Menú

Rivera, sobre los acosos: "Lo que hace IU traspasa las líneas de la democracia"

Imperturbable tras el último acoso sufrido, Rivera analiza para LD las claves de la situación política en Cataluña.

0
Imperturbable tras el último acoso sufrido, Rivera analiza para LD las claves de la situación política en Cataluña.

Nos reunimos con Albert Rivera sólo un día después de que las CUP, un partido con representación en el parlamento catalán, hubiera convocado un "acto de escarnio" contra él y, además, en su propio pueblo. Pero Rivera llega a la mesa tranquilo, con su habitual semblante relajado, y nos habla con ese tono moderado y sereno pero extremadamente seguro con el que el líder de Ciudadanos suele expresarse.

Por supuesto, a Rivera no le gustó lo ocurrido, pero se alegra de que "a los de las CUP les salió el tiro por la culata: Convocaron un acto calificado por ellos mismos de escarnio y humillación y lo que pasó fue más bien lo contrario". De hecho, la amenaza sirvió para darle a la presencia de Rivera en su propio pueblo "una dimensión nacional" y para tener muchos más asistentes de los previstos.

Sin embargo, Rivera es claro respecto a la gravedad de lo ocurrido y su aspecto "novedoso": "Lo hacía un partido con representación parlamentaria y municipal". Eso sí, con partido político detrás o no, "todos los escarches y todo tipo de acoso es reprobable aunque tenga causas nobles detrás".

No era un ‘escrache’

Sin embargo, pese a la moda imperante Rivera defiende que lo suyo no era uno de esos acosos que se han dado en llamar escraches: "Se ha vestido de escrache, digámoslo así, pero sobre todo lo que era es un acoso del independentismo y el nacionalismo más radical a un partido político que defiende la unión y la constitución".

Más allá de su caso particular, el líde de C’s se muestra preocupado por la existencia de "un caldo de cultivo para que puedan surgir movimientos de este tipo". Su receta al respecto es clara: "Hay que huir tanto del inmovilismo como del populismo".

Y es que Rivera cree que hay injusticias y problemas, pero a partir de ahí "no se puede justificar" que cualquier causa, "por noble que sea, sea defendida con una forma antidemocrática". Comprender la indignación de la gente "es una cosa y otra justificar" ese tipo de actos.

Así, el catalán es muy crítico con los políticos que justifican o incluso alientan la violencia: "Ver a Llamazares, a Alberto Garzon o a Cayo Lara defender este acoso a los diputados del Partido Popular me parece lamentable porque mañana, como se está demostrando, les puede pasar a ellos y, peor aún, a ellos a sus familias", dice Rivera, que concluye: "Lo que hace IU o lo que han hecho las CUP, que encima lo convocó, es traspasar líneas" cuya transgresión "no caben en democracia".

La "huída hacia delante" de Mas

Dejamos atrás el asunto del acoso a los políticos y nos adentramos en el complejo momento que vive la política catalana. Un panorama que Rivera ve marcado por una "huida hacia delante" de Artur Mas que "sólo acabará cuando deje de ser presidente".

No ve el de C’s o "más salidas" y frente a los que desde PP o PSOE tratan de "hacernos creer" que hay un viraje, lo tiene claro: "Ahora ha hecho una parada técnica para pedir más dinero, pero que nadie se piense que ha cambiado de rumbo ni dirección".

En esta situación "sin salida", Rivera cree que "hay que pensar en construir una alternativa a medio plazo". Una alternativa que quizá ya no sería de partidos constitucionalistas, "porque al PSC no lo considero constitucionalista y difícilmente se puede considerar tal a IU e ICV, que están también defendiendo referéndums independentistas", pero que por lo menos permitiese articular "gobiernos que garanticen estabilidad política, jurídica y económica, es decir, que no vayan por la vía de Kosovo".

Y es que la situación es "excepcional", tanto que "todo lo que sea respetar el marco autonómico de competencias me parece ya casi revolucionario", confiesa Rivera con una sonrisa en la que se adivina un punto de amargura.

El harakiri de CiU

El líder de C’s cree que la situación por la que atraviesa CiU viene del último congreso de Convergencia, donde la ponencia oficial "decía por primera vez" que el partido reclama "un estado catalán". Algo que, para Rivera, "fue un salto cualitativo formal" que, como apunta el diputado catalán, se dio cuando "el PP gobernaba con CiU".

Un apoyo que para Rivera eso es un ejemplo de los "errores que han cometido PP y PSOE", que "en lugar de ver que alternativas se pueden construir están ‘en el lío’, como dice Rajoy, pero no piensan en lo importante que es Cataluña para el conjunto de España y para la estabilidad económica".

Y mientras sigue con su desafío independentista CiU sigue sufriendo pérdidas de votos importantes: "Paradójicamente, con el independentismo CiU se puede estar haciendo el harakiri", nos comenta Rivera recordando que la coalición nacionalista siempre ha sido "un partido que ha vivido de la transversalidad y del establishmen político, consiguiendo votos de estratos sociológicos y socioeconómicos muy distintos".

El español en la educación catalana

La última parte de la conversación se centra, como no, en los recientes autos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) sobre la enseñanza en español en Cataluña, una sentencia que "nos da la razón a los que defendemos que se pueda estudiar también en castellano en las escuelas de Cataluña junto con el catalán" y que la Generalidad amenaza con no acatar.

"La sentencia no dice lo que dicen –asegura Rivera- sino que señala que hay que introducir el castellano en todos aquellos colegios donde se solicite. Lo han traducido de una forma simplista con que con que lo un solo niño pide une educación en castellano tiene que hacerse en todo el colegio". Pero "la realidad –explica el de C’s- es que eso no debería pedirlo nadie: simplemente debería hacerse.

Rivera asegura que una de las cosas que más le sorprende "es que el PSC siga manteniendo la misma línea que CiU y ERC" diciendo que "esto es un error" y que es malo para la cohesión social. "Dicen que esto rompe el ascensor social pero a los que estudian en colegios con tres idiomas el ascensor social no les va nada mal" asegura socarrón el líder de Ciudadanos refiriéndose a los colegios a los que los líderes de CiU o ERC llevan a sus hijos.

Pero, ¿se cumplirá la sentencia del TSJC? Rivera cree que es "un paso más" importante "en la línea de forzar la ejecución", es decir que se está diciendo al gobierno "que se empiece a ejecutar esto en todos los colegios en los que se solicite y, por tanto, que se extienda al sistema general"... Rivera lo ve como "un salto cualitativo".

El paso definitivo llegará, eso sí, cuando "los jueces se dirijan directamente a la Consejería y a los directores de colegio" ya que desde ese momento "si no se cumple el mandato expreso estarían en un desacato y frente a un posible delito", asegura Rivera en una muestra más de una fe en la justicia no sabemos si inquebrantable pero que parece resistir las más duras pruebas.

En España

    0
    comentarios

    Servicios