Menú

Cifuentes dice que no se plantea ser candidata a la alcaldía de Madrid

Voces en el PP piden abrir el debate sucesorio: Cifuentes, Botella y Aguirre, en las quinielas. Las tres coincidieron en un desayuno.

38
Voces en el PP piden abrir el debate sucesorio: Cifuentes, Botella y Aguirre, en las quinielas. Las tres coincidieron en un desayuno.
Cifuentes, junto a Cospedal, este lunes | Efe

Oficialmente, no hay debate sucesorio. Hasta que no se descubra la carta de la candidatura de Madrid como ciudad olímpica, la dirección nacional no moverá ficha o, al menos, eso dice. Después, todo podría precipitarse. Bien es cierto que existen voces de la formación, incluso en la cúpula, que llevan semanas alertando de que Ana Botella no es la ideal para mantener el fortín popular; que tienen serias dudas de que pudiera repetir la mayoría absoluta de Alberto Ruiz Gallardón.

Un runrún de cambio de nombres que se convirtió este lunes, con varias encuestas augurando la pérdida de esa mayoría suficiente y titulares apuntando a la caída de Botella, en noticia. En Moncloa aseguran que Mariano Rajoy no está en eso, y que todavía queda tiempo para abrir ese melón. Si nada cambia, reseñan, será Botella la cabeza de cartel. Los populares consultados recuerdan un factor decisivo a su favor: "Es la mujer de José María Aznar, y Aznar es Aznar". Los suyos en el Ayuntamiento también ponen en valor su gestión, principalmente económica, que ha permitido que el consistorio levante poco a poco la cabeza.

Pero la terna de candidatos existe, y todos ellos -o, al menos, los principales- desayunaron juntos en Madrid, reunidos por Europa Press, que invitó a su tribuna a Cristina Cifuentes. Presentada por María Dolores de Cospedal, llamaron la atención sus siguientes palabras: "A partir de la responsabilidad se cimentan las grandes carreras políticas", dijo. Rápidamente, el comentario se coló en las redes sociales, demostrando la existencia del debate. "Venís por el morbo", ironizaban cargos populares, a la vista de la expectación mediática.

Hubo batería de preguntas a este respecto. "Afortunadamente, no tengo ambición política y estoy encantada de la responsabilidad que tengo. La meta que me planteo es acabar la legislatura como delegada del Gobierno", respondió Cifuentes, que se acogió a "todos los problemas del trabajo diario" al frente de la Delegación para reafirmarse en que "no me planteo nada".

La dirigente del PP dijo ser consciente de que es "interesante" el debate. Incluso fue ella misma la que reconoció que la presentación de Cospedal podría generar interpretaciones en este sentido. "No me veo en ningún sitio", enfatizó al ser repreguntada. Todos entendieron que dejaba la puerta entreabierta, habida cuenta de que aún quedan dos años para los comicios.

Poco antes de que Cifuentes se pronunciara en estos términos, Ana Botella y Esperanza Aguirre se levantaban de sus asientos. Se quedaron a su intervención inicial, pero en el coloquio se marcharon; ambas eran conscientes de que le iban a preguntar sobre este extremo. La número dos del PP sí que se mantuvo a su izquierda en todo momento.

La posibilidad de que el PP diera un quiebro y reclame a Aguirre que regrese a la primera línea de la política también se ha colado en los círculos de poder: "Si tuviéramos altura de miras, pondríamos a Aguirre al frente del ayuntamiento y un problema menos. Pero el PP es como es", argumentaba la semana pasada un diputado madrileño. No son pocos quienes creen que debería de existir un pilar ideológico fuerte, como lo es la expresidenta madrileña, para remontar en los sondeos.

El asunto se abordó en la rueda de prensa posterior al Comité de Dirección, en Génova: "El PP no está en debates sucesorios en estos momentos", aseguró varias veces Cospedal, que pudo comprobar ella misma lo candente del debate sólo horas antes. La secretaria general elogió, en este sentido, el "trabajo duro" que se hace desde la Comunidad y el consistorio para salir de la crisis.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios