Menú

Fin del farol: el PSN no presenta moción contra Barcina

Se confirma, como adelantó LD, que no habrá moción en Navarra. Rubalcaba gana y a Jiménez ya le piden primarias.

37

La historia se repite. En 2007, el amago de una moción de censura del PSN acabó con la cabeza de Fernando Puras, entonces líder del PSN, dimitido por José Blanco desde la dirección Federal y sustituído por el actual Roberto Jiménez. Siete años después, quien proclama "aquí el PSOE soy yo", no sólo ha tropezado con la misma piedra en forma de farol frustrado, sino que ha comprobado que en el PSOE quien manda es Rubalcaba, y que ni siquiera en Navarra manda él.

Por una pírrica victoria de 80 votos a favor, de 160 presentes, el Comité Regional del PSN acata la decisión de Ferraz, aunque lo hace dejando patente la absoluta división de los socialistas navarros. Hay mayoría de los asistentes. La resolución del Comité registró 80 votos a favor, 45 abstenciones y 7 en contra. Tal y como adelantó Libertad Digital, no presentarán moción de censura en el parlamento Foral ni apoyarán una moción que pudieran presentar otros grupos.

Sin embargo, tras un tenso y largo debate de casi cinco horas, hubo que incluir guiños a los críticos que se cuentan también entre los oficialistas cercanos a Jiménez. En la resolución aprobada, la Ejecutiva del PSN acata, pero manifiesta su "disconformidad" con la prohibición acordada este miércoles por la dirección federal del PSOE, a quien piden "reconsiderar la decisión de presentar una moción de censura".

Presión es la palabra que lo resume todo. Hacia dentro y hacia fuera. Dentro de la reunión, el líder del PSN tuvo que autojustificarse diciendo que el anuncio de la moción, antes de la comisión de investigación, lo hizo "para presionar a Barcina para que se fuera". A su salida del Comité fue preguntado por su dimisión: "No la manejo". Y repitió el mantra adelantado por este diario el pasado lunes: "Yolanda Barcina está parapetada en Bildu y sigue siendo presidenta gracias a Bildu". La presión centrífuga viene de Ferraz. Fuentes navarras apuntaron a que, en la tarde de este jueves, Ferraz envió un burofax recordando que no pueden presentar la moción y que "si lo hacen, tendrá que ser con otras siglas", según informa desde esRadio Pamplona, Cristina Altuna. Pero la dirección federal desmiente tal comunicación por la tarde sino "un recordatorio por la mañana".

La realidad es que Roberto Jiménez tiene las horas contadas. Tal y como quería Rubalcaba, a quienes muchos achacan su respaldo inicial al PSN, y otros, entienden ese apoyo como "la forma que Alfredo tiene de sacrificar a alguien". Acompañarle de la mano hasta el filo del acantilado y, una vez alli, decirle "ahora sigues sólo". Tras mandar a su emisario, Antonio Hernando, diez días a Pamplona"para buscar aspirantes", el melón ya se abierto de facto.

El ala más crítica hizo público otro documento, al que tuvo acceso Libertad Digital, promovido por Manuel Campillo y Amanda Acedo –perdedora en el 9º Congreso frente a Roberto Jiménez en 2008-, en el que exigían elecciones anticipadas, la"dimisión del secretario general del PSN"como "único camino posible para recuperar la imagen del partido"; solicitar a Ferraz "el nombramiento de una Comisión Gestora que dirija al partido hasta el nombramiento de una nueva Ejecutiva"; y unas primarias como "proceso establecido" para nombrar sustituto de Roberto Jiménez. La dirección no ha permitido el debate de esta propuesta alegando que no estaba en el orden del día.

El partido, partido

El Comité Regional se inició con treinta minutos de retraso y con los ánimos más que caldeados en la sede del PSN en Pamplona. Una hora antes y sin previo aviso, la Ejecutiva regional se reunía en la misma sede socialista envuelta en un halo de mutismo que envolvía a todos sus dirigentes. Entre voces que vaticinaban una dimisión, el líder del PSN llegó sonriente, afirmando que se encontraba "muy bien" aunque declinando hacer declaraciones.

Pocos se atrevieron a hacerlos. Entre ellos, el portavoz del PSN, Pedro Rascón, que reconocía la desautorización hacia el PSN y no pretendía esconder cómo se sentía: "Mal. Evidentemente mal. Es la sensación de haber hecho un trabajo por convicción que ahora parece que se va a echar por tierra". Preguntado por posibles dimisiones, solemnizó: "cada uno tendrá que asumir sus responsabilidad".

Algo que también fue apuntado por el también diputado César López Dios, para quien "ha sido imprudente" Roberto Jiménez anunciando una moción de censura "antes incluso de que la comisión de investigación se produjese". En el mismo sentido, el ex consejero Anai Astiz aseguró: "no sería capaz de decidir que es lo que tendría qué hacer Roberto porque creo que es una decisión del conjunto del partido".

¿Habrá dimisión?

Desde el miércoles por la noche Roberto Jiménez se sabe en la cuerda floja. Minutos antes del comunicado de la Comisión Ejecutiva Federal, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, le comunicó la decisión por teléfono, cuentan a este diario fuentes cercanas. Aunque en los últimos días ha sido personalmente Alfredo Pérez Rubalcaba quien se ha comunicado con su representante en la Comunidad Foral. El número tres del PSOE le apeló al "derecho a decidir de la mayoría en un partido democrático" y le insistió en que no quedaba otra salida que acatar la decisión. Presionado por los rumores crecientes sobre una posible expulsión, Jiménez le contestó diciendo que así sería, pero le manifestó el "enorme cabreo" de un PSN que hoy se siente contra las cuerdas.

"Si dimite, es su decisión personal", dicen a Libertad Digital fuentes de Ferraz. "Él sabrá si se ha sentido desautorizado por la Ejecutiva", añaden como si quisieran marcarle el camino hacia la puerta de salida a "quien más se ha empeñado en presentar una moción de censura". No recuerdan ya en la dirección federal del PSOE el apoyo inicial de la Ejecutiva a la moción de censura, hasta el punto de haber desautorizado a la número dos, Elena Valenciano, porque la Ejecutiva "respalda la decisión del PSN". Hoy se justifican diciendo que "era una forma de meter presión a Barcina" para que presentara su dimisión.

Proetarras a las puertas

La dirección del PSOE informaba a media tarde en un SMS de que "el entorno de ETA convoca caceroladas contra el PSN y Rubalcaba". Alrededor de trescientas personas, según informa EFE, convocadas por el sindicato LAB se concentraron frente a la sede del PSN en Pamplona para protestar por lo que califican de "mazazo" del PSOE. En señal de repulsa por el freno a la moción de censura, exhibieron pancartas en la que se leen la ya famosa frase de Jiménez: "El PSOE en Navarra soy yo". Hasta pasadas las once de la noche, la sede del PSN en Pamplona estuvo custodiada por agentes de la Policía, mientras se sucedían las pitadas a cada dirigente que se asomaba a las puertas.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco