Menú

Cospedal dice que "sólo" el PP defiende a España de los "machetazos" de Mas

"Nos quieren robar la historia", alertó. Cospedal dijo que el PP es "el único partido catalán que defiende las leyes".

141
"Nos quieren robar la historia", alertó. Cospedal dijo que el PP es "el único partido catalán que defiende las leyes".
Sánchez Camacho y Cospedal, repartiendo fruta | PP/Tarek

No son momentos fáciles para el Partido Popular catalán. Según las encuestas, ya estaría por detrás de Ciudadanos y su líder, Alicia Sánchez Camacho, quedó muy tocada tras amagar con un proyecto fiscal para la comunidad que fue muy criticado por importantes sectores de su formación. Por ello, además de dar la tan esperada como contundente respuesta a Artur Mas, María Dolores de Cospedal buscó tanto insuflar ánimos como recuperar el discurso más identitario.

"Somos el único partido catalán fuerte que defiende la vigencia del ordenamiento jurídico y de todas las leyes", proclamó, menospreciando sin disimulo a Ciudadanos y otras fuerzas minoritarias -como UPyD y ahora Vox- que hacen de la unidad de España un pilar de su ideario. "Ésto sólo lo hace el PP en Cataluña. Es el único partido que defiende la visión integradora y cabal de todos los españoles", insistió.

"No es sencillo mantener un discurso ensombrecido por corrientes partidistas y sesgadas y mantener la bandera de la unidad, que es la bandera de toda España. Sois el orgullo del PP de toda España", sentenció, tratando de dar desterradas las suspicacias y críticas hacia Camacho que aún se escuchan en cuadros populares. De hecho, Cospedal tuvo aún un gesto explícito a la líder de los populares catalanes, que provocó que se emocionara. "Dais la talla cuando hay que dar todo lo que hay que dar", aseguró, mientras crecía la ovación después de que el partido -en voz de Jordi Cornet, su homólogo regional- le pidiera formalmente "ayuda" frente al secesionismo catalán.

Pese a la petición de Cornet, la secretaria general de los populares apenas estuvo unas horas en la Ciudad Condal. Suficientes, en todo caso, para dejar a un lado formalismos y denunciar "las quimeras" de Mas y asegurar que "la soberanía es algo que no se puede trocear". "Quien niegue que Cataluña forma parte de España y que es algo distinto que hay que separar a machetazos, es que no sabe nada de España ni de Cataluña", afirmó, no sin recalcar: "Los órdagos de Mas reflejan una inconmensurable incapacidades de gobernar y son irrealidades más próximas a las historias de ciencia ficción".

Una Cataluña "en quiebra"

Cospedal y Sánchez Camacho quisieron, desde el principio, desmontar los "mitos" de los secesionistas. "No se puede decir más alto. Os están engañando", dijo la número dos, poniendo como ejemplo que los portavoces de la Unión Europea ya han advertido que una Cataluña independiente quedaría fuera del euro y los Tratados. En el hipotético caso de la ruptura, describió un panorama desolador para Cataluña: "Nacería en quiebra, tendría muy complicado pagar a los funcionarios, faltaría liquidez para pagar a hospitales y escuelas", enumeró. Si bien, a renglón seguido, dejó claro que el Gobierno no permitirá que esto ocurra.

"Hay algunos que nos quieren robar la Historia, el presente y el futuro", resumió Cospedal, que defendió también "los sentimientos" de quienes se sienten catalanes y españoles. "La identidad ni se negocia ni se cambia a lo largo del tiempo", recalcó. "No se le puede dar un mordisco a España porque le interesa a un gobernante", fue otro de los titulares que ofreció.

El PP espera el discurso de Rajoy

Tanto Cospedal, como posteriormente Alberto Núñez Feijóo -otro de los principales platos de la primera jornada de cónclave-, se revolvieron contra quienes critican la supuesta inacción de Mariano Rajoy denominándola "responsabilidad". En este punto, el gallego dijo que la Historia pondrá al presidente en su sitio: "Juzgará su prudencia e inteligencia" frente a los "banderazos" de Mas para no afrontar la grave crisis económica.

Precisamente, el presidente tomará la palabra este sábado en Barcelona, en una intervención que en la Moncloa tachan de "peso" y que lleva días generando una enorme expectación. "Será un discurso importante", aseguran desde el Gobierno, una vez los puentes con Mas quedaron definitivamente "rotos". "En un mundo civilizado no se puede vivir al margen de la ley", zanjó Jorge Fernández, el último ministro en pronunciarse antes de la llegada de Rajoy al foro del PP.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation