Menú

Estatutos del PP: Rajoy será candidato "automáticamente" en caso de elecciones

Génova introduce cambios para elegir al presidente del PP, pero los compromisarios tendrá la última palabra: habrá un sistema de “doble vuelta”.  

0
Génova introduce cambios para elegir al presidente del PP, pero los compromisarios tendrá la última palabra: habrá un sistema de “doble vuelta”.  

Al final, la última palabra la tendrán los compromisarios. Pero, ante la presión mediática e interna, Mariano Rajoy acabó introduciendo cambios en la elección del presidente del partido, que el tiempo demostrará si son o no cosméticos. Es lo que Fernando Martínez-Maillo denominó el sistema de "doble vuelta" gracias al cual, por primera vez, lo militantes tendrán derecho al voto. No supone, en todo caso, la implantación de la fórmula "un sistema, un voto", como así reclamaban Cristina Cifuentes e Isabel Bonig, entre otros. "Un cambio Lampedusiano", según uno de los críticos.

¿Cuál es la propuesta de la cúpula nacional? Primero, los militantes adscritos votarán tanto a los candidatos -que necesitarán al menos 100 avales- como a los compromisarios que posteriormente participarán en el cónclave. Esto es, habrá dos urnas en las sedes. Pasarán a la segunda vuelta quienes logren más del 10% de los votos, y entre los cuales serán los compromisarios los que elijan.

No obstante, hay una excepción importante: si un candidato consigue en la primera vuelta más de la mitad de los votos, lo logra en treinta de las sesenta circunscripciones en las que se divide el partido y lo hace con un 15% por encima del segundo, se convertiría en automáticamente en "candidato único", por lo que los compromisarios no votarían entre distintas opciones. "Se introduce el concepto de mayoría reforzada", en palabras del vicesecretario de Organización, encargado de presentar las líneas generales de la ponencia política y de estatutos.

En síntesis, "quien elige definitivamente al presidente son los compromisarios, pero mejoramos la participación de los afiliados en el proceso. No es un sistema de primarias ni pretende asemejarse", razonó el número tres del PP. A su lado, los ponentes del texto, Alicia Sánchez-Camacho, Mercedes Fernández y Pedro Sánchez.

Ahora, el plan de Génova tendrá que ser votado en el congreso nacional, que se celebrará en Madrid los días 10, 11 y 12 de febrero. Pero reina la más absoluta tranquilidad. De hecho, en privado, fuentes de la dirección sacaron pecho de no haber negociado el grueso de la propuesta con los barones que más claramente han reclamado una mayor democracia interna. "Aval ninguno" aunque sí "ha habido contactos", afirmó Maillo en rueda de prensa. "Es una fórmula intermedia. Complicadísimo. Con lo sencillo que sería una doble vuelta con el voto de los militantes, como en Francia", en palabras de un alto cargo del PP de Madrid, a favor de una apertura todavía mayor.

En caso de que el texto salga adelante, cosa que se da por descontado aunque se puedan introducir pequeños cambios, las estructuras regionales y locales tendrán que asumirlo como suyo. Y, de primeras, existen dudas: "La comunidad de Madrid es circunscripción única. ¿Con sacar el 15% de los votos al segundo ya eres candidato único?", se preguntó un dirigente popular. Según Génova, Cifuentes podría incluir modificaciones, aunque asumiendo la esencia de la medida. Sea como fuere, caería en saco roto su promesa de "un militante, un voto".

Rajoy, "automáticamente" candidato

Unos cambios que no afectarán a la reelección de Rajoy como presidente de la formación, que se hará mediante la fórmula tradicional de compromisarios. Su mandato será de cuatro años, y no de tres, y el nuevo texto mantendrá que el vigente presidente será "automáticamente" candidato en caso de elecciones. "Podría convocar un congreso extraordinario o renunciar, pero sobre el papel será el candidato", según las fuentes consultadas. Pese a su pacto con Ciudadanos, nada habrá escrito sobre la limitación de mandatos.

Por último, Maillo también anunció que un nuevo órgano de control interno: "la oficina del cargo popular", que será "autónoma" y no estará controlada por miembros de la formación. Se suma así al comité de derechos y garantías. "Somos conscientes de que una de las cosas que más daño ha hecho al PP es la corrupción y tenemos que hacer un esfuerzo", en palabras del número tres del partido.

En España

    0
    comentarios

    Servicios