Menú

Rajoy pone dos retos a Moreno: la Junta y la unidad del PP andaluz

El presidente ya hace campaña para las europeas. Frente a los "prejuicios trasnochados", proclama la recuperación. Bendice la elección de Moreno.

24
El presidente ya hace campaña para las europeas. Frente a los "prejuicios trasnochados", proclama la recuperación. Bendice la elección de Moreno.
Rajoy el nuevo presidente del PP Andaluz | PP/Tarek

Aún sin candidato, Mariano Rajoy se echa la campaña a los hombros. La impresión en las altas esferas del Gobierno y del partido es que el anuncio debe estar al caer y que se podría producir antes del congreso de Dublín -que da inicio el próximo jueves-, a pesar de que María Dolores de Cospedal afirmó que "seguramente" se sabrá después por la toma de decisiones que allí se espera. Hasta que el dedo divino se pose sobre alguien, el presidente dio las claves de su estrategia dejando claro que será actor clave en los mítines de aquí a la cita con las urnas.

"Aún sentimos turbulencias pero el grueso de la tormenta ha pasado y la desconfianza se ha alejado para no volver", proclamó en la clausura del congreso del PP andaluz. El presidente derrocha optimismo frente a los agoreros: "El signo es muy distinto, es el signo de la ambición y del optimismo", se defendió tras un Debate del estado de la Nación en el que se le acusó de vivir de espaldas a la realidad. "Hemos conseguido cambiar la tendencia. De caernos a levantarnos, de la recesión, al crecimiento", y volvió a poner como ejemplo que "lo dicen todos aquellos que nos ven desde fuera", en relación a organismos internacionales y económicos y medios de comunicación.

El jefe del Ejecutivo intentará que cale esta idea de aquí a las elecciones europeas. La recuperación a su juicio es un hecho y existen datos objetivos al respecto. Y esa "luz al final del túnel" se debe a dos razones fundamentales: el esfuerzo de los españoles y las reformas, que han de continuar. "Esta legislatura comenzó bajo el signo de la crisis y hoy digo que va a ser la legislatura de la recuperación en la que se habrá puesto las bases sólidas para el futuro de nuestro país", insistió ante un auditorio tan abarrotado -unas 2.000 personas- como entregado.

Críticas al PSOE

En frente de esta realidad situó al PSOE y al resto de la oposición. No citó a Alfredo Pérez Rubalcaba, pero a él dedicó su golpe más duro. La salida de la crisis "la ven desde dentro sin las anteojeras de prejuicios ideológicos trasnochados", en referencia al líder de la oposición en el gran debate parlamentario. Y desmintió sus armas electorales: "En España ha un sistema público de pensiones, sanitario y educativo universal, público y gratuito".

Incluso se atrevió a asegurar que "empezamos a ver la luz en el tema del desempleo". La prueba, a su juicio, es que la tendencia ha cambiado y "hay más cotizantes a la Seguridad Social". Y avanzó que los datos relativos a este mes de febrero -que se harán públicos el martes- serán mejores que los de 2013.

Bendice de la designación de Moreno

Ahora bien, si Rajoy regresaba a Sevilla era para dar un respaldo explícito a Juan Manuel Moreno, recién elegido presidente de los populares andaluces. La fotografía era potente. Junto a él, Soraya Sáenz de Santamaría y seis ministros de su gabinete. "El partido ha estado a la altura de las circunstancias y ese es el mejor mensaje que se puede mandar al conjunto de la sociedad. Quién sabe sacar bien su propia gobernanza puede ocuparse de lo que es de todos", destacó, intentando cerrar las heridas nacidas por su designación, que él negó nada más llegar -"Nunca las ha habido", espetó-.

La brecha sigue siendo, en todo caso, una realidad. María Dolores de Cospedal apenas duró una hora larga en la capital hispalense y la abstención en la votación fue lo suficientemente llamativa en Sevilla como para ser destacada por la prensa regional. Rajoy agradeció el papel de Juan Ignacio Zoido y de José Luis Sanz; ambos, fuera ya del nuevo núcleo duro. Al primero, le dijo que sabe "como son estas cosas"y agradeció el "gran esfuerzo personal". Al segundo, que no perdió la cara de circunstancia en todo el cónclave, también le lanzó un mensaje: "Aquí seguimos todos y todos seguiremos aportando lo mejor a este partido como tú has hecho siempre".

Entre Moreno y Javier Arenas, Rajoy parecía sentirse a gusto. Aunque dejó claro que el reto es harto complejo: "Mantener la cuenta de resultados y mejorarla". Esto es, llegar al palacio de San Telmo y no perder "la unidad del partido y su fortaleza". "Sumar a todos", resumió, sintiéndose cómodo con el discurso del centro que Moreno hizo sólo minutos antes. Rajoy le reclamó "sumar a más personas a este proyecto donde no sobra nadie y hace falta mucho".

Ahora, a Moreno -que se emocionó en varias ocasiones- le toca patearse Andalucía, donde es un gran desconocido. Y, poco a poco, ganar influencia y que la sombra de Arenas no sea tan alargada. "La tarea es importante pero apasionante", resumió Rajoy, que dijo que el hoy líder regional "siempre" había querido el puesto. "Tú lo has querido y todos te vamos a ayudar, yo el primero".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation