Menú

Moncloa para en seco la intención de Mas de hablar ante "estados nacionales"

Mas intentaba hablar en la cumbre 5+5, que reúne a países europeos y africanos que colindan con el mediterráneo. Moncloa lo ha impedido.

95
Mas intentaba hablar en la cumbre 5+5, que reúne a países europeos y africanos que colindan con el mediterráneo. Moncloa lo ha impedido.
Mas y Rajoy, con empresarios, en una imagen de archivo.

El Gobierno no le dio la oportunidad. Este miércoles se celebra en Barcelona el foro mediterráneo -entre los países de Europa y África que colindan con este mar- y la Generalidad intentó por todos los medios que Artur Mas participara e interviniera en la reunión. Si bien, será Mariano Rajoy -que "representa a todos"- el único que tome la palabra como anfitrión, como así estaba establecido desde el principio.

El plan de Mas chocó con la rotunda negativa de Moncloa. El servicio de protocolo del Ejecutivo remitió al equipo de Mas el lugar que le corresponde durante el acto. Como transcurre en el Palacio de Pedralbes, se le invita tanto a recibir a los representantes de gobiernos extranjeros -en concreto, ministros de exteriores- como a participar en el acto. "No podrá hablar porque no le corresponde, es una reunión entre estados nacionales", zanjaron las fuentes consultadas. "Ha sido invitado a tener el papel de un presidente de una comunidad autónoma", se añade.

Esto provocó la indignación de la Generalidad. Tanto que, durante toda la jornada, la incógnita residía en si el desplante de Mas iba a ser total, pero a media tarde Francesc Homs -consejero de Presidencia- anunció que participará en el saludo pero que, inmediatamente después, partirá hacia el Parlamento regional, que tiene un pleno que no ha sido aplazado. Esto es, saldrá en la foto pero no acompañará al presidente durante el acto, por lo que tampoco escuchará los discursos.

El tono de Homs fue de declarada beligerancia dialéctica: "No está en la línea del principio de buena colaboración institucional", en referencia al Gobierno. El consejero mantuvo varios contactos telefónicos con José Manuel García Margallo, ministro de Exteriores y organizador del acto. A él, le pidió que Mas pudiera tomar la palabra "tres minutos", pero tal extremo fue rechazado.

La postura del Gobierno está clara: quienes intervienen son "estados soberanos" y España estará representada por el jefe del Ejecutivo. La tensión entre Moncloa y la Generalidad va en aumento. Al presidente le preguntaron si, aprovechando su viaje a Barcelona, despachará con Mas: "Es que no me voy a ocupar. No tiene sentido. Vamos a dedicarnos a cosas que son muy importantes", zanjó, en declaraciones desde Panamá.

Ante el órdago secesionista, el Ejecutivo mantiene su estrategia: diálogo dentro del marco de la ley y el estado de derecho. Pero se admite el deterioro cada vez mayor de las relaciones, que sufrió otro capítulo con el plantón de Mas a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation