Menú

El PP apuesta por Cañete y Mar Blanco a la espera del veredicto de Rajoy

Continúa la intriga. Se duda sobre el futuro de Iturgáiz mientras que Carmen Fraga ya ha dicho que no repetirá. Cañete y Blanco, en boca de todos.

15

Mariano Rajoy ya no tiene excusa. Hasta la fecha, aducía que el PSOE aún no tenía cabeza de cartel a las europeas para así demorar su decisión. Pero la designación de Elena Valenciano le obliga a tomar decisiones porque "no podemos perder ni un minuto de campaña", en voz de un miembro de la dirección nacional. Algo a lo que añadir al nerviosismo en el seno del partido: "debimos de empezar a trabajar en las elecciones a finales de 2013, pero seguimos con los brazos cruzados", en voz de un alto cargo.

La toma de decisión, en todo caso, parece inminente. El PP europeo celebra su congreso el segundo fin de semana de marzo y Rajoy ha de llegar con su candidato. Además, la última semana del mes se producirá el Debate sobre el estado de la Nación y el presidente pretende centrarse en él sin problemas internos. "No hay otra opción", reconocen en su entorno. Prácticamente todos los cargos apuntan a Miguel Arias Cañete como candidato, pero a renglón seguido recalcan que no están en "la cabeza" del jefe, y la incógnita continúa. "Yo apuesto por Miguel y el retraso se puede deber a que como es ministro tiene que cerrar asuntos", en opinión de un cargo clave de la cúpula. Desde el grupo en Bruselas, al máximo nivel, tampoco tienen dudas: "debe ser él, por sus conocimientos de la UE y porque sabe negociar", subrayan.

"Soy una persona que siempre ha sido muy disciplinada en su partido. Cuando me han mandado ser concejal lo he sido, cuando me han promovido para otra cosa, lo he sido. Estoy a las órdenes del partido para lo que estime conveniente, pero tenemos mucho banquillo en el Partido Popular", contestó el aún ministro de Agricultura en los pasillos del Congreso. "Yo no soy candidato porque mi partido todavía no lo ha nombrado", precisó.

En el PP se ha instalado la idea de que será candidato por "un favor" a Rajoy, pero que no le apetece en absoluto. "Para él, lo mejor es que hubiera sido Jaime Mayor Oreja", opinan varios diputados. En todo caso, no se quedaría mucho en la dirección de los populares europeos: también son mayoría quienes creen que el paso último es recalar en una Comisaría.

Marimar Blanco parece con un pie en Bruselas, a tenor de los comentarios de varios de sus compañeros. A muchos les sorprendió como "colaron" su nombre en una reciente encuesta de La Razón, en la que le daban como favorita. Seguro es que en la zona noble de la lista estará Ramón Luis Valcárcel, todavía presidente de Murcia, y se especula con la posibilidad de que Javier Arenas también vaya a la UE.

Por su parte, Carmen Fraga -hija del presidente fundador, Manuel Fraga- confirmó que no se presentará a la reelección, tal y como avanzó ABC. A ella se suman Alejo Vidal Quadras -tras su portazo y marcha a Vox- y Jaime Mayor Oreja –que anunció que ni encabezará ni formará parte de la lista electoral-.

Las apuestas en Bruselas

En Bruselas, el equipo de 25 eurodiputados populares (mermado ahora por las "bajas" de Vidal-Quadras y Mayor) lleva meses instalado en la atmósfera de que las elecciones son inminentes. A cien días de los comicios del próximo 25 de mayo, y ante la ausencia de listas, las filas populares hacen sus propias cábalas y conjeturan en ascensores y pasillos con cuál podría ser el cartel popular para una cita clave.

Aunque el nombre que más eco tiene es el de Arias Cañete, tampoco falta quien apunta hacia otros nombres, también estratégicos de cara a que España gane poder en puestos clave de las instituciones. Así pues, a ojos de algunos eurodiputados, "no sería descabellado un Íñigo Méndez de Vigo como jefe del grupo popular". La opinión, que todavía no deja de ser un chascarrillo, se sostendría por la conocida sintonía del políglota secretario de Estado para la Unión Europea con los altos mandos del grupo, que ahora estaría en busca de un candidato de compromiso para sustituir al francés "de querencia alemana" Jospeh Daul. Menos entidad tendría, en cambio, la deducción de dicho movimiento a partir del hecho (contrastado) de que los viajes del secretario de Estado a Bruselas son frecuentes. Éstos, e incluso sus citas con altas instancias, se explican sin dificultad por la naturaleza de su actual cargo.

No falta tampoco quien, en tono distendido, apuesta por el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, otro viejo conocido en Bruselas. "No le importaría volver por la puerta grande", interpretan algunos cargos, pese a que en la dirección nacional no ven factible "a día de hoy" ese movimiento.

En todo caso, los números no engañan. De los 751 miembros que conformarán el próximo Parlamento, 54, exactamente los mismos que ahora, corresponderán a España. En esta ocasión, al PP le tocará concurrir a las elecciones tras el desgaste de dos años de Gobierno y disputarle esos escaños al descontento ciudadano y al auge de las formaciones que, como UPyD, Ciudadanos o Vox, aspiran a romper con el bipartidismo. Así las cosas, y con las encuestas más optimistas en la mano, los populares dan por hecho que sacarán, en el mejor de los casos, 20 escaños, cinco menos que en la actualidad. Con todo, la mayoría apunta a que "el batacazo no será para tanto".

En todo caso, son menos puestos a repartir entre los que quieren quedarse (prácticamente todos, muchos de ellos, veteranos que encadenarían ya su tercera o cuarta legislatura) y las "nuevas novias", entre las que ya ha trascendido el nombre de Valcárcel.

El caso de Carlos Iturgáiz

El caso de las víctimas del terrorismo es especialmente delicado, habida cuenta del descontento generado en buena parte de este colectivo hacia la política antiterrorista del Gobierno. De hecho, antes de que trascendiera la marcha de Mayor Oreja, algunos de sus compañeros analizaban que la fulminación de la doctrina Parot le había "hecho la campaña a Jaime", al que presidente Rajoy habría exhibido como garantía de los principios de siempre para tranquilizar a sus votantes descontentos.

Esas mismas voces dan por hecho que si de alguien no prescindirá el partido es de Teresa Jiménez Becerril y de Carlos Iturgáiz , nombres vinculados también a la firmeza contra el terrorismo etarra, en especial ahora que crecen las críticas contra el Gobierno y que varias víctimas han abandonado el PP para militar en distintos partidos. Con todo, la anunciada llegada de Mari Mar Blanco y los movimientos en la dirección del PP vasco podrían suponer algún cambio también en ese frente.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation