Menú

El PSOE enfurece con Podemos: quieren "reventar" las primarias

Sánchez dice que "no dan los números"; Susana Díaz denuncia "el numerito de Iglesias" y Patxi López le recuerda que "ya votó en contra".

A tres semanas de las primarias, y con las aguas tan calmadas que no parecían las del PSOE, hay quien dejaba caer esta semana que "la única esperanza de Pedro o de Patxi es reventar la campaña" para arrebatar a Susana Díaz su más que probable victoria. Pues bien, el intento ha llegado pero no del equipo de uno de los dos candidatos sino de la formación que pretende suceder al PSOE: Podemos.

El anuncio de una moción de censura realizado este jueves por Pablo Iglesias ha encendido la furia en el seno del PSOE donde recordaban hoy el teatrillo de una negociación para un Gobierno alternativo que no fructificó por decisión personal de Iglesias a quien le achacan haber mentido en las conversaciones previas para humillar al PSOE. "Quieren reventar las primarias, es más que evidente. A ver cómo cae esto... qué efecto tiene".

El comentario se repetía en uno y otro bando del partido socialista, sumido en la preocupación en torno a ese cisne negro que podría hacer cambiar el rumbo y las preferencias en la militancia e inclinar la balanza del voto útil hacia la candidatura/amenaza de Pedro Sánchez.

Un intento de pescar en río revuelto con visos de prosperar si el objetivo a tener en cuenta no es tanto la moción de censura como cargar de razones a Sánchez a la hora de criticar la contundencia de la gestora y de la candidatura de Díaz al no pedir ya la cabeza del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y permitir su permanencia en el Gobierno de España.

Es exactamente lo que decía este jueves Sánchez en una entrevista a la cadena SER unas horas antes del anuncio de Podemos. "No dan los números, no hay una mayoría alternativa", respondía Sánchez sobre la posibilidad de una moción de censura. Pero denunciaba al tiempo la tibieza de la gestora socialista y exigía de forma inmediata "la dimisión de Rajoy".

Posición que pretende –y consigue– poner contra las cuerdas a una Susana Díaz que hoy rechazó la moción y la dimisión de Rajoy y se limitó a decir que tiene "clarísimo el papel del PSOE" que tiene "el problema de decidir cómo ganamos al PP. El PP ganó al PSOE con el peor resultado del PSOE de la democracia y nos tiene que hacer pensar cómo ganamos al PP".

La baronesa andaluza, y favorita a las primarias, denunciaba que "la operación de hoy del señor Iglesias es la misma que aquella vez que se pidió el CNI. Cuando uno de verdad quiere una moción, habla con los demás y pacta, y él ha hecho lo contrario".

El tercero en discordia, el candidato vasco Patxi López, mantuvo una posición similar al calificar de "poco serio" a Pablo Iglesias a quien, a su juicio, "le falta crédito porque cuando tuvo una oportunidad real de cambio votó en contra".

La voluntad de ambos de incidir en el "teatrillo" y "los numeritos de Iglesias" no son más que la manera de esquivar una moción de censura que no pueden aceptar tras haber permitido con su abstención el Gobierno del PP. Pero que tampoco sería posible en estos momentos por la cercanía de su proceso interno de primarias.

Lo que en el PSOE nadie tiene ninguna duda es de que "si Pablo consiguiera su objetivo de que Sánchez ganara las primarias, llegado el caso volvería a pisotearnos con tal de no gobernar con el PSOE". Sería volver a la casilla de salida, la de la amenaza de unas terceras elecciones para las que ni el PSOE ni Susana Díaz están aún preparados.

En España

    Lo más popular

    Servicios