Menú

Rufián vuelve a la tribuna entre "la cuneta" de Lorca y "el carnicero de Badajoz"

El diputado de ERC sobrepasó su tiempo para preguntar a Rajoy por Fernández Díaz, por el "carnicero de Badajoz" y para pedir el apoyo de Podemos.

0
Rufián vuelve a la tribuna entre "la cuneta" de Lorca y "el carnicero de Badajoz"
Gabriel Rufián, en su intervención de este viernes en el Congreso | EFE

Quizá una de las intervenciones más esperadas de la tarde de este viernes era la del diputado de ERC, Gabriel Rufián, cuya anterior réplica durante el debate de investidura de Pedro Sánchez en marzo fue muy comentada. No tanto por la profundidad política o intelectual de sus reflexiones y arengas, sino más bien por lo peculiar de sus argumentos.

Completamente vestido de negro, Rufián comenzó saludando a todos los miembros de la cámara y dejó para el final al "señor candidato" y al "señor Ibex", en referencia a Rivera, decía a modo de chiste borde que no se vio correspondido con sonrisa alguna en la cámara.

A continuación sacó el mapa de las pasadas elecciones donde se ve una mayoría del PP en prácticamente toda España para enseñar al parlamento que "esto no es un desafío sino países diferentes que votan cosas diferentes", después señaló con el dedo a Cataluña y dijo "este es el mío, hagan el favor de respetarlo". Tampoco despertó un gran entusiasmo de la cámara con su pretendidamente vistoso golpe de efecto con el mapa en la mano.

El resto de la intervención fue básicamente aburrida y cuajada de la habitual demagogia separatista: "Por qué Forcadell puede ir a la cárcel por cumplir el mandato de un parlamento y Fernández Díaz a una embajada en el Vaticano después de conspirar" contra Cataluña; "por qué les cabrea tanto un visca cataluña lliure y no les cabrea un "esto la fiscalía se lo arregla""; "por qué para que los niños estudien inglés tienen que estudiar matemáticas en español"; "por qué no se dan cuenta que son monolingües diciéndole a bilingües que sean trilingües" o "cómo pueden decir que se excluye, se persigue y se amenaza a los castellanohablantes en un país donde la jefa de la oposición es una jerezana".

Y como esto, varios minutos de preguntas en la misma dirección, quizá las más llamativas, o aquellas en las que Rufián quiso imprimir más énfasis a su discurso fue cuando preguntó directamente a Rajoy y a Albert Rivera por qué "les molesta una estelada en un balcón y no que el carnicero de Badajoz, el General Llagüe tenga una calle" o "por qué Lorca sigue en una cuneta de Granada y 'Billy el Niño' corriendo maratones en Madrid."

Sus últimas palabras, por un lado para Sánchez a quien preguntó "cuánto más va a renunciar a la gobernabilidad de su país, por no dar voz al nuestro. Cuánto más va a preferir a Rajoy a una urna en Cataluña".

Por otro lado, cerró su intervención tentando a Iglesias y Doméneq: "Os imagináis un país con un PP residual, un país con las mayorías sociales y parlamentarias suficientes para culminar un proceso constituyente en pos de una república. Ese país ya existe. Es Cataluña, ayúdennos". Aplauso entusiasta de sus ocho compañeros.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios