Menú

Rajoy y Rubalcaba se reunieron en secreto esta semana

Se saben pocos detalles. Rajoy deja claro que no habrá reforma de la Constitución, y añade: "Mi posición es clara, la existencia de la nación".

101

La noticia saltó con la comparecencia ya concluida. Se le preguntó al presidente, en hasta dos ocasiones, cuándo se iba a reunir con Alfredo Pérez Rubalcaba para abordar la situación de Cataluña, pero el despacho secreto ya se ha producido. Un portavoz del Gobierno no confirmó ni dónde -previsiblemente fue en la Moncloa- ni tampoco la fecha exacta -aunque desliza que se habría desarrollado esta misma semana-. El miércoles por la mañana, según el líder de la oposición, aún no se habían visto, informa Alicia González.

El propio Mariano Rajoy, ya sin cámaras delante, desvelaba el encuentro sin dar más detalles. Si bien, durante la rueda de prensa, daba pistas en este sentido: "Yo he hablado -con Rubalcaba- en bastantes ocasiones, lo he hecho en muy pocas fechas", contestó. El presidente mantuvo un tono conciliador con el líder del PSOE a pesar de que, en teoría, las relaciones quedaron rotas por el caso Bárcenas: "Constato que en los temas esenciales estamos de acuerdo".

De sus palabras, se desprende que la cita versó principalmente sobre Cataluña. Pero pudieron abordar otros temas. Así lo puso de manifiesto la vicepresidenta desde Madrid: "Cuando dialogan lo hacen con la sensatez y seriedad que requieren todos los asuntos", apuntó. "Por supuesto que hablan de numerosas cuestiones", añadió Soraya Sáenz de Santamaría al término del Consejo de Ministros.

La situación en Cataluña

En relación al órdago secesionista, y según la interpretación de Rajoy, "ni el PSOE ni el PP quieren romper un principio básico como es la soberanía nacional", y ése es el punto de encuentro. Aunque, a partir de ahí, empiezan las fricciones.

Sin perder el tono conciliador, el presidente dejó meridianamente claro que no habrá reforma de la Constitución. "Creo que en este momento lo más importante es mantener la estabilidad política. Es prioritario", zanjó en varias ocasiones, y así se lo transmitió en privado a Rubalcaba. Además, quiso recalcar que para tales cambios es obligatorio "un consenso suficiente" que a día de hoy no existe. "No lo veo", llegó a replicar.

En este sentido, y en un evidente intento de mantener los puentes tendidos con el PSOE, evitó hacer sangre sobre la propuesta federalista. "No voy a opinar sobre el asunto porque no lo conozco. El modelo que tenemos en España va más allá de los modelos federales", respondió. Fue, en todo caso, el único reproche hacia Rubalcaba: "Ir a no se sabe dónde no es lo mejor. España necesita estabilidad política", remachó.

Discurso patriótico

Así mismo, el presidente recuperó el discurso patriotico, y sin medias tintas: "Lo que se está planteando, de verdad, es la soberanía nacional. Y yo voy a defender la soberanía nacional", afirmó contundente. E hizo pedagogía: "Hemos vivido siempre juntos y siempre bien", empezó, para a renglón seguido destacar los lazos afectivos, sociales o económicos. "Mi posición es muy clara: la existencia de la nación española, la nación más vieja de España", sentenció.

Formalmente, Moncloa no informó del contenido del despacho con Rubalcaba. De nuevo fuera de agenda -como con Artur Mas-, acordado con sigilo y sin que supieran de él muchas personas. Si habrá un segundo encuentro poco se sabe, aunque de las palabras de Rajoy se podría deducir que no.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation