Menú

Rivera se viene abajo con todo a favor

Como Bertín Osborne no lo lleve a sus programa antes de las elecciones Rivera va a tener muy difícil influir en la política española tras el 26-J.

0
Como Bertín Osborne no lo lleve a sus programa antes de las elecciones Rivera va a tener muy difícil influir en la política española tras el 26-J.
Albert Rivera, durante su debate con Pablo Iglesias en La Sexta | Salvados

En el debate de ida entre Pablo Iglesias y Albert Rivera organizado por el follonero en Barcelona antes de las pasadas elecciones generales, el líder de Ciudadanos apaleó sin piedad al conducator de la cosa podemita. Lo vapuleó de tal manera que Pablemos estuvo incluso a punto de darnos lástima, y ni siquiera las legiones de cuentas ficticias bolivarianas en las redes sociales fueron capaces de ocultar la evidencia de que Rivera había dejado a su jefe para el arrastre.

El resultado del debate de ida hacía presagiar otra masacre morada en este segundo encuentro, clasificatorio para las elecciones del 26-J. Sin embargo Rivera estuvo tan mal que hasta pareció que Iglesias había estado bien, cuando lo único que sabe hacer el líder podemita es repetir consignas, tratar de ocultar su pasado, apelar al resentimiento, chantajear emocionalmente a los ingenuos y decir disparates cuando entra en terrenos que no entiende como el de la economía. Dijo un filósofo que no se puede escuchar al líder podemita cinco minutos sin reírte. Falso. Es imposible aguantar más de tres sin soltar la carcajada y, a continuación, llorar ante la posibilidad de que semejante personaje llegue a La Moncloa.

Albert Rivera es dialécticamente superior a Iglesias y, además, tiene mejores ideas y más nobles que el exchavista. Sin embargo, el líder de Ciudadanos no hizo valer esa superioridad, y no vale apelar al árbitro (el Follonero) ni al terreno de juego (La Sexta) que, aunque siempre caseros con los podemitas, apenas influyeron en el resultado.

Rivera no preparó convenientemente el debate, tal vez por confiar demasiado en su superioridad. Si se hubiera aplicado como es debido habría destrozado a Pablemos en dos momentos cruciales del programa. El primero de ellos fue la referencia a un tuit de Iglesias sobre Amancio Ortega en el que le llamó "terrorista" (no criminal, como decía Rivera). Poco después llegó el momento Venezuela y Rivera tampoco tenía sobre la mesa información precisa de las decenas de declaraciones de Pablemos sobre la grandeza de Chávez y la superioridad material del modelo económico venezolano. Si en esos dos casos llega a sacar Rivera unos cartelitos con las declaraciones exactas de Iglesias, el Follonero acaba haciendo el boca a boca al líder de Podemos para tratar volverlo en sí.

Iglesias es un político que ha cobrado del régimen venezolano y que ahora considera que "no se puede hacer negocios con las dictaduras" pero en referencia a Arabia Saudí; que es, casualmente, el archienemigo de Teherán, el otro régimen que financia a Iglesias a través de un contrato televisivo. ¿Cómo es posible que Rivera no utilizara esas contradicciones apabullantes para noquear a su adversario? Cualquier otro en su lugar hubiera aprovechado la situación para lanzar un ataque letal, pero Rivera no quiso o no supo reaccionar cuando lo tenía todo a su favor.

Pablo Iglesias estuvo horroroso, como siempre, pero el líder de Ciudadanos se empeñó en hacerlo todavía peor. Como María Teresa Campos o Bertín Osborne no lo lleven a sus programas antes de las elecciones va a estar muy difícil que Ciudadanos pueda influir en la política española tras el 26-J.

En España

    0
    comentarios

    Servicios