Menú

Cizallas, piedras, barras de hierro… Interior resalta la violencia de los inmigrantes en Ceuta

El secretario de Estado de Seguridad cree que no hay nada reprochable en la operación antiyihadista de Navidad.

0
Cizallas, piedras, barras de hierro… Interior resalta la violencia de los inmigrantes en Ceuta
José Antonio Nieto, en un acto reciente | EFE

La actitud de los inmigrantes que intentan saltar el vallado fronterizo que separa la ciudad autónoma de Ceuta de Marruecos ha cambiado en los últimos meses, coincidiendo con las obras realizadas por el Gobierno de Rabat en el espigón de Benzú. Ahora su actitud es "mucho más violenta", según ha explicado este martes el secretario de Estado de Seguridad y número dos del Ministerio del Interior, José Antonio Nieto.

Durante su comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, ha explicado que ahora actúan con más violencia no sólo contra las instalaciones físicas del vallado perimetral sino también contra los propios agentes de la Guardia Civil que intentan cada noche que los inmigrantes no violen suelo soberano y se cumpla con la obligación legal de custodiar las fronteras.

"Los modus operantes han cambiado. Los asaltos son cada vez más violentos contra los medios físicos y personales. En el último asalto utilizaron cizallas y desmontaron algunas zonas del vallado. Usaron palos, piedras y otros objetos contundentes con los que agredieron a los agentes. 11 guardias civiles recibieron asistencia y seis de ellos han tenido que coger la baja", ha detallado Nieto.

Como ya anunciara hace unas semanas durante una visita a la ciudad autónoma de Ceuta, el número dos de Interior ha asegurado que su departamento está estudiando la posibilidad de utilizar pequeños drones de tecnología española para tratar de conocer con antelación la llegada de los inmigrantes y eliminar así los puntos de negros de visión que existen fruto de la orografía de la zona, además de adelantar que están estudiando "el aumento de personal y medios" en los vallados de Ceuta y Melilla.

Operación antiyihadista de Navidad

El secretario de Estado de Seguridad ha dicho que la investigación interna de la Policía Nacional sobre la operación antiterrorista que acabó la pasada Navidad con una supuesta célula yihadista, cuyos miembros fueron excarcelados por la Audiencia Nacional porque no se encontraban indicios de actividad terrorista, no merece "ningún reproche" para los agentes de la Brigada Provincial de Madrid que llevó a cabo la misma.

"Se ha comprobado que en una situación como esa", ha dicho Nieto recordando que España se encuentra en el nivel 4 de 5 de alerta antiterrorista, "la práctica razonable de las fuerzas de seguridad no podía ser diferente a la que se realizó". "Si con los datos que existían no se hubieran adoptado esas medidas y hubiera ocurrido un desenlace diferente, la comparecencia aquí hubiera sido por otro motivo", ha añadido.

"Los policías son personas, no son infalibles", ha continuado José Antonio Nieto, quien ha justificado la actuación en el marco de la instrucción general de "anticiparse" a la amenaza yihadista: "En determinados momentos se asumen riesgos, creo que no podemos realizar ningún reproche a la actuación que se produjo".

"Si no se hubieran tomado esas medidas y hubiera habido un desenlace desgraciado, se hubiera solicitado la comparecencia no de mí mismo, que hubiera cesado, sino de quien me hubiera sucedido", ha justificado Nieto. "Se hace todo lo que está en manos de la Seguridad Nacional para que no haya atentados", ha proseguido.

Seguridad privada en prisiones

El número dos de Interior también ha facilitado datos sobre qué ha supuesto la entrada de empresas de seguridad privada para apoyar en la seguridad de los perímetros de los centros penitenciarios. Según ha indicado, desde que se inició la medida se han creado cerca de 900 puestos de trabajo en empresas de seguridad al tiempo que ha permitido que 842 agentes de Policía y Guardia Civil hayan podido salir a patrullar las calles.

Ha recordado que esta medida tenía una doble función. Por un lado, buscar una nueva ubicación para muchos de los escoltas que salvaron vidas en el País Vasco y Navarra protegiendo a los amenazados por la organización terrorista ETA. Por el otro, permitir que agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado fueran liberados de estas funciones para aumentar la presencia en las calles.

Nieto ha reconocido que muchos escoltas han rechazado estas propuestas laborales por cuestiones de movilidad y porque los salarios no eran equiparables a los que percibían en su momento protegiendo amenazados . Además, ha querido aclarar que estos guardias de seguridad están siempre bajo el mando de los agentes de Policía y Guardia Civil que dirigen la seguridad de las prisiones.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios