Menú

Rajoy se resiste a dar un paso atrás: "Si hay elecciones, quiero ser candidato"

Anuncia que llamará a Sánchez si fracasa en su investidura para ofrecerle un pacto, pero se muestra pesimista. Reitera que habrá elecciones en junio.

100
Mariano Rajoy, este viernes en Bruselas | EFE

"Si se produjeran nuevas elecciones, quiero ser el candidato del PP". Un día después de que transmitiera a sus homólogos europeos que no ve otra salida que abrir de nuevo las urnas, Mariano Rajoy dejó claro que no renuncia a intentarlo una vez más. "Mi intención es volver a presentarme", zanjó, cerrando la puerta a cualquier tipo de renovación. No habrá congreso del partido antes de los comicios, según la versión oficial de Génova.

El presidente en funciones aseguró que dará "la batalla" para lograr una gran coalición, presidida por él, y evitar así otras elecciones el 26 de junio, pero a renglón seguido avisó de que no irá a un debate de investidura en caso de no tener garantizados los apoyos necesarios. Un extremo que, hoy por hoy, ve prácticamente imposible.

Así las cosas, Rajoy partió de la base de que Pedro Sánchez no lo conseguirá ni tan siquiera en la segunda votación, toda vez no suma con Ciudadanos y considera "imposible" el Ejecutivo con Podemos, Izquierda Unida, PNV y la abstención de los independentistas. Si se confirma su pronóstico, llamará al líder de los socialistas y le ofrecerá reunirse donde él quiera para plantearle su opción de gobierno. Será cuestión de "24 horas", aunque no cree que sirva para nada.

"Le diré lo que ya le dije en nuestra última reunión, que es lo que dice el sentido común, la lógica, lo que es democrático y se hace en Europa. Le diré que hagamos un Gobierno presidido por el PP" y apoyado "por la segunda y la cuarta formación", arguyó. "Todo lo demás es discutible y negociable", contestó, preguntado en concreto si estaría dispuesto a darle una vicepresidencia a Sánchez.

Soria apunta a Susana Díaz

En todo caso, de las palabras de Rajoy se desprende que ve muy complicado el acuerdo. "Si yo creo que tengo posibilidades de ganar la investidura, yo iría, pero si el PSOE no quiere no es posible", dijo a las claras. "Yo aceptaré la investidura siempre y cuando pueda conseguirla", insistió, dando a entender que rechazaría otra vez el ofrecimiento del Rey, llegado el caso. "Pero en la vida se puede rectifica", precisó en un momento de su comparecencia, pasadas las once y media de la noche, en Bruselas.

Desde España, se lanzó un mensaje muy parecido, en boca de Soraya Sáenz de Santamaría y José Manuel Soria. "La opción de Rajoy no es que haya elecciones generales, es formar un Gobierno de amplia mayoría parlamentaria, sea de coalición o como sea. Pero esa opción depende del PSOE y la del PSOE depende de Podemos", arguyó la vicepresidenta al término del Consejo de Ministros. El titular de Industria fue un paso más allá, y expuso que la negociación con los socialistas sólo se desatascará cuando Sánchez deje de ser el secretario general. Y se mostró confiado en un cambio de rostros en mayo, cuando se celebre su congreso: "Hay posibilidades muy limitadas de que Sánchez siga al frente del PSOE (…) Susana Díaz tiene papeletas para presentarse y ganar", afirmó.

Una hoja de ruta que parte de la base de que, en ningún caso, Rajoy se abstendrá ante un posible pacto de PSOE y Ciudadanos. Por dos veces en 24 horas, Rajoy se refirió a las presiones, que según recalcó sólo existen dentro de España. "Estamos a las órdenes de los españoles y no de algunos españoles concretos", aseveró en la rueda de prensa. "Comprendo que hay algunos a los que no les guste la alternativa del sentido común", destacó en otro momento de su intervención.

"Tengo la sensación de que aún me quedan unos cuantos Consejo Europeos", se despidió el presidente en funciones, que sobrellevó la larga jornada comiendo pizza y unas patatas fritas en unos de los lugares más típicos de la capital comunitaria. Rajoy no se fue sin mostrar su enfado por la tardanza en llegar a un acuerdo entre la UE y Reino Unido. "Me gusta que cuando se me convoque a las diez de la mañana, la reunión no se celebre once horas después. No nos gustan que nos dejen once horas tirados", remató.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios