Menú

Cospedal está "muy tranquila" pese a los movimientos de última hora en su contra

"Criticar criticarán siempre", zanja Cospedal sobre sus enemigos internos. No espera "sorpresas" en el congreso nacional. Arenas, también tranquilo.

0
Cospedal está "muy tranquila" pese a los movimientos de última hora en su contra
Arenas, Cospedal y Barreiro, este martes en el Senado | Tarek/PP

En el PP pocos dudan de que Mariano Rajoy mantendrá el equilibrio de poderes entre María Dolores de Cospedal y Soraya Sáenz de Santamaría. Y esto significa, salvo sorpresa mayúscula de última hora, que la primera continuará al frente de la secretaría general además de dirigir el ministerio de Defensa. "Estoy muy tranquila", afirmó este martes con una sonrisa, aunque los suyos estén observando movimientos de última hora en su contra. "Son inasequibles al desaliento", se quejaron, pero "va a ser Cospedal y alguna se llevará un disgusto".

La propia Cospedal, en una charla informal con periodistas en el Senado, vino a reconocer que hay un sector del partido que busca su salida de Génova. "Criticar van a criticar siempre", comentó, en relación a los barones populares que rechazan la acumulación de cargos. Si bien, transmitió la seguridad de quien lo tiene ya todo bien atado. "No espero grandes noticias del congreso nacional", llegó a afirmar entre risas. Admitió que mantiene una interlocución fluida con el presidente, pero no quiso aclarar -tampoco lo desmintió- si ya ha mantenido la conversación sobre su futuro político.

En la Cámara Alta, en vísperas del esperado anuncio, Cospedal ejerció de secretaria general y presidió una reunión del Grupo Popular, donde se refirió a Podemos como "el ejército de Pancho Villa". A la salida, pocos parlamentarios albergaban dudas: "Si quieres apostamos, seguirá en el puesto. Está todo más que pactado", en palabras de un veterano dirigente. "¡Ahí está el poder!", comentó un senador al paso de Carmen Riolobos, escudera de Cospedal. Hasta los más críticos con su gestión deslizaron que la continuidad de la número dos parece un hecho. Preguntada por la prensa sobre si su presencia en el Senado fue para decir "adiós" o "hasta luego", la protagonista respondió que fue para decir "hola" y sonrió una vez más.

El mismo día en el que se conocieron los nombres de los nuevos ministros, este diario ya publicó que Cospedal había pactado con Rajoy mantener despacho en Génova. Así lo deslizaron desde su entorno, pero en Moncloa se puso en duda -en especial desde vicepresidencia- y se inició un movimiento interno para intentar su caída. Las fuentes consultadas explicaron entonces que el presidente intentó ser ecuánime. Para Cospedal, Defensa, un aliado en Interior y una silla clave en el Comité de Dirección. Para Santamaría, la única vicepresidencia del Gobierno, la negociación bilateral con Cataluña y País Vasco y el Centro Nacional de Inteligencia. "No os vais a librar de mí", ironizó Cospedal ante los periodistas que siguen habitualmente la información del PP en su toma de posesión como ministra.

Ahora, en vísperas del esperado anuncio, los cospedalistas lamentaron un intento final del sector rival para convulsionar el congreso. "Hay algunas informaciones en los medios que son tremendas y que vienen de donde vienen", denunciaron. "Algunos están haciendo el ridículo". Cabe precisar que, en caso de Cospedal fuera desbancada, el propio PP lo entendería como una victoria de Santamaría de cara al futuro. Aunque la imagen que transmitió la actual número dos, que se encontró con la vicepresidenta en el Senado, fue de absoluta tranquilidad, contestando a las preguntas de los periodistas en varias ocasiones.

La figura del coordinador general

A partir de ahí, Rajoy nunca ha querido desvelar sus planes, aunque no rechazó la posibilidad de recuperar la figura del coordinador general. En la anterior legislatura, Cospedal rechazó esta opción, pero ahora barones y altos cargos interpretan que tendrá que aceptar "si lo quiere abarcar todo". "El partido es algo muy importante y requiere mucho trabajo y mucha dedicación", subrayó Alberto Núñez Feijóo la pasada semana, en un acto celebrado en Madrid. "Si sigue siendo secretaria general, lo lógico es que haya un coordinador", según un miembro de la cúpula.

Fernando Martínez-Maillo es el más citado internamente para ocupar el nuevo cargo. Actual vicesecretario de organización, Rajoy le ha encomendado apagar importantes incendios internos y él ha pilotado la organización del cónclave nacional, tratando con el presidente los asuntos más delicados. "En la práctica, ya lleva el día a día del partido", según un integrante del Comité de Dirección. Alfonso Alonso, en las quinielas tanto para secretario general como para coordinador, se descartó en las últimas horas. "Si hay una quiniela y no me ponen pues me voy a sentir muy mal pero no me ofrezco, cada uno tiene que hacer su trabajo", replicó el líder de los populares vascos.

En la citada conversación informal en el Senado, Cospedal declaró que "cada uno tiene derecho a hacer su equipo" y dejó entrever que la incógnita podría mantenerse hasta el sábado, cuando Rajoy leerá la lista de cargos que le acompañarán en su nueva etapa. Si bien, en Génova llevan días sugiriendo que el anuncio podría llegar antes del viernes. Javier Arenas, actual vicesecretario general, también tiene muchas opciones de mantener su posición, según las fuentes consultadas.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation