Menú

Rajoy no descarta una gran coalición en la que Rubalcaba sea clave

En el Gobierno hay quienes defienden la fórmula. También en círculos empresariales. Sobre Cataluña, Rajoy dice que coinciden "en lo esencial".

147
En el Gobierno hay quienes defienden la fórmula. También en círculos empresariales. Sobre Cataluña, Rajoy dice que coinciden "en lo esencial".
Mariano Rajoy, durante un mitin en Zaragoza el pasado viernes | EFE

El presidente se entiende con Alfredo Pérez Rubalcaba. Despachan más de lo que se publica y Mariano Rajoy suele decir que "en lo esencial" están de acuerdo. Principalmente, en lo relativo a la unidad nacional y a la obligación de todos de cumplir las reglas de juego. ¿Podrían PP y PSOE protagonizar una coalición al estilo alemán? En privado no se descarta, pero las fuentes consultadas en el Ejecutivo recalcan que "no es el momento" de plantearla.

La hipótesis existe y tiene apoyos en el gabinete. Hace ya tiempo que se plantea en comidas y conversaciones distendidas. Según esta teoría, las elecciones generales -ya sean a final de 2015 o en 2016- podrían ofrecer un Parlamento fragmentado en el que ninguna de las dos grandes formaciones cosecharía una amplia mayoría. A partir de ahí, las alianzas con el resto para hacerse con el poder serían complejas: "imposible" en el caso del nacionalismo catalán, según pone como ejemplo un ministro, y "muy difícil" con otras formaciones minoritarias -como UPyD-, con la que "puede que ni tan siquiera sumáramos".

Si este escenario se llega a producir, en el Gobierno no son pocos quienes coinciden en que Rajoy apostará por la "estabilidad", una de sus principales máximas como hombre de Estado. Y, en aras de esa calma institucional, el pacto con el PSOE no se puede descartar y, según las fuentes consultadas, gusta y mucho en algunos círculos empresariales.

En todo caso, reiteran, no ha llegado el momento de plantear este marco. "Estamos en elecciones", repiten. Y esto quiere decir que ni Rajoy ni Rubalcaba se van a quemar haciendo suya esta jugada, si es que al final dan el paso. Así, en el Gobierno incluso llegaban a perdonar que el líder socialista se apresurara a decir que no a la coalición tras las declaraciones de Felipe González. "Se lo deja en bandeja a IU, que basa su campaña en decir que PP y PSOE son lo mismo", argumentaron. "No podía hacer otra cosa que desmarcarse de forma tajante. Es lógico", le excusan, pese a que el PP -en voz de Esteban González Pons- le recordó el modelo alemán y pidió que no se mienta.

Y es que el papel de Rubalcaba es también decisivo, según entienden en el Ejecutivo, si la gran coalición va tomando forma. "Con ningún otro del PSOE sería posible", llegan a afirmar algunas fuentes gubernamentales. Quienes ven con buenos ojos el pacto van más allá y aseguran que "lo ideal" sería ganar los comicios europeos pero sin arrasar al PSOE. Así, exponen, el líder socialista podría mantener cierto oxígeno y presentarse a las primarias. Algunos dicen que a Rajoy le gustaría que Rubalcaba continuara.

El que históricos como Ramón Luis Valcárcel y el candidato Miguel Arias Cañete, ambos con una interlocución que se presupone fluida con Rajoy, hayan reflexionado en este sentido no hace sino corroborar que la cuestión, lejos de ser una ensoñación, se analiza a medio plazo. "El PP siempre pondrá los interés generales por delante de cualquier tipo de interés partidista", en palabras de Jorge Fernández Díaz. El presidente en ningún momento se ha posicionado, si bien es conocida su defensa del bipartidismo de cara al 25-M.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation