Menú

Rajoy cree que el auge de Iglesias le dará más votos

Pese a las dudas de un sector del PP, arranca la campaña seguro de que logrará el 30% de los votos. "Iglesias o Rajoy", avisa Casado al PSOE.

121
Rajoy cree que el auge de Iglesias le dará más votos
Rajoy, de cañas en Salamanca tras el CIS, con cargos del PP. | David Mudarra.

Mariano Rajoy no cree que los resultados del CIS sean tan malos para sus intereses. Para empezar, su comité de campaña opina que ya tienen asegurado el 30% de los votos, frente al 29,2% que le da la encuesta pública. Pero, principalmente, sus estragas entienden que el sorpasso de Unidos Podemos al PSOE que augura el sondeo les beneficia, ya que alimentará el voto del miedo y, ante la duda, muchos españoles acabarán metiendo la papeleta azul el próximo 26J.

Con este escenario, Rajoy no prevé modificar su estrategia. Más al contrario, intentará polarizar todavía más la campaña, que inauguró oficialmente este jueves por la noche en el templo de Debod de Madrid. "Creemos que España necesita una etapa de moderación" frente "a esos que apuestan por el extremismo y la radicalidad", no se cansó de repetir en las últimas horas. "Lo malo no está tan lejos para que nos despreocupemos y lo bueno no es tan sólido para que nos durmamos en los laureles", añadió. Y, citando expresamente a Podemos, alertó: "Presenta un catálogo sueco pero encubre la realidad griega".

"El efecto sorpasso nos ayuda", reconocieron fuentes de su equipo. Según su diagnóstico, el miedo al Frente Popular favorecerá el voto útil al Partido Popular, y eso se traducirá en, al menos, un punto más en intención de voto con respecto al pronóstico del CIS. "Esperamos estar por encima del 30%", confirmaron, sondeos internos en la mano. En todo caso, la cautela fue la tónica: "Subimos, pero no tanto como dicen las encuestas –como la de El Mundo del pasado domingo-, lo cual es bueno para movilizar a nuestra gente", arguyeron al más alto nivel.

Jorge Moragas admitió públicamente que la clave pasa por "romper" la barrera del 30%, lo que permitiría al PP hacerse con un puñado de escaños que aún son duda en territorios como la comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid, entre otros. "El PP sigue siendo la primera fuerza política en España y para mí esto es un estímulo", remató Rajoy, al que no se le vio preocupado. Según los cálculos de Génova, para ganar la batalla de "los restos", tendrían que arrebatar medio millón de votos a Ciudadanos.

La gran coalición

A partir de ahí, cerradas las urnas, Rajoy volverá a ofrecer a Ciudadanos y PSOE una gran coalición, y espera que para entonces se levanten los vetos. Conseguir ese pacto se convertirá en su principal objetivo, aunque no descarta gobernar en solitario, pese a las enormes dificultades que esto acarrearía. "Los cambios de opinión son habituales en él", dijo Moragas el pasado lunes sobre el 'no' de Albert Rivera. "Si Rajoy gana y mejora los resultados de diciembre, ¿con qué legitimidad le va a pedir Rivera que se marche", añadieron desde la cúpula nacional.

Por supuesto, en el PP también están muy pendientes del PSOE, y del terremoto que barruntan para el día después de los comicios y que consideran que les favorece. "Supongo que la misma noche electoral, Pedro Sánchez se dará cuenta de que tiene una soga al cuello", según el entorno más próximo de Rajoy. Pablo Casado metió presión poco después de conocerse el CIS: "El PSOE tendrá que elegir entre hacer presidente a Iglesias que supuestamente es lo peor de lo peor, comunista y bolivariano, o permitir que gobierne la lista más votada", dijo en La Sexta. Rajoy redondeó el mensaje, ya por la noche, en Telecinco: "No abdicaré nunca de mi responsabilidad e intentaré gobernar. Lo patriótico es lo que ocurre en Alemania", sentenció.

En paralelo al análisis de la cúpula, en algunos cuadros de la formación acogieron los datos del CIS, más que con cautela, con cierto nerviosismo. Con miedo. "Ha sido un jarro de agua fría. Nosotros que no estamos en Moncloa, nos habíamos creído que estábamos mejor", en palabras de un cargo medio del partido en Madrid. A ellos, Génova aún dio dos argumentos más para intentar tranquilizarles. Primero, que el CIS previo a las elecciones de diciembre aún fue peor. Y, para rematar, que la encuesta se hizo en mayo y "representa una foto fija de un momento determinado". "Creo que nosotros vamos a tener más apoyos y Podemos menos", vaticinó Rajoy.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation