Menú

Moncloa se revuelve contra el mitin de Mas y exige respeto al legado de Suárez

Para el Ejecutivo, Mas rompió "la armonía" en el Congreso haciendo un "auténtico mitin". "Hoy no era el día", lamentaron PP y PSOE.

34
Para el Ejecutivo, Mas rompió "la armonía" en el Congreso haciendo un "auténtico mitin". "Hoy no era el día", lamentaron PP y PSOE.
José Manuel García-Margallo, ministro de Exteriores. | Archivo

Lo ocurrido dejó perplejos a los miembros del gabinete. Tras visitar la capilla ardiente de Adolfo Suárez y presentar sus respetos a la familia, Artur Mas no dudó en hacer un "auténtico mitin" a las puertas del Congreso con parte de su amplio séquito detrás de él. "Suárez nunca miró hacia otro lado, se enfrentó a los problemas, no los rehuyó", afirmó, en alusión a Mariano Rajoy.

El paso de Mas por la sede de la soberanía nacional causó "espanto" a no pocos cargos del Ejecutivo y el PP. Primero, por la "enorme" comitiva que llevaba frente a la discreción del resto de sus homólogos. Para continuar, porque sólo instantes después de velar los restos de Suárez ya murmuraba en los pasillos sobre la tensión política en Cataluña. Pero, principalmente, por el discurso lanzado "apropiándose" del legado del primer presidente "para hacer campaña". "Respeto", le exigieron uno tras otro los cargos consultados por este diario.

Así, frente a las breves declaraciones del resto de líderes autonómicos sin ningún tipo de apreciación política, Mas -con varios cargos de CiU pocos metros detrás de él- defendió que "a grandes retos, grandes soluciones" y reclamó "coraje para enfrentarse a situaciones que en parte son de antes y en parte nuevas".

Mientras él hablaba, cargos del PP observaban la estampa: "Hoy no era el día", coreaban enfadados. También desde el PSOE mostraron su malestar, según informa EFE. "Mas estaba invitado como cualquier presidente autonómico más. Nadie ha sacado el pie del tiesto menos él. Puede que eso le valga en Cataluña y en sus medios subvencionados, pero ha quedado a la altura de los caballos", era el análisis de un alto cargo gubernamental, que no descartó que se le haga llegar el malestar de Moncloa.

La comparecencia del 8 de abril

"Si lo que quiere es hacer un mitin", le retaron desde fuentes de la dirección del Grupo Popular, "que venga a comparecer" en el pleno que el día 8 de abril debatirá el órdago separatista que nació en el Parlamento catalán. "Y se dará cuenta de cuál es la voluntad popular, como le ocurrió a Ibarretxe", zanjaron.

Para los cargos consultados, Mas rompió la "armonía" de un día en el que el consenso estaba siendo la tónica: de la fotografía de los tres expresidentes vivos a la de miles de ciudadanos que, pese al mal tiempo, se agolparon para darle el último adiós a Suárez. Un ministro compartió su enfado en conversación informal: "Él sabe que no era el día" y que "ha querido instrumentalizar un espíritu -el de Suárez- que era todo lo contrario". Y rememoró la declaración institucional de Rajoy el domingo: "El mejor homenaje es esforzarnos por seguir el camino que él mismo nos marcó" que es "el del entendimiento, la concordia y la solidaridad entre españoles".

En su intervención, en la que admitió preguntas, Mas no aclaró si le hubiera gustado encontrarse con el jefe del Ejecutivo en la Cámara Baja -se había ido bastante antes- ni tampoco si tiene intención de verle en fechas próximas. Y lo que dijo, desde luego, no ayuda a tender puentes, según fuentes del Ejecutivo. El propio Mas, en conversación informal, reconoció que el ambiente está caldeado políticamente.

Según Rajoy, Mas se ha metido en un "callejón sin salida" y no puede pedirle ahora que le saque. Pero el tiempo pasa y, de momento, el líder catalán sigue sin dar el esperado pasa atrás. "Están a tiempo de rectificar, me gustaría que no dieran pasos hacia ninguna parte", le imploró la pasada semana desde Bruselas, siendo ya conocidas sus líneas rojas.

Poco después de que Mas se marchara rodeado de afines y una auténtica nube de periodistas, llegó la contestación oficial con nombre y apellidos, pero no desde el Congreso sino desde Manila (Filipinas). Y de nuevo fue el titular de Exteriores, que parece haberse convertido en el principal portavoz en esta materia. "Suárez hubiera actuado igual que está haciendo Rajoy para resolver los problemas con Cataluña", fueron las palabras de José Manuel García Margallo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation