Menú

Génova espera un "todos contra Rajoy" y ve en Rivera al rival más complicado

Rajoy prepara desde el sábado el debate a cuatro. La alternativa al PP "es un gobierno nucleado en torno a Podemos", alerta una vez más.

100
Génova espera un "todos contra Rajoy" y ve en Rivera al rival más complicado
Rajoy, en Molina de Segura (Murcia), con el niño que le imitó en un programa de Telecinco. | David Mudarra.

Mariano Rajoy intentará arriesgar lo menos posible en el debate a cuatro, en el que se estrena este lunes. El candidato del PP admitió públicamente que no le gustan mucho este tipo de formatos, y de ahí que Jorge Moragas presionó para que se celebrara lo antes posible, el primer lunes de campaña, el mismo día en el que España juega la Eurocopa. Un extremo que, admiten en privado, no resta importancia al trance televisivo, más aún a tenor del elevado número de indecisos.

El de Murcia el sábado por la mañana fue el último mitin de Rajoy antes del debate. El domingo y el lunes, tiene su agenda vacía para prepararse a consciencia el choque. Su equipo de trabajo será el mismo de siempre. Soraya Sáenz de Santamaría, que en diciembre le sustituyó, le ha recomendado que no se deje llevar por los nervios y espere a ver "qué hacen los demás". "No es un debate, son pequeños monólogos", le ha transmitido, según desveló en una conversación informal con periodistas. Pedro Arriola, Carmen Martínez Castro y Moragas también forman parte del núcleo duro.

La percepción generalizada es que será "un todos contra Rajoy", aunque no descartan que un Pedro Sánchez "desesperado" por las encuestas entre en el cuerpo a cuerpo con Pablo Iglesias ni que Albert Rivera también se enzarce con el líder morado. "Si ellos se pelean, el presidente no debe entrar", según fuentes del comité de campaña. El equipo de Moragas reconoce que, de todos, el más complejo de sus adversarios es Rivera, toda vez es el que más votos le quita y, en muchos aspectos, tienen un discurso parecido.

El PP o el caos

Frente a todos ellos, Rajoy intentará responder "con argumentos". "No es un debate, son mini discursos", insistieron desde su entorno. Y, en Murcia, el candidato reiteró que todo lo que no sea votar al PP podría acarrear consecuencias negativas para España. "Lo peor sería encargar la recuperación a quienes nos trajeron la crisis, a sus compañeros de viaje extremistas y radicales o a esos que jamás han tenido una gestión de gobierno", afirmó sobre el PSOE, Podemos y Ciudadanos. "¿Puede ser alguien presidente sin tener ninguna experiencia? ¿Sin haber sido concejal? Pues no", recalcó sobre Rivera, adelantando cuál puede ser uno de sus argumentos de ataque en el debate.

En el segundo día de campaña, Rajoy se reafirmó en que la alternativa a que él siga en la Moncloa "es un gobierno nucleado en torno a Podemos". "Es un peligro apostar por un Gobierno a la griega", repitió una vez más, para a renglón seguido recalcar que lo que necesita el país es un Ejecutivo "moderado". Fue entonces cuando, partiendo de la base de que ganará los comicios, lanzó un aviso a navegantes de cara a las negociaciones que se abrirán tras el 26J: "España necesita que el Gobierno se constituya rápidamente" ya que "hay que preparar los Presupuestos de 2017". Su plan inicial es que todo esté resuelto a primeros de agosto.

Tras lanzar sus consignas, el candidato se marchó rumbo a Madrid. Ya no se le verá más hasta el lunes por la noche, cuando se celebre el debate. Moragas llegó a deslizar que en diciembre no prepararon lo suficiente el cara a cara con Sánchez, y no quieren cometer el mismo error. Durante la mañana, eso sí, Rajoy aún tuvo tiempo de verse en Molina del Campo con Pablo Gomariz, el niño que le imitó esta misma semana en Telecinco. "Vamos a bajar el precio de las chuches", prometió.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation