Menú

Los 10.000 aforados españoles frente a los cero de Reino Unido o Alemania

En otros países como Alemania, Gran Bretaña y EEUU, el blindaje de los políticos ni siquiera existe.

Libertad Digital
113

Más de 10.000 políticos españoles gozan de un conjunto de privilegios procesales-penales a la hora de ser juzgados por sus delitos. Este aforamiento implica la alteración de las reglas de la competencia judicial penal en beneficio de determinadas personas, en este caso, de la casta política española.

Los delitos de los aforados, por tanto, no los investiga un juez cualquiera, sino los dos tribunales de alto rango cuyos nombramientos están más politizados: el Supremo para cargos nacionales y los TSJ para los autonómicos.

En este sentido, cabe recordar cómo funciona este mecanismo burocrático-judicial para la protección de los políticos españoles. Los partidos eligen a los miembros del CGPJ, que, a su vez, nombra a los jueces del Supremo, quienes luego se encargan de juzgar a los cargos políticos.

En este sentido, Juan Luis Gómez Colomer, coautor del mayor tratado sobre el aforamiento, ha asegurado a El Mundo que "el aforamiento es un incentivo a la corrupción, porque facilita la impunidad de los políticos que delinquen." Tampoco es sorprendente, por tanto, que este verano sólo 19 diputados votaran a favor de la propuesta de la UPyD de anular este privilegio del que se benefician el presidente del Gobierno, sus ministros, los parlamentarios nacionales e inclusos cargos insólitos como los tres adjuntos al defensor del pueblo andaluz.

Uno de los grandes beneficiados de este privilegio fue el expresidente del Gobierno, Felipe González, que no fue imputado por los GAL. Otro dirigente socialista, José Blanco, tampoco fue juzgado por el caso Campeón.

Ejemplos de honestidad

Sin embargo, no todos los políticos españoles están de acuerdo en la necesidad de tener este privilegio. El expresidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, certificó su renuncia a este blindaje ante notario y una decena de periodistas. Santiago Cervera, detenido hace un año por un presunto chantaje, también renunció este privilegio para someterse a la justicia ordinaria, porque no le "parecía justo que me juzgara el Supremo por ser aforado en un asunto no relacionado con mi cargo".

En comparación con el resto de los países occidentales, Francia sólo blinda a su presidente y sus ministros, mientras que en Alemania, Gran Bretaña y EEUU este privilegio ni siquiera existe.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco