Menú

Nuevas críticas en Bruselas al retraso en el vuelo de Pablo Iglesias

Crecen las quejas por la actitud prepotente de Iglesias en Bruselas, muy preocupado en cobrar sus dietas o retrasar vuelos.

Libertad Digital
164
Nuevas críticas en Bruselas al retraso en el vuelo de Pablo Iglesias
Pablo Iglesias, en un reciente mitin | EFE

Gracias al testimonio del eurodiputado español Enrique Calvet conocíamos este jueves que Pablo Iglesias había propiciado el retraso de un vuelo de Iberia (de la franquicia de Iberia Air Nostrum) debido al retraso que llevaba la ronda de votaciones en el Parlamento Europeo. El líder populista no quería perder el vuelo y pidió alternativas a la agencia de viajes, que accedió a retrasar la salida del vuelo en el que viajaban, además de varios eurodiputados, turistas y empresarios.

Contento por su gesta, Iglesias compartió la información con todos: "Queridos eurodiputados, teniendo en cuenta la importancia de los votos que están teniendo lugar ahora mismo, hemos recibido información de que se podría retrasar el vuelo. Nos han dicho que como máximo se retrasa hasta las 15 horas ", decía en un comunicado al resto de eurodiputados españoles y portugueses. Esto indignó a Calvet que dijo a Efe: "Dudo mucho que los eurodiputados quedamos muy bien imponiendo un retraso pasajeros de la sociedad civil. A mí me indigna este privilegio". Él, afirmó, había cambiado su vuelo al de las 19:00 horas en previsión de los retrasos en las votaciones.

Cuando la información trascendió a los medios de comunicación, Podemos se apresuró a llamar a la aerolínea, así como a la agencia Efe, para que matizaran la información y dijeran que había sido el departamento técnico de Podemos quien había solicitado "alternativas" a la agencia de viajes sobre el vuelo que no podrían coger dado el retraso en las votaciones.

Quejas de los eurodiputados portugueses

Pese a los intentos, las quejas por la gesta de Podemos retrasando el viaje a todos los eurodiputados y resto del pasaje, han continuado. Según cuenta el periódico El Punt Avui, además de Calvet, los eurodiputados portugueses (afectados por la jugada maestra de Pablo Iglesias) también expresaron su malestar. "Se piensa que el mundo termina en Madrid", decían recordando que gracias al movimiento de Iglesias perdieron el enlace en Madrid con Lisboa y Oporto.

Entre los eurodiputados españoles también hubo críticas al margen de Calvet. No fueron pocos quienes recordaron que en esas ocasiones lo habitual es cambiar el vuelo por el de las 19:00 horas. Además, estos eurodiputados cuentan que suelen llegar a tiempo al vuelo de las dos, pero en este último pleno antes de vacaciones se habían acumulado un gran número de votaciones, que finalmente acabaron a las 13.20 h.

Fichar, cobrar y marcharse

Uno de estos parlamentarios también contó a El Punt Avui otras gestas de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo. Jugadas como la de acudir a primera hora de la mañana a fichar para recibir las dietas y marcharse corriendo al aeropuerto para volver a España.

Esta fuente que cita El Punt Avui cuenta cómo pudo ver al europarlamentario de Podemos fichando a las nueve el pasado 25 de junio en la Eurocámara -lo que supone cobrar la dieta de aproximadamente 300 euros (para desayuno, comida, cena y alojamiento la siguiente noche) y salió corriendo hacia el aeropuerto camino de Badalona, donde tenía un mitin por la tarde.

Las mismas fuentes recuerdan cómo en 2011 el ya extinto News of the World sacó el caso de Eider Gardiazábal, eurodiputada socialista española, sorprendida fichando en la Eurocámara a primera hora de la mañana para, media hora después, ser vista en el aeropuerto de Bruselas dispuesta a volar de vuelta a España. Una actitud considerada un auténtico escándalo en muchos países miembros.

Aquel día, Iglesias cobró y se marchó a España, dado que tenía un mitin en Badalona con la líder de Podemos en Cataluña, Gemma Urbasat, y el probable candidato a la Generalidad, Albano-Dante.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation