Menú

¿Y si Aguirre hiciese alcalde de Madrid a Carmona en lugar de Carmena?

Una sorprendente posibilidad empezó a recorrer esta mañana los mentideros de Madrid. Aguirre confirmó el órdago por la tarde.

0
Una sorprendente posibilidad empezó a recorrer esta mañana los mentideros de Madrid. Aguirre confirmó el órdago por la tarde.
Aguirre en la rueda de prensa de este martes | PP de Madrid

La aritmética política básica deja muy claro que la próxima alcaldesa de Madrid será Manuela Carmena, después de que en las elecciones de este domingo la candidata de Ahora Madrid obtuviese 20 escaños, sólo uno menos que Esperanza Aguirre pero once más que el candidato del PSOE, Antonio Miguel Carmona.

En cualquier caso, la suma de los dos partidos de izquierda supondría la mayoría absoluta en el pleno municipal, rebasando una frontera que está, precisamente, en los 29 concejales.

Sin embargo, hay otras mayorías absolutas que son posibles aritméticamente y, aunque políticamente resultarían más sorprendentes, ya se sabe que la política hace extraños compañeros de cama.

¿Todos contra Carmena?

Una de estas combinaciones podría suponer un vuelco radical a lo que cabría esperar tras los resultados del domingo: que la fuerza más votada apoyase a la tercera, en este caso al PSOE de Antonio Miguel Carmona, para que este fuese el alcalde en lugar de Manuela Carmena que gobernaría para Podemos pese a haberse presentado con la tapadera Ahora Madrid.

A primera vista podría parecer una opción disparatada, pero quizá no lo sea tanto: Aguirre ha repetido insistentemente durante la campaña que ha vuelto a la primera línea de la política para combatir la posibilidad de que España caiga en manos de un partido extremista y bolivariano como Podemos, por lo que su apoyo a Carmona sería coherente con este discurso.

Fuentes del propio PSOE adelantaron que Aguirre ya ha ofrecido al candidato socialista esa posibilidad, que en principio no ha gustado ni un pelo a la comisión gestora que este momento dirige Rafael Simancas. En rueda de prensa, el presidente de la gestora del PSM ha descartado, tajante, esa posibilidad. "No entra en nuestras opciones", ha dicho. Posteriormente, el propio Carmona afirmó, informa Ketty Garat, que había respondido al PP con un "no rotundo".

Por otro lado, aunque pueda parecer sorprendente, no sería la primera vez que esto ocurriese y, precisamente, en el Ayuntamiento de Madrid: en 1989 el PP favoreció el nombramiento como alcalde de Agustín Rodríguez Sahagún, después de que los populares hubiesen sido el segundo partido más votado cerca del PSOE. Después de eso -y del derrumbe del CDS- empezó el ciclo de mayorías absolutas de los populares que ha durado 24 años.

Hay otro precedente histórico cercano: en 2007 el PSOE de Cantabria votó la investidura de Miguel Ángel Revilla como presidente de la comunidad cuando los socialistas habían sido segundos en las elecciones y el regionalista cántabro tercero a una distancia sideral de los populares que fueron los más votados.

¿Qué opinarían los votantes?

Votar a Aguirre para que el alcalde acabe siendo Carmona podría ser una experiencia frustrante para muchos, pero previsiblemente para la mayor parte de los votantes de la derecha esa frustración sería mucho más llevadera que ver a la extrema izquierda en la alcaldía.

Además, Carmona ha sido un candidato peculiar, pero probablemente es uno de los socialistas que más sintonice con los votantes populares en algunas cuestiones esenciales: es un político que no rehúye cuestiones como la unidad de España, que siempre se ha manifestado inequívocamente a favor de las víctimas del terrorismo… No es, obviamente, el candidato preferido por el votante popular, pero tampoco sería uno que le diese mucho miedo.

Cosa distinta sería la opinión del votante socialista, que a priori podría sufrir una indigestión política al ver a su candidato ser elegido con los votos del PP. Pero… ¿y si el apoyo de Aguirre fuese incondicional y los populares no interviniesen en la gestión municipal?

Lo que sí está claro es que este pacto sería muy mal visto por la dirección socialista, pero tampoco las relaciones entre Ferraz y Carmona han sido idóneas y, de hecho, el candidato ha mostrado ya su disgusto por haberse visto abandonado durante una campaña en la que en no pocos momentos parecía que sus propios compañeros le han visto más como una moneda de cambio por la Comunidad que como una opción real para la alcaldía.

Aguirre y Carmona se reúnen

Cuando saltaron los rumores, surgió la noticia de que Aguirre y Carmona han mantenido este martes una primera reunión. Según un comunicado del PSOE, el concejal electo socialista decidió mantener la primera de esas reuniones con Aguirre para "respetar el orden de representación municipal". De hecho, este lunes Carmona negó unas declaraciones de Carmena en las que ésta aseguraba que el apoyo de los socialistas estaba prácticamente decidido: "No he mantenido ni una sola conversación con otros partidos sobre el futuro Ayuntamiento de Madrid" aseguraba el socialista en su cuenta de Twitter.

Por la tarde, fue la propia Aguirre la que hizo oficial la oferta en rueda de prensa desde Génova: "Invito a socialistas y a Ciudadanos a entablar un diálogo abierto y claro para analizar en común la situación actual". Y añadió: "El PP no va a ser un obstáculo"

Carmona, que ha llegado a afirmar antes de la campaña que "o soy alcalde de Madrid o me muero", tendría cuatro años para gestionar el ayuntamiento y enfrentarse a las elecciones ya en 2016 y con un ayuntamiento totalmente diferente, en unas elecciones en las que no es probable que se enfrentase ni a Carmena, que para entonces tendrá 75 años, ni a Aguirre, que andará por los 67.

El papel de Ciudadanos

¿Qué papel podría tener Ciudadanos en este panorama? Lo cierto es que el grupo municipal que encabezará Begoña Villacís resulta aritméticamente irrelevante para todos los posibles pactos: su apoyo no le basta ni a Aguirre ni a Carmena ni, por supuesto, a Carmona.

Sin embargo, en este contexto su apoyo sí podría ser interesante para una operación que en ese caso se presentaría como un todos contra Carmena y que permitiría un cierto "blanqueamiento" del apoyo popular.

Además, sus votos podrían ayudar a que la gestión municipal del día a día quizá fuese un poco menos complicada para Carmona.

En España

    0
    comentarios

    Servicios