Menú

El Gobierno trabaja con el escenario de la imputación de la infanta Cristina

El Ejecutivo mantiene contactos habituales con Zarzuela y admiten información sensible contra la infanta. Se preparan para su imputación.

58
La infanta Cristina | Archivo

El Gobierno trabaja con un escenario que pondría, de nuevo, en apuros a la familia real. Existe documentación sensible que afecta directamente a doña Cristina, reconocen en privado. Y, en este sentido, se extiende la hipótesis de que, finalmente, el magistrado de Palma de Mallorca José Castro vuelva a acordar la imputación de la infanta. Sobre su marido, se insiste: no existe consigna alguna para salvarle, por lo que en absoluto se descarta que pudiera ser condenado a prisión.

Públicamente, el Ejecutivo y el partido que le sustenta mantienen la cautela y guardan silencio. Pero el caso Nóos es objeto de contactos con Zarzuela, y las fuentes consultadas ven "probable" la imputación de la hija menor del rey. La última decisión la tiene el juez, recuerdan, con independencia de lo que diga la Fiscalía, que recientemente siguió sin ver razones para inculpar a la infanta. Castro puede preguntarle al fiscal si, a tenor de las informaciones aparecidas, se le debe imputar, pero puede actuar como considere oportuno. Y el Gobierno cree que volverá a dar el paso.

En el entorno del titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Palma de Mallorca nadie duda a estas alturas de que volverá a imputar a Cristina de Borbón. Además, lo hará en cuestión de días, según mantienen las fuentes consultadas. El reloj corre en contra de la hija menor del rey.

Si bien, una cosa es la imputación y otra bien distinta que doña Cristina pudiera acabar en la cárcel. Según las fuentes consultadas, esta posibilidad hoy no se contempla. ¿Y renunciará a sus derechos dinásticos? Algunas voces entienden que mucho dependerá la presión de medios de comunicación, opinión pública e, incluso, formaciones políticas. Pero no hay una decisión tomada, aseguran.

El caso de Iñaki Urdangarín es distinto. Prácticamente desde el principio, fuentes del Gobierno apuntaron a la posibilidad de que podría ser condenado a prisión. Las cautelas se toman con la infanta, pero no con su marido. "Caerá sobre él todo el peso de la ley", suelen afirmar desde el Ejecutivo.

Fuera del "núcleo duro"

En todo caso, el Gobierno entiende que Zarzuela ha hecho un buen trabajo a la hora de diferenciar claramente a la infanta y su familia con el "núcleo duro" de la casa real. Tanto es así, que han puesto terreno de por medio: doña Cristina y sus hijos viven en Suiza. Mientras, la imagen del Heredero no puede ser más positiva en los círculos de poder, y las encuestas sobre su figura no son malas. Aseguran, además, que la imagen de don Juan Carlos se está recuperando y que la de doña Sofía, en su 75 aniversario, es buena.

Así pues, el futuro de la Corona sigue ocupando y preocupando al Ejecutivo. El monarca volverá a ser operado el 21 de noviembre, pero en Moncloa se cierra la puerta a una hipotética abdicación. "Está bien y con ánimo", repiten quienes despachan con él, a pesar de su delgadez. El compromiso del Rey con la institución es clara, zanjan: tanto con don Juan Carlos como con su hijo Felipe.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios