Menú

Un senador socialista renuncia a parte de su sueldo… y lo pide de nuevo a los tres meses

El socialista Cascallana renunció a parte de su sueldo como senador pero volvió a pedirlo a los tres meses. Mientras, seguía ganando más de 7.000 €.

0
El socialista Cascallana renunció a parte de su sueldo como senador pero volvió a pedirlo a los tres meses. Mientras, seguía ganando más de 7.000 €.

Enrique Cascallana es conocido por su etapa al frente del Ayuntamiento de Alcorcón, al que dejó sumido en una de las mayores deudas municipales de España: más de 600 millones para una ciudad de 170.000 habitantes. Fue, entre otras cosas, el promotor del CREEA, una especie de centro cultural y "ciudad del circo" que ha costado 180 millones de euros, nada más y nada menos.

Perdió las elecciones en 2011, siendo sustituido por el popular David Pérez, pero no perdió su puesto de trabajo: al cargo de senador que ya tenía desde el año 2008 sumó ser elegido diputado en la Asamblea de Madrid. Además, siguió ejerciendo de líder del PSOE en el municipio de Alcorcón, puesto que abandonaría después.

La acumulación de sueldos, que ya había sido muy criticada en su etapa como alcalde, volvía corregida y aumentada, mientras los ciudadanos de Alcorcón sufrían las consecuencias de su gestión.

Tres meses de austeridad

Así, es de suponer que llevado por esta presión popular, Cascallana decidía renunciar a su "asignación constitucional" como Senador, lo que hacía mediante escrito a la cámara presentado el 2 de diciembre de 2011, justo un día después de cobrar la mensualidad correspondiente.

Sin embargo, sólo tres meses después el senador socialista parecía recuperarse de su ataque de austeridad y presentaba, el 20 de marzo de 2012, un escrito para "revocar la petición efectuada el pasado día 2 de diciembre", y volver a cobrar así su sueldo íntegro "con fecha 1 de abril de 2012".

Es decir, que Cascallana dejó de cobrar esa parte de su retribución como senador de forma íntegra sólo durante los meses de enero, febrero y marzo. La había cobrado un día antes de su petición y la cobró, con ese lapso de sólo tres meses, tras arrepentirse de su decisión.

¿Dejó de cobrar Cascallana?

Afortunadamente para él, durante estos tres meses Enrique Cascallana no dejó de cobrar una cantidad respetable de la Cámara Alta española. La asignación constitucional a la que hace referencia su escrito suponen, tal y como se puede ver en la propia página del Senado, 2.813 euros al mes antes de impuestos.

Pero a este dinero hay que añadirle una serie de complementos que se cobran en función de la participación del senador en diversas comisiones. En el caso de Cascallana, el socialista reparte su tiempo en hasta cinco comisiones diferentes:

  • La comisión especial para el estudio de la problemática de las personas desaparecidas sin causa aparente, de la que es vicepresidente primero y viceportavoz de su grupo.
  • La comisión de Interior, en la que es portavoz del grupo socialista.
  • La comisión Constitucional, donde ejerce como viceportavoz.
  • La comisión de incompatibilidades, en la que también es viceportavoz.
  • Y, por último, la comisión conjunta de las comisiones de Interior, de Educación y Deporte, y de Industria, Energía y Turismo, en la que es vocal.

Excepto en esta última vocalía, el resto de cargos están generosamente remunerados: ser vicepresidente de una comisión supone 1046 euros de complemento, lo mismo que ser portavoz en otra. La viceportavocía -que en algunos apartados de la web del Senado se denomina "portavoz adjunto"-, está remunerada con 697 euros al mes. Es decir, en virtud de todos estos complementos, Cascallana seguía cobrando 4.183 euros al mes por su trabajo en el Senado.

Todo sin contar otros beneficios menores como dietas de transporte o el hecho de que es la Cámara la que facilita teléfono y tablet a sus parlamentarios.

También en la Asamblea de Madrid

Pero eso no es todo. Como ya hemos comentado el exalcalde de Alcorcón es también diputado en la cámara regional. Por esta labor gana otros 3.503 euros al mes –de nuevo, antes de impuestos-.

En definitiva, durante los tres meses en los que renunció a su sueldo, Enrique Cascallana seguía ingresando 7.686 euros del erario público. Eso sí, una vez recuperados todos los ingresos a los que se supone que tiene derecho su sueldo rebasa holgadamente los 10.000 euros antes de impuestos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios