Menú

'Rufià', en 'La Vanguardia': "No soy independentista"

El candidato de ERC, Gabriel Rufián, afirma en el foro del periódico del conde de Godó que el independentismo es un "estado transitorio".

(Barcelona)
11
'Rufià', en 'La Vanguardia': "No soy independentista"
Gabriel Rufian, este sábado en un acto de campaña, junto a Junqueras y otros miembros de ERC | EFE

En la misma línea, perdidos los papeles y con su discurso átono, Gabriel Rufián, el candidato "revelación" de ERC, protagonizó este lunes el foro de La Vanguardia, el "Barcelona Tribuna" que organiza y acoge la cabecera del conde de Godó, grande de España. Ante los profesionales y empresarios habituales, Rufián se obstinó en su discurso de los últimos días, la Constitución "fascista", los dos millones de votos a favor del separatismo, la "nueva derecha" encarnada por Ciudadanos y el independentismo con acento "castellano". Nada nuevo, salvo que en una Cataluña independiente no haría falta ser separatista, hallazgo, afirman los muy partidarios, que es de su propia cosecha.

No hay más en Rufián, al que en algunos lapsus de los medios de Cataluña dan en apellidar Rufià a pesar de su obstinación en maltratar los idiomas español y catalán, es más "republicano y de izquierdas que independentista".

Rufián, en teoría graduado social, beneficiario del subsidio de desempleo y representante del independentismo "lolailo", se pasea por la cima de la alta sociedad barcelonesa. Este lunes, La Vanguardia le acogió con los brazos abiertos a pesar de las reticencias que despierta entre sus lectores e incluso entre el director del medio, Màrius Carol, que este pasado viernes, 11 de diciembre, escribía en su habitual carta en el rotativo lo siguiente: "Una de las sentencias más desconcertantes de la campaña la ha pronunciado Gabriel Rufián, el candidato de ERC, que en 8tv proclamó que "la Constitución fue de fascistas". Para añadir: "No lo digo yo, lo dice la historia contemporánea". Con ello restaba relevancia al hecho de que los catalanes la hubieran aprobado masivamente en referéndum. Pero, además, llamar fascistas a gentes como Miquel Roca, Jordi Solé Tura, Miguel Herrero de Miñón, Gregorio Peces Barba y compañía resultó una temeridad. Un insulto no sólo a ellos, sino a un país que recuperó sus libertades. Pero no se trató de mala fe, sino de ignorancia. Como se celebra el 700 aniversario de la muerte de Ramon Llull, haría bien Rufián en recordar la frase del sabio mallorquín: 'Como es más lo que ignoras que lo que sabes, no hables mucho'".

La legalidad del paro de Rufián

La única salida de tono de ayer de Rufián fue declarar que "no es independentista". El candidato de ERC afirmó días antes en una entrevista en el mismo medio que había dejado su trabajo (la selección de personal para la industria metalúrgica, según sus propias palabras) para dedicarse a la política y que estaba cobrando el paro. Si la decisión de dejar de trabajar fue voluntaria, no le correspondería ingresar ningún subsidio del Estado. Ante semejante confesión no pasó nada.

Un par de horas antes de darles la comida a los típicos asistentes al foro de La Vanguardia, Rufián peroró ante un reducido grupo de sindicalistas en un centro social. El almuerzo en el diario decano de Barcelona fue plácido. No se produjeron incidentes a diferencia de cuando asistió a tal evento, hace medio año, el ministro de Exteriores García Margallo, "experto" en el proceso por su amistad con Junqueras, el jefe de ERC. En aquella ocasión, David Fernàndez, entonces diputado de la CUP, coló a unos activistas de la Plataforma Anti Hipotecas (PAH) para "montar el pollo" y reventar el acto organizado por el periódico.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios