Menú

Rajoy advierte de que no dará "facilidades" a Escocia para ingresar en la UE

El presidente habla con Cameron y los otros líderes de la UE sobre Escocia. "Entusiasmos por estos procesos, ninguno", avisó en el Congreso.

118

El presidente no se anduvo por las ramas a un día de que los escoceses voten sobre la independencia y avisó de los riesgos que para los distintos actores implicados supone la ruptura. Aunque las diferencias con Cataluña son muchas -la más importante, dice el Ejecutivo, que la consulta allí es legal y aquí no-, en la Moncloa existe "preocupación" por lo que pueda ocurrir en Reino Unido, y de ahí que Mariano Rajoy no rehuyera el debate, que le planteó el PNV en sesión plenaria.

Más al contrario, el jefe del Ejecutivo quiso dejar claro que está muy encima del tema. Tanto que, según su propia versión de los hechos, ha despachado sobre la cuestión con los representantes de los 28 países miembros de la Unión Europea para aunar opiniones. "Y entusiasmo por estos procesos, ninguno", quiso enfatizar en la sede de la soberanía nacional. El motivo: "se entiende que son malos para la región de que se trate, el Estado (afectado) y el conjunto de la UE porque afecta al bienestar de los ciudadanos".

Si finalmente Escocia vota por la independencia, España se reserva el derecho de vetar en contra de su incorporación a la Unión Europea, cuando proceda. "Facilidades para quienes se integren en este tipo de proceso, me temo que muy pocas por parte de los 28", desveló Rajoy, para quién el camino para volver a la UE sería francamente tortuoso. Para empezar, porque "una parte de un Estado se separa, se convierte en un tercero con respecto a la Unión" y desde ese momento "no se le aplica nada del acervo comunitario". Rajoy citó la libre circulación de personas, capitales y mercancías, la moneda y el Banco Central Europeo.

Una vez fuera de la UE, daría inicio el proceso de integración. Pero, una vez llegado al final del camino, el Gobierno sugiere que no estaría por la labor de que una Escocia independiente se sentara en el Consejo Europeo. Esto es, no descarta el derecho a veto. "Va a ser muy difícil" que una región independiente "sea aceptada", según el propio Rajoy, que ha despachado en varias ocasiones sobre este tema con David Cameron, el primer ministro británico. Reino Unido podría hacer lo propio con Cataluña llegado el caso.

Así, a un día del referéndum escocés, el presidente se situó muy claramente del lado de Cameron y dijo que la suya era una postura generalizada en la UE. "Estos procesos son un torpedo en la línea de flotación del espíritu europeo. La Unión se ha hecho para integrar y no para fragmentar Estados. Necesitamos países y uniones fuertes para plantar cara los retos globales", en palabras de un Rajoy que, en materia económica, auguró "pobreza" y "recesión" si ganan los secesionistas.

También en el Congreso, el jefe de la diplomacia española tachó de "catástrofe" la posible secesión de Escocia y avisó contra unos fenómenos que podrían llevar a una "balcanización" que "nadie" quiere en Bruselas. José Manuel García Margallo recalcó, no obstante, que el referéndum escocés es "absolutamente legal" mientras que el catalán no lo permite la Constitución.

Nada que ver con Cataluña

Los partidos nacionalistas -PNV y CiU- quisieron ver unas similitudes que el Gobierno rechazó de plano. El propio Rajoy remarcó las "muchas diferencias" que existen y recalcó que la región británica "no tiene prácticamente competencias" si se compara con las que tienen comunidades como Cataluña o el País Vasco.

La vicepresidenta también se refirió al órdago separatista en Cataluña, que ocupa casi al 100% la actuación gubernamental estos días. A la espera de que Artur Mas convoque la consulta y se presenten los pertinentes recursos ante el Tribunal Constitucional, Soraya Sáenz de Santamaría reiteró que el Gobierno "respeta el derecho de manifestación" -en relación a la Diada- si bien "también tenemos que trabajar por la legalidad".

Sáenz de Santamaría, de forma solemne, aseveró que todo el mundo ha de acogerse "a nuestra Constitución" y el derecho de autodeterminación "no está recogido" en la misma. "Lo que piden no sólo es contrario a la Constitución, lo es también al Estatuto catalán", prosiguió, acusando a CiU de "enfrentar" ya que piden a los catalanes elegir entre "legalidad" e independencia. "Tenemos que trabajar por no dividir y por superar esfuerzos", proclamó desde su escaño.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation