Menú

Los miedos regresan al PP ante una guerra en Siria: "Lo peor que hemos pasado nunca"

Rajoy asegura que Hollande no le ha pedido nada y su equipo reclama "prudencia". Un pilar del programa electoral será la lucha contra el terrorismo.

122

Estos días, muchos en el PP echan la vista atrás y rememoran con espanto la campaña electoral de 2004. Antes y, por supuesto, después de los brutales atentados terroristas del 11M. "Fue horrible, lo peor que hemos pasado nunca", en palabras de alguien que lo vivió en primera persona. "Hubo un mitin en Madrid donde empezaron a insultarnos y quisieron llegar a las manos. Pudo pasar cualquier cosa, no olvido las caras de esos individuos", recuerda quien, entonces, era actor clave del partido. Y llegó el 11M, la jornada de reflexión y el acoso a las sedes.

No ocurrió sólo en Génova13. "Me acuerdo que nos llamaron para pedirnos que saliéramos rápido, que venían a por nosotros. Salimos por una puerta de atrás, ya con la Policía en la puerta y mucha gente gritando", hace memoria un destacado cargo andaluz. En Madrid, admiten, a más de uno se le saltaron las lágrimas. "Pido y exijo a los convocantes que cesen en su actitud y concluya este antidemocrático acto de presión", afirmó Mariano Rajoy en una declaración urgente. Persistieron y, el domingo 14 de marzo, José Luis Rodríguez Zapatero ganó los comicios. "¡Tú y tu maldita guerra -de Irak-!", se quejó el candidato ante José María Aznar.

Los atentados de París y la reacción de Francia, bombardeando la capital de Estado Islámico en Siria, han provocado que todos esos sentimientos se revivan. Y los temores vuelvan. El presidente conoció de la respuesta de François Hollande en Turquía, donde participaba en la cumbre del G20. Desde el principio, se mostró cauteloso. En ningún momento quiso pillarse los dedos ante la pregunta de si España apoyará militarmente al país aliado. "Prudencia", no para de repetirse oficialmente

Este mismo jueves, Rajoy aseguró en conversación informal con periodistas que Hollande no le ha pedido nada en concreto sobre Siria . Y, en todo caso, la Moncloa precisa que el Gobierno en ningún caso tomará, a día de hoy, la iniciativa en este tema. Si se actúa en Siria, será bajo mandato de la coalición internacional y con el respaldo de la mayoría de formaciones políticas. "España va a seguir colaborando con sus socios y aliados, pero lo importante es no tener debates sobre en qué vamos a colaborar, vamos a ver qué es lo que ponemos cada uno. Lo importante es hacer mucho y hablar, en materia de la lucha contra el terrorismo, sólo lo justo y necesario", defendió el presidente en el acto de presentación de la candidatura del PP por Madrid.

El equipo del candidato, que dirige Jorge Moragas, reconoce que la cuestión es "muy sensible" y que no se han de cometer errores. "Basta echar un vistazo a las redes sociales para ver cómo algunos ya están calentando el ambiente", deslizan. Y de ahí que Rajoy quiera retrasar cualquier tipo de decisión hasta después del 20 de diciembre, día de las elecciones. "Lo más prudente" sería esperar a que haya nuevas cámaras y nuevo Gobierno para adoptar una "decisión tan grave", dijo públicamente José Manuel García-Margallo, el titular de Exteriores.

En síntesis, la Moncloa quiere huir del titular "España entra en guerra", aunque matizando que como miembro de la OTAN y de Naciones Unidas estará siempre al lado de sus aliados. Rajoy pone ejemplos: la presencia de España en Turquía, Irak y en otros lugares como Mali, Somalia y Senegal, que podría aumentar. "Lo importante es pensarse muy bien las cosas, no decir cosas por decir y tener muy en cuenta la opinión de los aliados e ir coordinándose con ellos", resumió desde el G20. Y, mejor, si todo se retrasa hasta después de las generales.

En todo caso, por si acaso, el presidente ha descolgado una vez más el teléfono para informar de los pasos que está dando el Gobierno en la lucha contra el terrorismo. En las últimas horas, despachó con Pedro Sánchez, Albert Rivera e, incluso, Pablo Iglesias. No abordaron en concreto la posible implicación en Siria, según desveló en la citada conversación informal. Le preguntaron si llamará a Artur Mas, tal y como ha hecho con otros mandatarios regionales: "Voy llamando a la gente según veo la necesidad", contestó. Soraya Sáenz de Santamaría le está ayudando en este cometido, con el ofrecimiento de que cualquier formación que lo solicite pueda formar parte del pacto antiyihadista.

Según fuentes de la dirección nacional, los portavoces del PP evitarán salirse del "mensaje institucional" que están lanzando Rajoy, Margallo o Santamaría para no favorecer el debate partidista. De momento, creen que los líderes de PSOE y Ciudadanos no dejarán de lado el sentido de Estado, pero se vigila la reacción de Podemos. "Responden bien, reciben los mensajes en tono muy positivo", en palabras del propio presidente. Según un miembro de su cúpula, "está haciendo lo que debe. Dejar claro que estamos colaborando con Francia, con la UE y con la OTAN en lo que necesiten, pero sin estridencias". Con insistencia, se recuerda que queda un mes para las elecciones, que el Senado y el Congreso llevan tiempo disueltos.

Dejando a un lado la cuestión de Siria, lo que sí hará el PP es incluir la firmeza contra el terrorismo en su programa electoral. De hecho, se estudia promover cambios legales para luchar contra el yihadismo, por poner un ejemplo. La "seguridad" será uno de los tres ejes del documento, junto con "la economía" y "la unidad de España". Este jueves, ante los suyos, Rajoy quiso lanzar un mensaje de tranquilidad: "Nadie está salvo de que pueda ocurrir algo, pero creo que en este momento podemos estar tranquilos".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios