Menú

Decenas de cargos de la Generalidad superan los 100.000 euros al año

Directores generales, asesores y secretarios acumulan dietas y superan los 100.000 euros. Sus sueldos no se recortan pese a la "austeridad oficial".

0
Directores generales, asesores y secretarios acumulan dietas y superan los 100.000 euros. Sus sueldos no se recortan pese a la "austeridad oficial".
Artur Mas, en una foto de archivo

En plena fase de recortes en los servicios sociales, acumulando impagos a los farmacéuticos, con el patrimonio público en venta y rescatada por el Estado, la Generalidad de Cataluña es una empresa que paga muy bien a sus directivos, incluso mejor que a los consejeros del gobierno y al propio Mas. El "dream team" de la función pública catalana acumula sueldos por encima de los cien mil euros (el director de TV3 es el funcionario catalán mejor pagado, por encima de los 150.000 euros anuales) y dietas y complementos que en algunos casos llegan a los 25.000 euros al año por asistir a reuniones de las decenas de organismos, entes y empresas de la administración autonómica.

Mientras las empresas privadas reducen salarios para ganar competitividad, la Generalidad ficha altos cargos y asesores por cantidades equiparables a las de las grandes compañías antes de la crisis. Sin embargo, presume de austeridad y contención e incluso exhibe estos sueldos en una web dedicada a loar su transparencia. El cargo público mejor pagado de Cataluña, por ejemplo, disfruta de un salario bruto anual de 164.965 euros. Se trata de Eugeni Sallent, director de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, (CCMA), que incluye TV3 y Catalunya Ràdio.

El "dream team" de la Generalidad

La élite de altos cargos nacionalistas está compuesta por 22 personas, un "club" de cienmil euristas cuyo cometido en los últimos meses ha sido el de promover y ejecutar recortes en ámbitos como la sanidad o las infraestructuras. Tres son las áreas mejor pagadas de la función pública autonómica: medios de comunicación, hospitales y organismos dependientes del departamento de Territorio y Sostenibilidad.

Tras Sallent (informático de formación, procedente del grupo Godó y que comenzó su brillante carrera en la administración autonómica como gerente de la radio pública a mediados de los noventa), el segundo alto cargo mejor pagado es Joan Lluís Quer, presidente del organismo Infraestructuras de la Generalitat, cuyo sueldo bruto, sin contar dietas es de 150.550 euros. Le siguen Joan Antoni Gallego, director general de la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell, que cobra 144.187 euros; Josep Antoni Rosell, director general de Infraestructuras de la Generalitat, con 139.913 euros; Pere Calvet, director general de Ferrocarriles de la Generalitat, 130.913 euros; Brauli Duart, presidente de la CCMA, 129.679 euros; Josep Anton Grau, director general del Consorcio del Transporte Metropolitano, 127.807 euros; Josep Maria Piqué, director general del Hospital Clínico, 127.352 euros; Joan Bellavista, gerente del Consorcio del Puerto de Mataró, 125.859 euros; Olga Pané Mena, gerente del Consorcio del Hospital del Mar de Barcelona, 125.821 euros; Pilar Matesanz, directora de contratación de infraestructuras, 123.088 euros; Jordi Joan Rosell, director de "producción de infraestructuras", 123.088 euros; Enric Ticó, presidente de Ferrocarriles de la Generalitat, 121.854 euros; Joaquim Esperalba, gerente del Consorcio Sanitario del Maresme, 116.142 euros; Pere Vallribera, director gerente del Consorcio Sanitario de Tarrasa, 112.585 euros; Jaume Miranda, director del Instituto Cartográfico de Cataluña, 109.529 euros, Antoni Anglada, gerente del Consorcio Hospitalario de Vic, 109.504 euros; Miquel Arrufat, gerente del Consorcio Sanitario Integral, 109.451euros; Fèlix Riera Prado, director de Catalunya Ràdio, 106.557 euros; Ramon Mateu, director de estrategia comercial de la CCMA, 106.557 euros; Damià Calvet, director del Instituto Catalán del Suelo, 105.906 euros; Jordi Agustí Vergès, director de la Agencia Catalana del Agua, 105.613.

Estos 22 altos cargos cobran más que los consejeros de la Generalidad, cuyo sueldo bruto anual es de 103.176 euros y muchos de ellos más incluso que el presidente de la Generalidad, Artur Mas, cuyos emolumentos ascienden a 136.800 euros. Es el caso de los cuatro altos mejor pagados, Sallent, Quer, Gallego y Rosell. Se da el caso también de que algunos directores generales o incluso gerentes cobran más que los presidentes de los organismos en cuestión. En TV3, por ejemplo, gana más el antecitado Sallent que el presidente del Consorcio, Brauli Duart. Es también el caso de Ferrocarriles de la Generalitat, entidad en la que Pere Calvet, director general, con 130.913 euros (el quinto del top 22) supera en sueldo a su presidente, Enric Ticó, con 121.854 euros (número trece en el listado).

Otro tanto ocurre en Catalunya Ràdio, en el que el salario del director está muy por debajo del de Mònica Terribas, la presentadora del matinal, cuyo fichaje supone el desembolso de 240.000 euros al año, cantidad que podría verse incrementada hasta los cuatrocientos mil en el caso de que consiguiera acceder al liderazgo en su franja. Antes de pasar por el diario nacionalista Ara (donde cobraba 200.000 euros anuales como consejera delegada), Terribas fue directora general de TV3. Cuando fue sustituida por Sallent se ponderó el ahorro que el cambio suponía. A diferencia de Terribas, el sueldo de Sallent y el del resto de los altos cargos y consejeros es público gracias a la propia Generalidad, que esta semana había presentado a bombo y platillo un "código ético" para sus directivos adjunto a una web puesta en marcha el pasado 29 de julio.

Pese a que la Generalidad presume de transparencia, ética e incluso de contención salarial, sus altos cargos no están obligados a dar cuenta de sus retribuciones. Destaca el caso de la directora comercial de la Corporación Catalana de Medio Audiovisuales, Neus Comellas. "No autoriza su publicación", es lo que consta en el casillero del salario. El "dream team" de la Generalidad, que incluye consejeros, secretarios generales, directores generales, asesores de libre designación, gerentes, etcétera, no sólo vive de un sueldo.

Las numerosas dietas

La partida para dietas por asistencia a las reuniones de los múltiples consorcios, entes y empresas de la Generalidad es de setecientos mil euros anuales, con los que complementan sus salarios, por ejemplo, consejeros como el de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, que se embolsa 11.857 euros al año por acudir a los consejos de la entidad que gestiona el agua, el transporte o el suelo público. Felip Puig, consejero del departamento de Empresa y Ocupación de la Generalidad alcanza los 11.477 euros por dietas. La vicepresidenta del Gobierno, cuyo sueldo es igual que el de los consejeros, 103.176, también disfruta de esos complementos, con un montante de 6.306 euros anuales.

Asignado al departamento de Joana Ortega está, por ejemplo, Carles Viver Pi-Suñer, director del Instituto de Estudios Autonómicos y cuyo sueldo es de 102.907 euros. En su rango salarial también hay un nutrido grupo de altos cargos. En Presidencia, el secretario del Gobierno, Jordi Baiget Cantons; la directora del gabinete jurídico, Margarida Gil Doménech; el director del programa para crear la Agencia Tributaria Catalana, Juan Iglesias Capella (ex inspector de Hacienda) o Jordi Vilajoana Rovira, secretario general de Presidencia y negociador con Madrid.

A la consejería de Economía está asignado otro de los encargados de crear la Hacienda del Estado propio catalán, Jordi Boixareu Cortina, cuyo cargo es: "director del programa para la aplicación y desarrollo de los tributos de Cataluña". Cobra 98.780 euros al año. El departamento de Andreu Mas-Colell es uno de los que más fichajes ha realizado en 2013, pese a los recortes, las deudas y la dependencia financiera del Fondo estatal de Liquidez Autonómica. Al director del programa tributario se deben añadir los nombres de Elsa Artadi como directora general deTributos y Juegos, con un salario de 76.270 euros, o Lluís Mosella Ximénez, asesor personal del consejero con un sueldo de 62.988 euros.

Entre lo cargos más expuestos mediáticamente figura el de director general de los Mossos d'Esquadra. El puesto lo ocupa Manel Prat i Peláez, con un sueldo de 79.651 euros. Es este escalafón de director general uno de los más beneficiados por las dietas. Por ejemplo, el mismo Prat i Peláez que ha tenido que comparecer en el parlamento autonómico para explicar la muerte de un detenido, el denominado "caso Benítez" por el que están imputados nueve agentes, es miembro del consejo de administración de Ferrocarriles de la Generalitat, que tiene previstas cinco reuniones para este año a razón de 386,75 euros por cita.

El director general más beneficiado en este reparto es Ricard Font i Hereu, secretario de Infraestructuras, que acumula trece de estas dietas, algunas del orden de los 627 euros por encuentro, como es el caso del consejo de administración del ente Infraestructuras de la Generalitat. La suma permite a estos funcionarios llegar a la condición de cienmil euristas que ostentan sus inmediatos superiores.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD