Menú

Rajoy: "No se va a abrir un proceso constituyente al margen de la ley"

Despacha con Rivera y Sánchez y avisa de que actuará en caso de ilegalidad: "Las principales fuerzas políticas estamos de acuerdo en ello".

74

Mariano Rajoy promete velar por el cumplimiento de la ley. Hasta las últimas consecuencias, con independencia de que sea presidente en funciones. Con solemnidad y contundencia, tras corroborar la amenaza rupturista en voz de Carles Puigdemont, anunció que ha dado instrucciones para dar respuesta a cada decisión ilegal que tomen las nuevas instituciones catalanas. "Ni se va abrir un proceso constituyente al margen de la ley ni se van a crear estructuras al margen de las legítimas del Estado", prometió a la opinión pública.

Antes de comparecer de forma extraordinaria en Moncloa pasadas las ocho y media de la tarde, el jefe del Ejecutivo se puso en contacto con los principales líderes políticos del país. "En esto no puede haber fisuras", afirmó su entorno, que insistió en la necesidad de una gran coalición para lograr la ansiada estabilidad política. Rajoy despachó con Pedro Sánchezy también con Albert Rivera, pero no lo logró con Pablo Iglesias. Los dos primeros le dieron su respaldo para hacer frente al pulso rupturista.

Rajoy no mentó los instrumentos que le otorga la Carta Magna para responder a Puigdemont, pero recalcó que tiene la potestad de usar dichas herramientas llegado el caso. Incluida la suspensión de autonomía. "El Tribunal Constitucional ha dejado claro que la declaración independentista -aprobada por el Parlamento catalán- es contraria al principio democrático, a la Constitución y al estatuto catalán", arguyó el presidente en funciones, en una declaración institucional sin preguntas en la que se centró en exclusiva en Cataluña.

Por encima de todo, Rajoy aseguró que salvaguardará los derechos de los españoles, y enfatizó que "las principales fuerzas políticas estamos de acuerdo en ello" sabiendo "alejar las diferencias" para defender la continuidad de la nación. "Tengo la obligación de velar por el cumplimiento de la Constitución y voy a hacerlo", zanjó. Y recalcó que, en su opinión, tiene detrás a la gran mayoría de la sociedad.

En este sentido, lanzó una advertencia muy clara a los nuevos miembros de las instituciones catalanas. "El Estado trabaja siempre, estando o no en funciones". Esto es, no se permitirá ninguna decisión que vaya en contra de la leyes, como ya dejó dicho por escrito tras conocerse el nombre del nuevo presidente regional. "Entiendo la política desde el diálogo y la moderación pero no me ha faltado ni me faltará determinación para defender la nación", dijo directamente a Pugdemont, y se refirió a "los instrumentos" que le brinda el Estado de Derecho sin mentar ninguno en concreto.

Fue una declaración muy breve. Suficiente en todo caso para mandar un mensaje de "tranquilidad" a los españoles y dejar claro que actuará pese al clima de inestabilidad política. "Cualquier actuación que suponga una vulneración de la Constitución tendrá respuesta", transmitió Rajoy. Lo repitió: el Gobierno "no dejará pasar ni una sola actuación que suponga contravenir la unidad y la soberanía" ni que "nadie se arrogue poderes ilimitados fuera de la ley".

En varias ocasiones durante esta legislatura, el hoy presidente en funciones aseguró que el país no se romperá con él en la Moncloa. "España es una nación libre y europea, una democracia consolidada y avanzada de ciudadanos libres e iguales", remató ante los medios. Mientras, ministros y altos cargos del PP reiteraron en privado la necesidad de que Sánchez cambie de actitud y apoye una gran coalición. "No puede pactar con quienes pretenden romper España. Antes, romperá el PSOE, metió presión miembro del gabinete. Rajoy sólo quiso poner en valor, sin dar más detalles, que el líder socialista y el de Ciudadanos coinciden con él en defender la soberanía nacional. "Sánchez está entre la espada y la pared", según la Moncloa.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco