Menú

Lo que entiende Arnaldo Otegi por derecho a decidir

Gabriel Cisneros y Luis Abaitua, o el asesinado Fernando Buesa ya no podrán explicar a los diputados catalanes qué entiende Otegi por "democracia".

65

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Dieter Brandau entrevista a Francesc de Carreras Es la Tarde de Dieter

Ponlo en tu web

Copia el código HTML para insertar el audio "Dieter Brandau entrevista a Francesc de Carreras" en tu blog, página web o en un foro. Puedes cambiar el ancho antes de copiar y pegar el código.

Ancho:

Código:

×

No puede escuchar el directo

Tiene alguna extensión del navegador que está bloqueando la reproducción, seguramente un bloqueador de anuncios. Desactívelo si quiere escucharnos.

×
Gabriel Cisneros y Luis Abaitua, o el asesinado Fernando Buesa ya no podrán explicar a los diputados catalanes qué entiende Otegi por "democracia".
Arnaldo Otegi, en una imagen de archivo | EFE

"Las CUP apoyan abiertamente a un terrorista como Otegi". Así de tajante se mostraba en Barcelona el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el pasado 15 de mayo durante la presentación del libro Otegi, el hombre nuevo, editado por Sepha, la única biografía que existe sobre el terrorista de ETA-pm y ETA-M, miembro de la dirección nacional de Kas, portavoz de Batasuna ETA, negociador con el Gobierno y finalmente preso.

Precisamente, las CUP son las que han propuesto que Arnaldo Otegi participe en la "comisión soberanista" para asesorar al Parlamento catalán sobre la consulta separatista de los nacionalistas catalanes. Finalmente, su presencia fue descartada, aunque el batasuno podrá enviar sus recomendaciones y puntos de vista por escrito. Así lo explicaba el diputado de la CUP Quim Arrufat esta misma semana.

Así pues, el Paralmento Catalán dejará que le asesore sobre su consulta al líder batasuno que sigue encerrado en la prisión de Logroño. En cualquier caso, en persona o por escrito, la forma en que Arnaldo Otegi entiende el derecho a decidir o las consultas democráticas han quedado patentes a lo largo de su vida.

El difunto empresario vasco Luis Abaitua Palacios podría haber explicado cómo entiende Otegi el derecho a decidir; o cuán sesudo resulta su argumentario sobre la democracia. Durante diez días, Otegi fue el carcelero de Luis Abaitua Palacios a quien había secuestrado el 19 de febrero de 1979 para encerrarle en una antigua carcel de Elgoibar. Durante aquellos días le interrogaron en numerosas ocasiones y le coaccionaron para que arrancaran las negociaciones con el comité de empresa en la fábrica de Michelín de Vitoria de la que era director. La amenaza, si no se negociaba, era la muerte.

Eso sucedió en 1979, aunque en 2005 Otegi seguía diciendo que lo que les impulsó a él y otros compañeros a integrarse en las filas de ETA fue "encontrarnos con una situación antidemocrática en la que estaban cerradas todas las vías para poder construir un escenario nacional y democrático. Nos tocó madurar porque no había más remedio y a esa edad las cosas estaban meridianamente claras". Cabe recordar que cuando Otegi se enfunda una pistola en el cinto Franco ya había muerto y la Constitución estaba firmada y proclamada. Cuatro años después llegaría el PSOE de González al poder.

También podría dar cuenta del 'tacto' democrático de Otegi el padre de la Constitución Gabriel Cisneros. También en 1979, después de días de vigilancia , Alkorta Maguregui y José María Ostolaza, Marhuenda y Arnaldo Otegi encañonan a Gabriel Cisneros e intentan secuestrarle. En un pequeño despiste, Cisneros se zafó de sus captores e intentó huir corriendo pero tropezó. Allí mismo, en el suelo, Alkorta Maguregui gritó "¡Venga dale ya!". José María Ostolaza disparó dos veces sobre Cisneros. Otegi y Marhuenda esperaban a unos 30 metros en otro coche para la huida.

En las mismas declaraciones de 2005, Otegi recuerda aquellas fechas en las que empuñaba una 9 milímetros Parabellum y dice que "la izquierda abertzale" buscaba un "escenario" democrático de "ruptura", escenario en el que ETA era una de las "fuerzas democráticas". Así, los "actos democráticos" a los que se refiere en sus reflexiones de 2005 también incluían, los disparos, bombas asesinatos, secuestros y extorsiones de los terroristas.

En el caso de que algún diputado del Parlamento Catalán no hubiera quedado satisfecho con las explicaciones que hubieran podido ofrecer Gabriel Cisneros o Luis Abaitua de lo que Otegi entiende por derecho a decidir o consulta democrática, también podrían preguntar a Javier Rupérez, a quien Otegi y los suyos mantuvieron secuestrado durante todo un mes del 11 de noviembre de 1979 hasta el 12 de diciembre. Rupérez podría dar cuenta de cómo le vendaron los ojos y le drogaron para meterle en un coche contra su voluntad. También podría explicarles cómo le encerraron durante días en una tienda de campaña dentro del salón de una vivienda sin noción del tiempo y haciendo sus necesidades en una palangana que permanecía junto a él día y noche. También podría explicar la nitidez del discurso democrático de Otegi cuando él y los suyos le interrogaron durante aquel secuestro, haciéndole creer que dispararían la pistola con la que le encañonaban en la nuca.

Por buscar testimonios más recientes, algún miembro de la lucha contra el terrorismo en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado encargado de investigar la actividad del entorno de ETA, podría contarle a los miembros del Parlamento Catalán cómo fueron las primeras palabras de Otegi como portavoz político, en el velódromo de Anoeta en 1995: "En los últimos 30 o 40 años la admirable y única organización que la liderado este movimiento hacia la libertad ha sido ETA".

¿Actividad parlamentaria?

Quizá algunos diputados del Parlamento catalán prefieran preguntar por "el comportamiento democrático" y la percepción sobre el "derecho a decidir" del batasuno en su etapa como parlamentario. El problema es que estos diputados no podrán hablar con Fernando Buesa, el diputado socialista en el Parlamento vasco que cada semana se las veía con Otegi desde su escaño. Buesa fue asesinado el 22 de febrero de 2000 por la banda terrorista ETA junto a su escolta al explotar un coche bomba. Pero su compañero en las filas socialitas vascas Nicolás Redondo Terreros describe perfectamente la calidad democrática de Arnaldo:

"La situación era terrible y trágica. Fernando era el portavoz parlamentario, se tragó todos los debates políticos de aquella época, él es quien lleva toda la carga del Parlamento. Y al que contestaba Fernando siempre es a Otegi, todos los viernes intervenían. Además, con Fernando no había ninguna duda, tenía una contundencia verbal extraordinaria, siempre había conflicto en el Parlamento. Mostraban su oposición el uno al otro. Y, claro, cuando le asesinan, que veas al que más había debatido con él, que es Otegi, que no tengan ni un gesto, nada, nada. A mi no me dijo nunca nada, nunca. Y lo que es más importante, en público no hicieron nada, porque la banda les había dicho que de esto ni una palabra".

Las víctimas

Lo último que se ha publicado de Otegi es un libro de entrevistas editado por Gara, "El tiempo de las luces", en el que el batasuno dice pedir perdón a las víctimas del terrorismo, pero no por su pasado, o por los asesinatos de la banda terrorista, o por sus crímenes como miembro de la banda ETA, sino "si en mi condición de portavoz he añadido un ápice de dolor, sufrimiento o humillación". A día de hoy, Otegi no condena el historial de muerte de la banda terrorista ETA, por si alguno de los miembros del Parlamento catalán quiere tomar nota.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios