Menú

Pedraza defiende una manifestación contra "jueces y políticos"

La reunión se cerró este mismo miércoles por la mañana. Rajoy trató de calmar a las víctimas, pero Pedraza le dijo que "se podía haber hecho más".

93
La reunión se cerró este mismo miércoles por la mañana. Rajoy trató de calmar a las víctimas, pero Pedraza le dijo que "se podía haber hecho más".
Pedraza y Rajoy, con semblante serio, en la Moncloa | D. Crespo

El Gobierno trata como sea de evitar una ruptura con las víctimas. Tras un martes de indignación creciente, aumentada por el silencio del presidente, se anunció una reunión en Moncloa -que no estaba prevista, se concretó la mañana de este mismo miércoles- con el objetivo de tranquilizar al colectivo e intentar desactivar que la concentración del domingo sea declaradamente contra el Ejecutivo.

Mariano Rajoy recibió primero a Ángeles Pedraza -de la AVT- y media hora después a Marimar Blanco -de la Fundación de Víctimas, pero también miembro del PP vasco y próxima a la cúpula-. Así, el presidente logró una fotografía con la que escenificar que nada tiene que ver él con José Luis Rodríguez Zapatero, pero a día de hoy sigue sin pronunciarse sobre la sentencia de Estrasburgo.

Los cauces de comunicación no están rotos, pero la relación se ha deteriorado. Principalmente con Pedraza, que dirige la asociación mayoritaria. Aunque Moncloa le ofreció su sala de prensa, al término del despacho con Rajoy, decidió hacer declaraciones en la calle. "Que cumpla todo lo que ha dicho", le replicó al presidente en septiembre del año pasado, en el mismísimo homenaje de Miguel Ángel Blanco, a consecuencia del caso Bolinaga.

Hoy, las víctimas se siguen definiendo vigilantes, y preocupadas. Rajoy intentó calmarlas. A Pedraza le dijo que "todo" el Ejecutivo rechaza la sentencia de Estrasburgo así como su "sorpresa" ante la unanimidad alcanzada en el pleno y la rapidez de la Justicia. "Hemos agotado todos los recursos", le recordó. "La ejecución de las sentencias corresponde a los tribunales y no al Gobierno", quiso zanjar el presidente, según las fuentes consultadas.

Públicamente, Jorge Fernández Díaz insistió en que no existe "ningún margen de maniobra" por lo que "el Gobierno no puede hacer nada aunque duela profundamente y repugne". El propio presidente Así lo transmite también el PP en un argumentario interno a sus altos cargos: "España forma parte del Convenio Europeo de Derechos Humanos, por lo que las sentencias del Tribunal Europeo son de obligado cumplimiento".

Rechazo a que los etarras "salgan en bloque"

Ante este escenario, Rajoy le prometió a Pedraza, según ella mismo desveló, que trabajará "para que no haya una apertura donde salgan todos en bloque", en relación a los terroristas. "Se analizarán los efectos de la sentencia caso por caso", añadió, según fuentes de Moncloa. La presidenta de la AVT le agradeció las explicaciones, pero le reprochó que "se podía haber hecho más". Y por ello, ya en declaraciones a los periodistas, se reafirmó en la necesidad de salir a la calle "para pedir justicia".

"La manifestación es contra la injusticia que estamos padeciendo las víctimas, y en esa injusticia entran jueces, políticos y todo el mundo que ha cometido esas injusticias", sentenció la portavoz de las víctimas, que animó a la ciudadanía a arroparles. "Que venga quien quiera", dijo sobre la presencia de responsables políticos. Según el Gobierno, no abordaron este asunto en concreto. Rajoy le prometió otra reunión en breve, si bien Pedraza dejó entrever que, a día de hoy, no le acaban de convencer sus explicaciones.

El PP sigue sin saber qué hacer

Mientras, el partido que sustenta al Gobierno sigue sin formalizar su posición con respecto a la cita. Tras una jornada de muchos rumores, un portavoz de Génova avanzó que será este jueves cuando se tome una decisión, si bien las fuentes consultadas se decantaban por permitir "a título personal" acudan tantos cargos como quiera y que asista un miembro de la cúpula, como pudiera ser Jaime Mayor Oreja -que sigue sin aclarar si asistirá-.

Antes incluso de que Génova de su plácet, el PP de Madrid se adhirió al máximo nivel: sus tres principales representantes -Esperanza Aguirre, Ana Botella e Ignacio González- estarán acompañando a las víctimas. Y con ellos, se prevé un desembarco en Colón de diputados autonómicos y concejales.

El Gobierno respeta la protesta, pero asegura que tiene las manos atadas. Y promete, perjura, que no existe negociación ni tejemanejes con la banda terrorista. Sobre las víctimas, y tras la foto de Rajoy con Pedraza y Blanco, un portavoz precisó su "máximo respeto y cercanía" llegando a compartir "su dolor". Pero, en privado, existe preocupación por una concentración que pueda suponer un inicio de ruptura con las víctimas, en la que además esté un sector determinado del PP.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation