Menú

El Gobierno reconoce que aún no ha resuelto el aforamiento del Rey

"En cuanto podamos informarles del contenido y el plazo lo haremos", responde la vicepresidenta. El aforamiento no estará listo para el día 19.

91

Para la Casa del Rey, "lo razonable sería aforar" a don Juan Carlos para evitar así "disparates". Y el Gobierno, en un marco de "discreción", dice llevar desde marzo estudiando su encaje para cuando deje de ser monarca. Así lo confirmó la vicepresidenta, aunque sin aportar aún muchas claves. Se está elaborando una ley orgánica -no puede hacerse vía decreto- cuyos detalles se darán a conocer en breve, pero no estará lista para antes del próximo 19 de junio, día en el que jura don Felipe.

Soraya Sáenz de Santamaría se vio en la obligación de reconocer que existen algunas cuestiones que no están resueltas. Y ello pese a que, en principio, la abdicación ha sido una decisión muy meditada. Un "vacío legal" a partir del día 18 -cuando don Juan Carlos sanciona su última ley, la de la abdicación- ante "el que estamos trabajando e, indudablemente, en cuanto podamos informarles de la fórmula, el contenido y del plazo lo haremos", trató de saciar la expectación mediática. Aunque se tiene "perfectamente elaborado lo importante", quiso enfatizar. Al término del Consejo de Ministros, todas las preguntas de los periodistas se centraron en el relevo en la monarquía.

La cautela fue más protagonista si cabe en las respuestas de la portavoz. "Es una ley orgánica que tiene que ser aprobada por las Cortes generales", fue lo más que apuntó. Fuentes de la Moncloa explicaron que, aunque la ley sea tramitada por el procedimiento urgente, pasarán unos días desde la proclamación de don Felipe como Rey para que el asunto esté cerrado. Pero insistieron en el ya consabido mensaje de tranquilidad: "no creo que don Juan Carlos se ponga a atracar bancos", tiró de ironía un asesor. Además, la vicepresidenta recordó que el Rey "tiene inviolabilidad" y "uno no deja de ser inviolable a futuro".

Sáenz de Santamaría tampoco quiso avanzar los detalles de la proclamación porque, argumentó, tal información tiene que ser aportada por el Congreso de los Diputados y la Zarzuela.

"No se entiende" la postura de CiU

En el capítulo más político, lanzó un serio aviso a CiU. En línea con el presidente -que reclamó dejar a un lado "la política pequeña"-, la vicepresidenta llamó "a la reflexión" y pidió "no mezclar debates" ante la amenaza de Artur Mas de no asistir al Congreso y la mezcla constante de la cuestión con el órdago separatista. "No se entiende ni me parece muy oportuna la posición. Siendo un partido de gobierno, tiene que reflexionar todavía más", llegó a afirmar.

Le preguntaron expresamente por el papel de Duran Lleida, con el que se le presupone una fluida interlocución. La portavoz no le instó a que deje la Comisión de Exteriores, pero le exigió explicaciones ante la abstención de CiU en la votación del día 11 sobre la abdicación del Rey. Así, dijo, "nos clarificará a todos también por qué se toman determinadas decisiones".

También como Mariano Rajoy y frente a la posición de CiU, Sáenz de Santamaría destacó "la colaboración" del PSOE y, en especial, de su secretario general. "Ha sido muy leal y con absoluta normalidad, y yo lo quiero poner en valor", afirmó. El presidente desvinculó la decisión del Rey de la marcha de Alfredo Pérez Rubalcaba.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation