Menú

El bloqueo de los partidos sube las apuestas por unas terceras elecciones en noviembre

Los partidos que podrían facilitar la investidura están cerrando la puerta a un Rajoy que tampoco parece muy dispuesto a pactar.

102
El bloqueo de los partidos sube las apuestas por unas terceras elecciones en noviembre
Mariano Rajoy, pocos días después de las elecciones en España, en una cita con los líderes europeos | EFE

"Nadie apoya la celebración de unas terceras elecciones", es una de las frases más repetidas desde el pasado 26J, cuando Mariano Rajoy fue el único candidato que creció en votos y escaños tras la segunda cita electoral. Sin mayoría parlamentaria suficiente para gobernar, todos los partidos, sin excepción, mostraron su deseo de que se formara gobierno de una vez por todas pero ni el propio Rajoy ni ninguno de los restantes partidos parecen dispuestos a llegar a un acuerdo que permita su investidura. Todo ello con permiso de Pablo Iglesias, que este martes ha invitado a Sánchez a explorar nuevas "mayorías" porque, a su juicio, "los números siguen dando".

La "gran coalición" con el PSOE está descartada y sepultada después de que, desde el PSOE, Pedro Sánchez, García-Page y Sara Hernández hayan dejado meridianamente claro que ni apoyarán ni se abstendrán en la investidura y su respuesta será, en cualquier caso 'NO'.

Con la puerta del PSOE cerrada, Rajoy tiene otra posibilidad que explorar, que es sumar los votos de Ciudadanos y PNV y lograr la abstención in extremis de algún independiente del PSOE, o quizá de algún diputado socialista que esté bajo la disciplina extremeña de Fernández Vara, único barón socialista que se ha mostrado claramente a favor de que se facilite, sea como sea, una investidura de Mariano Rajoy.

Pero el PNV también ha cerrado la puerta a Rajoy: "En estos momentos estamos en el 'no'", decía este martes su portavoz Aitor Esteban tras reunirse con Rajoy en la Moncloa. Sólo dejaba una pequeña rendija abierta para el acuerdo al decir que su partido no se cerraba en banda a continuar dialogando con el PP. Quizá uno de esos temas de negociación será el de la cesión de la política penitenciaria con el acercamiento de presos de ETA como condición, algo que ya avanzó el propio Íñigo Urkullu esta semana.

En cualquier caso, incluso dando por buena la hipótesis de que el PNV sumara sus 5 diputados, el PP tendría que granjearse el apoyo también de Ciudadanos. Pero Rivera insiste en que no quiere hablar de cargos ni sillones, sino llegar a un acuerdo de fondo, que incluya las reformas que Ciudadanos siempre ha defendido. Y Rajoy no pierde oportunidad para descartar públicamente la opción del acuerdo con C's, partido al que ni siquiera ha llamado en las dos semanas que han pasado desde el 26-J. Mención aparte merecen las posiciones antagónicas que PNV y Ciudadanos mantienen en sus respectivos espectros ideológicos, algo que haría improbable encontrar a ambos partidos en un mismo acuerdo de investidura.

El más realista, hasta el momento en descifrar el panorama ha sido el secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, que el pasado martes en Es la tarde de Dieter, en esRadio, decía apostar por la convocatoria de unas nuevas elecciones. Decía Barragán que todos los partidos dicen conocer los números y todos aborrecen la convocatoria de unas terceras elecciones, pero "nadie quiere ser partícipe de la cuenta general que es la que haga posible un gobierno de Rajoy".

¿Elecciones en noviembre?

Ante este panorama, la consulta a los mentideros populares es obligada. Fuentes del PP avanzan que Mariano Rajoy estaría ya manejando una nueva convocatoria electoral que dejaría para finales de noviembre. Para poder hacerlo, dicen estas mismas fuentes, tratará de acelerar los trámites de la investidura y ni siquiera trataría de cerrar un acuerdo con Ciudadanos si no logra en primer lugar algún tipo de acuerdo con los socialistas. Sus cuentas son el fracaso en dos debates rápidos de investidura, en los que se refleje que nadie está dispuesto a facilitar la gobernabilidad para evitar unos terceros comicios.

De cara a la nueva cita con las urnas, todo está abierto, aunque las fuentes consultadas hablan de una cifra mágica: el presidente estaría soñando con alcanzar en esta ocasión los 150 escaños y obtener una suma suficiente de Gobierno con el único apoyo de Ciudadanos.

Lo malo de la información de fuentes a estas alturas es que hablan de hipótesis y conjeturas en las que mezclan los comentarios escuchados a los líderes, los planes del propio partido y sus apuestas personales. En el PP hay quienes sostienen incluso que, de celebrarse unos terceros comicios, Rajoy convocaría antes de las urnas el Congreso del PP para acudir así a las elecciones reforzado por el partido.

Desde luego, hoy, como ayer, si este redactor tuviera que jugarse su dinero, como hiciera el líder de Coalición Canaria en esRadio, lo apostaría todo a unos comicios en noviembre, acertar con el día ya sería complicado, pero el 20-N o el 27-N parecen candidatos más que posibles para que los españoles seamos convocados a Generales por tercera vez en menos de un año.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios