Menú

PP y PSOE se pierden en líos internos mientras Rivera les pisa los talones

Socialistas y Populares tratan de zanjar sus respectivas crisis internas, mientras Ciudadanos continúa subiendo en las encuestas.

0
Socialistas y Populares tratan de zanjar sus respectivas crisis internas, mientras Ciudadanos continúa subiendo en las encuestas.
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en sus reuniones de partido de este sábado | Tarek/PP

A sólo dos meses de las elecciones generales, los dos grandes partidos, PP y PSOE, afrontan graves problemas internos. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro habría una brecha en el seno del Ejecutivo al cargar contra compañeros de partido y también de Gobierno en el diario El Mundo. Dirigía buena parte de sus críticas al titular de Exteriores, García Margallo, que, a su vez, contestaba en El Español con dardos envenenados para Montoro, de quien insinúa que utiliza la Agencia Tributaria para venganzas personales cuando enfatiza que le había abierto una "paralela" sobre las declaraciones de la renta de su etapa como eurodiputado.

En el partido las cosas no han ido mejor. La salida de Arantza Quiroga de la dirección del PP vasco después de proponer una moción en la que renunciaba a condenar a ETA, abría un nuevo frente en uno de los símbolos más consolidados del PP. Para rematar, la diputada y portavoz de Libres e Iguales, Cayetana Álvarez de Toledo, anunciaba su decisión de no concurrir de nuevo a las elecciones debido a fuertes discrepancias con el rumbo del PP en asuntos clave como el desafío separatista de Cataluña. La guinda la ponía Juan Vicente Herrera, quien se quejaba esta semana también de sentirse "abandonado" por el Gobierno.

Después de una semana negra para el PP, Rajoy trataba de zanjar los numerosos frentes abiertos y terminar con la crisis interna con una imagen de unidad este fin de semana en Toledo. Ya este viernes se anunciaba que Rajoy ofrecería una foto con los principales líderes del Partido y todos los ministros del Gobierno, incluso los que no tienen carné del PP. Sería la foto de la unidad.

Finalmente este sábado, la plana mayor del PP acudía a Toledo y se fotografiaba en un camino que resultaba ser un tanto estrecho para el número de personas que debían aparecer en la instantánea. Pese a lo apretados que tuvieron que posar, no pasó desapercibido que había ausencias notables. Nada menos que líderes populares con tanto peso como Esperanza Aguirre, Luisa Fernánda Rudí, o el presidente leonés, Juan Vicente Herrera. Finalmente fue una foto de unidad con bajas.

Pese a todo, Núñez Feijóo -uno de los nombres que más suena para sustituir en un futuro a Mariano Rajoy- se plegó a los deseos del presidente y dijo que era el mejor candidato para que el PP pudiera ganar las elecciones. Rajoy se mostró orgulloso del partido y pidió que, al menos hasta el día 20, no se volviera a dudar de la unidad en el PP.

Con todo, el temor dentro del partido persiste y es que la pérdida de apoyo en las últimas citas electorales y el resultado que apuntan las encuestas reflejan una monstruosa pérdida de poder. Así, no faltan las voces que consideran que la "foto" de este sábado no es más que una tregua de dos meses para no desgastarse más internamente hasta el 20 de diciembre. Si el PP gana las elecciones, se terminaron los debates. Si pierde, estallaría la descomposición.

"Silencio atronador" en el PSOE

Pero la situación en el PSOE no es mucho mejor. Pedro Sánchez desataba la polémica este jueves con el fichaje de Irene Lozano, hasta ahora miembro de UPyD y azote del bipartidismo. Es más, este viernes se filtraba que Pedro Sánchez había colocado a Lozano en el puesto número 4 en las listas de Madrid, desplazando a Luz Rodríguez.

Este sábado se ha celebrado un comité federal, el más corto que se recuerda, tal y como cuenta Ketty Garatt en su crónica, en el que ha quedado patente el monumental cabreo de buena parte del partido con su líder, Pedro Sánchez.

La llegada de Irene Lozano ha servido para agitar nuevos fantasmas, que parecían olvidados en el PSOE, como el debate en la federación madrileña. Tomás Gómez expresaba su profundo malestar con la decisión tomada por Pedro Sánchez y decía que si él fuera el Secretario General de los socialistas madrileños no hubiera consentido nunca un movimiento como ese.

Como Rajoy, Pedro Sánchez ha querido apagar el incendio proclamando que el PSOE "no es sólo de sus militantes". Pero el incendio mantiene los rescoldos. La imagen más elocuente, la de Susana Díaz llegando una hora y cuarto tarde a la cita y entrando en la sala después de que Pedro Sánchez hubiera tomado la palabra. El barón asturiano, Javier Fernández, directamente no acudió a la cita.

En los corrillos, unos y otros resumían la situación con dos palabras: silencio atronador. Nadie ha tomado la palabra para llevar la contraria al líder, pero el malestar ha sido evidente.

Ciudadanos disparado

Así, mientras PP y PSOE lidian con sus respectivas crisis internas, Ciudadanos continúa subiendo enteros. Una nueva encuesta coloca a los de Rivera como segundo partido más votado justo por detrás del PP.

El sondeo publicado por Simple Lógica da a Albert Rivera el 22,6% en intención de voto, cinco puntos más que la encuesta de agosto. Además, el sondeo de este fin de semana abunda en la tendencia que apunta el sondeo de Metroscopia publicado por El País, en el que Ciudadanos obtenía el 21,5% de los votos, quedándose a sólo dos puntos de PP y PSOE.

De seguir esta tendencia, en los próximos dos meses Ciudadanos podría convertirse en un candidato más que firme a ganar las elecciones. En estas semanas previas a los comicios, Rajoy y Pedro Sánchez tienen el reto de remontar sus expectativas de voto y demostrar si han logrado zanjar las crisis internas que les han llevado de cabeza estos últimos días.

En España

    0
    comentarios

    Servicios