Menú

Soraya envió a Arriola y pilotó la negociación con Rigol y Serrano

La vicepresidenta gana cuotas de poder en el Ejecutivo. La negociación a tres sobre el golpe del 9N se gestó bajo su control.

146
La vicepresidenta gana cuotas de poder en el Ejecutivo. La negociación a tres sobre el golpe del 9N se gestó bajo su control.
Soraya Sáenz de Santamaría y Pedro Arriola | Archivo

Este miércoles el presidente del Gobierno desmentía a los miembros de su partido en Cataluña que habían desmentido, a su vez, las negociaciones entre Pedro Arriola, José Enrique Serrano, y Joan Rigol sobre el "proceso participativo" desveladas este sábado pasado por El Periódico de Cataluña.

Dijo Rajoy que la negociación se había producido y que había sido Pedro Arriola quien acudió "en representación del Gobierno y de mí mismo". Pero esta afirmación podría suponer el colmo del entramado de desmentidos en el que se enfangó este miércoles Rajoy. Según ha podido confirmar Libertad Digital gracias a fuentes del entorno del Palacio de la Moncloa, no fue Rajoy, sino Soraya Sáenz de Santamaría quien pilotó las negociaciones. Estas fuentes desvelan que la selección de Arriola como mensajero corrió a cargo de Soraya, la misma que lideró las conversaciones del lado del Gobierno, mientras que Joana Ortega, vicepresidenta de Mas, hizo lo propio por parte de la Generalidad. Rigol y Arriola no eran tanto los hombres de Mas y Rajoy, como de Joana y Soraya.

Quizá eso explique que Rajoy dijera que "las conversaciones no pudieron evitar que se celebrase el referéndum", casi haciendo alusión a un cometido que corrió a cargo de otros y no de sí mismo. Tampoco extraña la sintonía entre Arriola y Soraya, al menos para algunos círculos del entorno 'monclovita', para quienes la creciente y estrecha relación entre el oráculo popular y la vicepresidenta no es ningún secreto. Según confiesan dichos círculos a LD, sus reuniones son cada vez más numerosas.

Aquellas reuniones entre Arriola, José Enrique Serrano -el fontanero del PSOE desde tiempos de González- y Rigol fueron secretas. Tanto que ni siquiera el PPC ni su presidenta Sánchez-Camacho, tenían la menor idea hasta el pasado sábado. La opacidad de los encuentros secretos para pactar el 9N se hubiera mantenido de no haber sido por El Periódico de Cataluña, que desveló el pastel este fin de semana. Según las fuentes consultadas por LD, Mariano -que estuvo al tanto de todo- prefería haber mantenido oculta la negociación en tanto en cuanto considera que el pilotaje de Soraya y el nombramiento de Arriola como emisario gubernamental hubieran sido fuertemente criticados por la oposición y por su propio electorado.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios