Menú

Rajoy presume de candidatos frente a los "amateurs" de Ciudadanos

El presidente se dirige a "la gente honrada" para alertar sobre "frivolidades" y asegurar que si no gana el PP la recuperación no estará garantizada.

100
El presidente se dirige a "la gente honrada" para alertar sobre "frivolidades" y asegurar que si no gana el PP la recuperación no estará garantizada.
Rajoy, con sus candidatos para las Comunidades Autónomas | Tarek/PP

Mariano Rajoy ofreció a España realismo económico y veteranía política de cara a las próximas elecciones de mayo. "Hemos fijado el rumbo y ya estamos en velocidad de crucero", se reivindicó el presidente, que volvió a ponerse como ejemplo. El único riesgo para la recuperación es, a su juicio, que los ciudadanos miren a cualquier otro partido que no sea el suyo. "El sectarismo de algunos abrazado a la frivolidad de otros han generado muchos problemas", denunció ante la opinión pública.

El líder popular exhibió en Madrid a sus candidatos autonómicos, que uno a uno subieron al atril en una foto de unidad que no se producía desde diciembre, en un acto celebrado en La Granja para defender la Constitución de España. Los más veteranos llamaron a una política con mayúsculas y apelaron a la ideología -sin olvidar el centro político- mientras que José Antonio Monago, Alberto Fabra o José Ramón Bauzá se centraron más en su gestión.

Si bien, en todo caso, Rajoy logró reunirles y sacar pecho de que en todas las comunidades "se pondrá en marcha" el mismo programa electoral con un objetivo primordial, que es el de consolidar la recuperación económica. En su opinión, España necesita medidas que "generan esperanza" frente a "diseños imaginarios, doctrinarios de nuevo cuño y ocurrencias mediáticas", en clara alusión a Podemos y Ciudadanos.

Durante todo su discurso, el presidente hizo referencias -sin citar- a estos dos partidos. Principalmente, sus dardos estuvieron dirigidos a Albert Rivera, que según todas las encuestas -publicadas e internas- sigue en ascenso robando votos al PP. Tanto, que la dirección nacional ya no cierra la puerta a pactos postelectorales, aunque pida a sus barones discreción hasta el 25M. Esperanza Aguirre, Juan Vicente Herrera o Fabra reconocen en privado que están haciendo cálculos en este sentido. "No se puede tener miedo a pactos con partidos de centro", según el líder de Castilla y León.

Ante los candidatos "amateurs" de Ciudadanos, Rajoy situó a los suyos, con "nombres y apellidos" y "experiencia". "Si no se cambia el rumbo, 2015 será el mejor año en empleo y crecimiento económico en más de una década", insistió ante un auditorio abarrotado de militantes. Aún más, aseguró que quienes todavía están en paro han de tener "la fundada esperanza de que ellos también van a conseguir empleo", aunque todavía "queda mucho por hacer".

"Cuando desde algunas trincheras algunos lo cuestionan todo, dicen que nada ha funcionado, lo quieren ver todo negro y cuando sale el sol sufren, nuestros candidatos nos demuestran el sentido de la política con mayúsculas", afirmó, con barones y miembros de su Gobierno -como Soraya Sáenz de Santamaría- en primera fila. E intentó insuflar ánimos ante los sondeos: "¡No vamos a tener mentalidad derrotista porque el PP no se ha rendido nunca!".

No hubo, pues, viraje alguno en su discurso. Aunque, pese a recalcar que la economía es la prioridad, hizo más de una mención a los valores del partido. "Creemos en España, la soberanía nacional, la Constitución, la libertad y los derechos fundamentales", arengó, no sin mentar de pasada las "manzanas podridas" que ha habido en su partido, como "en todas partes". "Somos un partido centrado y unido en torno a nuestros valores, y siempre hemos estado ahí en los momentos difíciles".

En su análisis de situación, por supuesto, también dedicó un capítulo aparte a recordar le herencia recibida. Lo que sirvió a Rajoy para alertar con vehemencia de que un cambio en las políticas podría hacer regresar la inestabilidad. "No se puede frivolizar a la hora de gobernar, no es un tema de ocurrencias o de tertulias. Hay que conocerse bien los asuntos, las prioridades y los objetivos. Hay que manejar bien los tiempos", exhortó.

"Frivolidad" fue una de las palabras que más repitió, una y otra vez a lo largo de su intervención. "Se puede perder si no seguimos haciendo reformas, si las cosas no se hacen bien", volvió a meter miedo, para a renglón seguido prometer más empleo y crecimiento.

Rajoy se dirigió a la "gente honrada, trabajadora, que se preocupa por su país, que quiere empleo, que quiere las cosas que quieren los seres humanos normales". "No os olvidéis de ellos", emplazó al PP, al que suplicó que se aparte del "ruido" y siga unido. Se despidió: "Merece la pena y por eso seguimos aquí, como siempre".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation