuando terminó la reunión, la situación se fue normalizando. Los pocos manifestantes que se acercaron a los aledaños a Génova se fueron sin más incidentes y se abrieron las vías al tráfico. Los habituales trabajadores de la sede popular admitieron que "nunca habíamos visto una cosa así".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation