Menú

Los líderes de la UE interrogan a Rajoy, que admite que le será difícil gobernar

“Por difícil, la la legislatura puede ser una gran oportunidad para dejar resuelto alguno de los grandes retos de España”, declara en Bruselas.

0
Mariano Rajoy y Angela Merkel, este viernes en Bruselas | EFE

Mariano Rajoy parece ser consciente de que se enfrenta a una legislatura a cara de perro, en la que se tendrá que remangar y negociar hasta la extenuación para lograr sacar adelante un programa básico de medidas. En Bruselas, sus homólogos comunitarios se le acercaron para preguntarle por la investidura y darle ánimos, y él les dio a entender que logrará superar el trance parlamentario pero que la gobernabilidad del país será muy compleja. "Asumo que sin mayoría muchos planteamientos de nuestro programa no podrán salir adelante", reconoció ante los medios de comunicación.

Como es tradición en él, se mostró tranquilo y sin querer adelantar acontecimientos. De hecho, Ana Pastor todavía no ha desvelado oficialmente la fecha de la investidura, que podría arrancar el miércoles o el jueves. Rajoy se limitó a declarar que respetará la decisión que tome el Comité Federal del PSOE el domingo y que, ya el martes por la tarde, despachará con don Felipe y comprobará si le propone como candidato. Si bien, realmente, el Gobierno no alberga dudas sobre la abstención socialista y, en consecuencia, da por descontado que Rajoy se someterá a la votación de las Cortes.

A partir de ahí, Rajoy reconoció la más que previsible tormenta política. El PP ya ha comprobado la dureza de su soledad parlamentaria en las últimas semanas, y más de un ministro ha mostrado su alarma en privado. "Tendré adecuar mi discurso -de investidura- a la nueva situación", afirmó al término del Consejo Europeo. Pase lo que pase, prosiguió, "todos tendremos que hacer un mayor esfuerzo para entendernos, para buscar acuerdos y para ceder en nuestros planteamientos de máximos".

Desde Madrid, Soraya Sáenz de Santamaría se sumó a la tesis de que se abre un periodo de mucha negociación. "Habrá que empezar a trabajar, dialogar y hacer esfuerzos", en palabras de la vicepresidenta. "Por difícil, la la legislatura puede ser una gran oportunidad para dejar resuelto alguno de los grandes retos de España en el futuro", insistió Rajoy, no sin recordar que en su día planteó al PSOE desde una gran coalición a llegar a pactos de Estado. Recalcó, eso sí, que hoy por hoy no tiene sentido opinar sobre los grupos parlamentarios que votarían en contra de los Presupuestos Generales del Estado.

Así las cosas, lo único que quiso dejar claro es que él quiere gobernar, aunque sea en minoría y con muchas dificultades. "Soy plenamente consciente de los apoyos que tengo, pero lo que es evidente es que lo voy a intentar porque no es la primera vez en la historia que un gobierno está en minoría ni en España ni en otros países", dijo. Y volvió a tachar de "disparate" la posibilidad de otros comicios.

Cuando un periodista le preguntó si el juicio del caso Gürtel podría afectar a su relación con el PSOE, Rajoy se vio obligado a pronunciarse por primera vez sobre la peliaguda cuestión. "Se están juzgando acontecimientos que ocurrieron hace muchos años" y en el banquillo "no hay ningún militante del PP", se limitó a contestar. Después, emplazó a Ferraz a que diga si éste es un obstáculo insalvable. "Lo que digan los tribunales es lo que tenemos que respetar, en este caso y en cualquier otro remató".

En cuanto a las quinielas sobre su futuro Ejecutivo, volvió a ser predecible. No dio ni una sola pista. "No he dedicado ni un minuto a la formación de Gobierno", contestó, pese al aluvión de especulaciones. Y concluyó con una media sonrisa: "En cualquier caso, si alguna vez tuviera que formar un gobierno porque hubiera sido propuesto como candidato y fuera elegido, es evidente que se lo diré al Rey antes que nadie".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco