Menú

Clamor en el PP para que Rajoy democratice más el partido

Cospedal y Aguirre piden "un militante, un voto" y Moreno propone congresos "asamblearios". Se debate sobre limitación de mandatos y el Senado.

100
Clamor en el PP para que Rajoy democratice más el partido
Rajoy saluda antes de su discurso | PP

Mariano Rajoy promete tomar nota, y su partido le avisó de que el PP ha de avanzar hacia el fin del dedazo y la democratización de sus estructuras. En los pasillos de la conferencia política, esa petición fue un auténtico clamor. Desde líderes regionales a dirigentes de base reclamaron no sólo abrir el debate, sino tomar decisiones. "Ya llegamos tarde", lamentaron algunos. No todos defienden el mismo sistema, pero hasta el presidente parece tener claro que la cosa tiene que cambiar.

La primera en alzar su voz, una vez más, fue Esperanza Aguirre. Lo hizo nada más llegar al cónclave, consciente de que en el foro en el que le tocaba hablar -sobre la Unión Europea- no podría colar su mensaje. "Yo lo que defiendo es 'un militante, un voto' y es lo que espero en las próximas nominaciones de candidatos a las instituciones", destacó ante una nube de periodistas.

La líder madrileña puso cuidado en diferenciar esta fórmula y la de las primarias, que tiene "sus ventajas e inconvenientes". Y, en línea, se pronunció María Dolores de Cospedal en su discurso inaugural: "Es el momento" de que los militantes tengan una mayor corresponsabilidad y pasen a ser "protagonistas de forma más directa" en la elección de los cargos. "A ellos nos debemos y ellos deben ser protagonistas en primera personas del futuro del PP", afirmó.

En otras palabras, el PP aspira a acabar con el dedazo que tanto daño hizo, por ejemplo, en la designación de Juan Manuel Moreno en Andalucía. Que "el presidente nacional, así como los presidentes de los distintos órganos territoriales, sean elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto por todos los militantes", como reclamó Íñigo Henríquez de Luna, hombre de confianza de Aguirre, en el congreso de 2008. Entonces, el presidente descartó de plano la propuesta.

El hecho que Cospedal sacara el tema dio alas a interpretar que, por fin, se trabajará de verdad en este sentido. Si bien, el equipo de la secretaria general quiso dejar bien claro que su sugerencia en nada tiene que ver con las primarias del PSOE, Podemos o Ciudadanos y que, en todo caso, los cambios llegarán en 2016. Esto es, tras las generales, en un congreso en el que habría que modificar los estatutos. "Tenemos el sistema interno más democrático de todos los partidos", llegó a decir la número dos. Ahora bien, "¿Queremos que sea más directo? Perfecto. Vamos a avanzar. Pero lo vamos a hacer con la cabeza bien alta".

Tal y como avanzó este diario, la candidatura de Rajoy a la presidencia del Gobierno está blindada. De hecho, si algo se escucharon en la convención fueron elogios al líder. Pero, tras escuchar a la número dos, el PP espera que en el programa electoral -que estará listo en septiembre- quede plasmada, al menos, la intención de ir hacia "un militante, un voto". Alberto Núñez Feijóo o José Ramón Bauza se ven como ejemplos, ya que se enfrentaron a votaciones para ser candidatos.

Moreno propone "congresos asamblearios"

Moreno, el líder del PP andaluz, aportó más ideas. Propuso que los militantes no puedan acumular más de un cargo institucional ni más de un cargo orgánico y la limitación a ocho años de los mandatos en el Gobierno, las comunidades, los grandes ayuntamientos y el propio partido. También habló de "congresos asamblearios" a lo que Henríquez de Luna, que tomó la palabra, añadió que la formación "debe abrirse a la militancia y ser inclusivo, capaz de generar ilusión".

Por lo demás, en la conferencia se debatió, pero con alguna limitación. Los ponentes tenían cinco minutos y quienes quisieron coger el micrófono solamente uno. "Si no fuera trágico, sería cómico", se quejó un diputado sobre el poco tiempo previsto. Javier Maroto se afanó en decir que todo el mundo podía hablar, y un militante se atrevió a preguntar por el aborto, aunque la respuesta fue la ya conocida: "Hay que esperar al Tribunal Constitucional".

A Rajoy sólo se le vio unos instantes. "De lo único que no vamos a debatir es sobre la libertad porque la vamos a firmar y defender", aclaró el jefe del Ejecutivo, que fue ovacionado por los suyos. Este sábado, Pablo Casado leerá unas conclusiones, también sobre una hipotética reforma del Senado, pero en ningún caso se tomarán decisiones. El presidente llamará a la unidad del PP porque, argumentará, España está ante una grave encrucijada. "La campaña ha comenzado", repiten desde su entorno.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation