Menú

Colau veta las celebraciones católicas de las Fiestas de la Merced

Elimina la misa y la Hermandad de la Madre de Dios de la Merced cancela la procesión por "problemas de logística".

0
Elimina la misa y la Hermandad de la Madre de Dios de la Merced cancela la procesión por "problemas de logística".
Colau, en el mitin en el que ha participado en Galicia | EFE

Ni la tradicional misa ni la procesión de la Virgen de la Merced, copatrona de Barcelona, tienen cabida ya en los actos de las fiestas de la capital de Cataluña. Del programa institucional han desaparecido la misa y la procesión entre la basílica de la Mercé y la Catedral. Eso sí, por el momento se mantiene el nombre de Festes de la Mercé para la celebración anual barcelonesa, plagada de actos folklóricos, pero vacía de contenido religioso.

Ya el año pasado cayó la misa del programa de actos, si bien la alcaldesa Ada Colau saludó a las autoridades a las puertas de la basílica. Este año, la novedad es la supresión de la procesión. Una nota de la Hermandad de la Madre de Dios de la Merced advierte de que tal procesión se sustituirá por un acto solemne el próximo viernes. La razón, unos "problemas de logística" que desde la Hermandad no han querido concretar.

El acto solemne consistirá en la exposición en el presbiterio de la basílica -el próximo viernes- de la imagen que hasta el año pasado recorría las principales calles del barrio gótico, una semana antes del comienzo de la Fiesta Mayor de Barcelona.

El sábado 24 y a las diez y media se llevará a cabo la misa presidida por el arzobispo Juan José Omella en la basílica, una celebración litúrgica a la que no había faltado ningún alcalde hasta la llegada al poder de Colau. Las relaciones del Ayuntamiento con el Arzobispado no son precisamente cordiales. Omella, que en diciembre cumplirá un año como arzobispo de la diócesis de Barcelona y sólo ha mantenido una reunión con la alcaldesa, que además de vetar cualquier celebración católica se distingue por una política de desdén ante la Iglesia con una sola excepción: este mismo año acudió a cumplimentar a las monjas clarisas del Monasterio de Pedralbes con ocasión de la festividad de santa Eulalia, la otra patrona de la ciudad, el 12 de febrero.

Esa visita coincidió con una campaña con patrocinio municipal en la que se mostraban carteles por toda la ciudad con la siguiente leyenda: "Las únicas iglesias que iluminan son las que pagan la luz", variación de la frase Kropotkin sobre los templos en llamas.

La razón de la inesperada recepción en el monasterio fue agradecer a las nueve monjas que habitan en el convento su apoyo en la defensa del parque de la golondrina, un espacio cercano al recinto monacal, en los tiempos en que Colau se dedicaba al activismo social.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD